28 de octubre de 2021

Pablo Picasso

Pablo PicassoEFE

Picasso sobre Picasso

Descubren un Picasso debajo de otro Picasso

La recreación de la pintura oculta se dará a conocer el próximo miércoles en el festival de Arte AI de Londres

No cuesta mucho imaginar a Picasso en el Bateau Lavoir (la casa intrincada y laberíntica de Montmartre bautizada el Bateau por su amigo Max Jacob porque le recordaba a las barcazas lavadero atracadas en las riberas del Sena) pintando cuadros azules. «Los estropeados, los vagabundos haciéndose una patria en el porche de una iglesia; las madres sin leche. Todo el dolor y toda la plegaria. Los saltimbanquis. El gordo hombre rojo, los delgados acróbatas adolescentes, el arlequín negro, los cascabeles tristes y el tambor fúnebre, la muchacha del chal y el caballo blanco del picadero eterno. ¿Recuerdas Pablo?», escribía su amigo André Salmon.
De entre todos esos personajes azules también está el ciego. Bajo su comida, bajo todo él, bajo todo el azul del lienzo han encontrado una mujer desnuda en cuclillas, como el hombre que sujetaba su cabeza con una mano bajo La habitación azul. No es la primera vez que sucede. Bajo el retrato de su amigo muerto, Casagemas, había un paisaje, y escondida bajo El hombre al estilo de El Greco, se hallaba la figura de un hombre de espaldas. Picasso es «el pequeño Goya», como le han bautizado en los alrededores del Sagrado Corazón, el «artistazo jovencísimo» que esconde fósiles bajo sus obras.
La mujer desnuda ha pasado 120 años escondida, hasta que científicos del University College de Londres reprodujeron la pintura a todo color con pinceladas con textura en tres dimensiones. La figura ha sido recreada por el neurocientífico Anthony Bourached y el físico George Cann utilizando inteligencia artificial.
La pintura oculta no es un descubrimiento reciente. Aparece como un boceto en el fondo de su obra La Vie de 1903, que representa un grupo de figuras en su estudio. Fue en 2010 cuando se realizaron radiografías de varios cuadros de Picasso expuestos en el Met de Nueva York que revelaron que el malagueño había reutilizado el lienzo para La comida del ciego.

«Pintada con desgana»

Por medio de un algoritmo, Bourached y Cann simularon el aspecto de la pintura original analizando las pinceladas de Picasso en otras pinturas. «Es muy emocionante ver un trabajo que ha sido encerrado», dijo Cann al Sunday Telegraph. «Es bastante inquietante ver las pinceladas, el color y la forma en que la luz se refleja en la obra. Es una pieza muy hermosa», y añadió: «Espero que Picasso esté feliz de saber que el tesoro escondido se está revelando 48 años después de su muerte y 118 años después de que se ocultara la pintura. También espero que se sienta feliz la mujer del retrato al saber que no ha sido borrada de la historia y que su belleza finalmente se revela en el siglo XXI».
La recreación de la pintura se dará a conocer en la MORF Gallery de Londres el próximo miércoles como parte de la feria de Arte AI.
Dice Bourached que probablemente Picasso pintó esta pieza con desgana: «Era al principio de su carrera y los materiales eran caros» en los tiempos del Bateau Lavoir que recuerda su amigo Salmon: «Un armario pintado hecho de tableros, un velador burgués comprado a un comerciante de mimbres, un viejo diván usado como lecho, un caballete. Incrustado en el espacio del estudio, un cuartito conteniendo algo como una cama, considerado como un retiro y familiarmente conocido como el cuarto de la chica», por qué no la mujer desnuda y escondida en cuclillas.