Fundado en 1910

21 de julio de 2024

Pedri se retiró llorando de San Mamés tras una nueva lesión

Pedri se retiró llorando de San Mamés tras una nueva lesiónEFE

El historial de lesiones de Pedri, la promesa rota del fútbol español

En Bilbao se repitieron las imágenes que ningún aficionado al fútbol español quiere ver. Pedri González, uno de los mejores jugadores de España, mejor jugador de la selección en el camino hacia las semifinales de la pasada Eurocopa, uno de los pocos jugadores capaces de seguirle el ritmo cognitivo a Leo Messi, se volvió a romper. Otra lesión más. Como una sombra que le persigue y lastra su carrera.

En su primera temporada en el Barcelona, Pedri lo jugó todo. Hasta unos niveles de asustar, de que su físico, aparentemente escuálido, falto de musculación, aguantaba lo que se le echara encima, un año entero de competición, de agosto a agosto, sin romperse. En total, en esa temporada 2020/21, Pedri participó en Liga, Copa del Rey, Supercopa de España, Champions League, Eurocopa y Juegos Olímpicos.

Titular en todos ellos, aguantando las prórrogas, que España, en sus campañas en Eurocopa y Juegos Olímpicos, donde llegó a semifinal y final respectivamente, jugó multitud de ellas, con la carga física y emocional que supone. Y Pedri no se rompió en toda la temporada. 64 partidos en total, una cifra altísima, de jugar dos veces por semana, sin parar.

Y sin embargo, en los dos cursos y medio siguientes, las dos temporadas anteriores y lo que llevamos de esta, las lesiones son la constante en la carrera de Pedri.

Historial de lesiones

La primera lesión del futbolista canario con el Barcelona llegó el 14 de septiembre de 2021, en un partido de Champions League ante el Bayern de Múnich. Unas molestias en el cuádriceps izquierdo. Apenas dos semanas de baja, pero empezaba el calvario.

Pedri disputando un partido con el Barcelona

Pedri disputando un partido con el BarcelonaGTRES

Y es que, quince días después, el 29 de septiembre, se volvió a romper. De nuevo en un partido de Champions, en este caso ante el Benfica, y de nuevo en ese cuádriceps izquierdo. Estuvo tres meses de baja, perdiéndose 23 partidos.

La tercera lesión llegaría esa misma temporada, el 15 de abril en un encuentro de Europa League ante el Eintracht Frankfurt. Rotura en el bíceps femoral de la pierna izquierda. Dos meses de baja que finiquitaron su temporada y su participación en la fase final de la Nations League con España.

Tras esa lesión tuvo algo de tregua, pero en febrero de 2023 los infortunios se volverían a apoderar de su carrera. De nuevo en un encuentro europeo, en este caso ante el Manchester United, sufrió una lesión en el recto anterior del muslo derecho. Dos meses de baja y 11 partidos perdidos.

Finalizando el curso, el 14 de mayo, en el derbi ante el Espanyol, Pedri volvió a sufrir unas molestias musculares. Un mes de baja y de nuevo fuera de la fase final de la Nations League, que en este caso España venció.

Ya en esta temporada, el 24 de agosto, en un entrenamiento, volvió a tener una lesión en el recto anterior del muslo derecho. Dos meses fuera para comenzar el curso, perdiéndose 12 partidos.

Antes del parón navideño, el 18 de diciembre, de nuevo en un entrenamiento, sufrió una pequeña lesión muscular. Estuvo alrededor de tres semanas de baja.

Y ahora, el 3 de marzo, una nueva lesión muscular en el muslo derecho ante el Athletic Club. Salió llorando del estadio. Este lunes pasará pruebas médicas que confirmarán el alcance de la lesión.

Con Pedri puede que se presente una paradoja, un caso extraño entre los futbolistas, de ir a contracorriente. En sus primeras temporadas, cuando lo jugaba todo sin lesiones, se decía que a Pedri le faltaba musculación, ganar fuerza, echar horas de gimnasio. Así que se puso a ello, echando músculo, cambiando su físico, volviéndose más grande y pesado. Y desde entonces las lesiones le persiguen, como una sombra.

Pedri, en una imagen de la temporada pasada

Pedri, en una imagen de la temporada pasadaGTRES

Si por algo se caracteriza el fútbol del jugador canario es por su agilidad y flexibilidad, capacidad para girarse, de tener la pelota pegada al pie. Eso no ha cambiado, su fútbol sigue siendo el mismo, pero quizás su nuevo cuerpo no lo acepte, quizás su propia flexibilidad no la esté aceptando su nuevo cuerpo, más rígido.

Quizás debería dejarse de hablar de un físico ideal para los futbolistas, como si fuese una idea general, donde se puede englobar a todos, y tomar cada caso como particular, que lo que le funciona a uno no tiene por qué hacerlo con otro.

Temas

Comentarios
tracking