Fundado en 1910

13 de julio de 2024

Abogado José María Mohedano.

Tras la apertura de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba se ha favorecido a que la inversión extranjera en Cuba esté orientada cada vez más hacia la diversificación, la ampliación de los mercados de exportación o al acceso a tecnologías avanzadas.

ESPAÑA EUROPA MADRID ECONOMIA
JORGE PUENTE/EUROPA PRESS

El abogado y exdiputado del PSOE José María MohedanoEl Debate

En defensa de España

«El PSOE ya no es un partido socialdemócrata, Iglesias se ha quedado con el alma de Sánchez»

El exdiputado del PSOE, José María Mohedano, conversa con El Debate para explicar la presencia de su firma en el manifiesto contra la reforma de los delitos de malversación y sedición

Repasar la trayectoria de José María Mohedano no solo significa descubrir a un brillante abogado especializado en Derecho Constitucional y Derechos Humanos, sino acceder a momentos destacados de la historia reciente del país; momentos que Mohedano ha vivido –en ocasiones, también protagonizado– siempre desde su compromiso cívico y político con valores de izquierdas.

Basta señalar algunos datos biográficos: de 1966 a 1969 Mohedano formar parte del Frente de Liberación Popular, en 1969 ingresa en el Partido Comunista de España, luego, desde el bufete de Gregorio Peces-Barba, defiende a los dirigentes de CC.OO. en el Proceso 1001. También ejerce el acusador en dos casos del asesinato: el de Yolanda González y el de los abogados de la Matanza de Atocha. En 1986 ingresa en el PSOE, siendo elegido diputado para el Congreso durante la IV y V Legislatura, donde llega a secretario del Grupo Parlamentario Socialista. Recientemente ha sido el abogado defensor del expresidente de la Junta de Andalucía y expresidente del PSOE, José Antonio Griñán.

Su firma en el manifiesto publicado por la Asociación para la Defensa de los Valores de la Transición es de las más destacadas. Por eso, El Debate ha querido conversar con él.

–¿Por qué ha sumado su firma al manifiesto publicado la pasada semana?

–No solo soy uno de los firmantes, sino también uno de los impulsores y escritores de este manifiesto, que no es el primero, porque ya publicamos otro con motivo de la Ley de Memoria Democrática. Seis exministros del PSOE de la etapas de Felipe González y de José Luís Rodríguez Zapatero han firmado este nuevo manifiesto. Otros muchos no lo han hecho, pero de forma pública o privada nos han comunicado su acuerdo con el contenido. Entre ellos, Alfonso Guerra durante una entrevista en Onda Cero. Y Felipe González ya ha dejado clara su postura hace dos semanas en una entrevista para Antena 3.

Ahora hemos querido manifestar la oposición total al actual Gobierno de cuotas, que no de coalición, porque Pedro Sánchez no dispone de los ministros ajenos al PSOE, ni para nombrarlos ni para cesarlos. La cuestión del manifiesto, en este caso, trata sobre la supresión del delito de sedición y la modificación del delito de malversación. Una vez más, el Gobierno no está diciendo la verdad a los ciudadanos.

¿Cuál es la verdad?

–Que la modificación se hace para favorecer a los independentistas de ERC, y que se actúa de acuerdo con Podemos, Bildu y los otros miembros del Gobierno de cuotas. Esto significa desarmar la protección penal de la democracia, no sólo del Estado, y, por tanto, de la convivencia democrática de los españoles.

Aquí no existe el riesgo de un golpe de Estado de los togados, como dijo un diputado socialista, sino de lo contrario; es decir, de que sea el Ejecutivo quien controle a los jueces

Hay quien sostiene que esto sirve para desinflamar la situación política en Cataluña.

–¿Podemos ver cuál es la situación de Cataluña? No ha vuelto una empresa de las 6.000 que se marcharon, se está desobedeciendo al Tribunal Constitucional y al Tribunal Supremo, no se deja dar clases de castellano en los colegios y, además, los favorecidos por estas medidas penales han declarado hasta la saciedad que no han renunciado a la unilateralidad y que volverán a intentarlo. Encima, han dicho sin ningún tapujo que esta reforma penal hará más difícil perseguir el independentismo. Han bajado el precio penal para cuando vuelvan a intentarlo. Si esto significa que en Cataluña hay una desinflamación, que venga Dios y lo vea.

Mohedano foto 2

El abogado y exdiputado del PSOE José María MohedanoEl Debate

El PSOE del desasosiego

A la luz de los acontecimientos de la pasada semana, ¿cree que en España peligra el estado de Derecho?

–Aquí se están tomando decisiones que son irreversibles. Hay un desprecio absoluto al control del Legislativo sobre el Ejecutivo. En el Grupo Parlamentario Socialista prácticamente todos han sido nombrados a dedo por Pedro Sánchez, y luego están los independentistas… El resultado es que no hay debate parlamentario.

Ya no digamos la situación del Tribunal Constitucional y del Consejo General del Poder Judicial. Aquí no existe el riesgo de un golpe de Estado de los togados, como dijo un diputado socialista, sino de lo contrario; es decir, de que sea el Ejecutivo quien controle a los jueces. Esto empieza a ir por el camino de Polonia y Hungría. Habrá un momento en el que la Unión Europea tendrá que examinar la situación.

Esto empieza a ir por el camino de Polonia y Hungría. Habrá un momento en el que la Unión Europea tendrá que examinar la situación.

Como exdiputado del PSOE, como demócrata, como persona que ha luchado contra el dictador Franco, y como tantas mujeres y hombres que estamos en la izquierda y en el entorno del Partido Socialista, he de decir que la situación que contemplo estos días me avergüenza mucho.

Como exdiputado del PSOE, como demócrata, como persona que ha luchado contra el dictador Franco, y como tantas mujeres y hombres que estamos en la izquierda y en el entorno del PSOE, he de decir que la situación que contemplo estos días me avergüenza mucho

Por mi trayectoria política y profesional, conozco muy bien los ambientes jurídicos, y lo que he escuchado estos días en tribunales, despachos y colegios de abogados es que, con la reforma del Código Penal, este ya no será el Código Penal de la Democracia, sino el Código Penal de Junqueras, Puigdemont y Sánchez. Este es el nombre que ya le han puesto en los foros jurídicos y en los tribunales... ¡Qué vergüenza!

Este ya no es el Código Penal de la Democracia, sino el Código Penal de Junqueras, Puigdemont y Sánchez

Usted conoce a la perfección las entrañas del Partido Socialista. De puertas para adentro, ¿qué ambiente se respira en el PSOE?

–El feeling es la inquietud, el descontento y la oposición. Se está despertando la convicción de que este ya no es en absoluto un partido socialdemócrata, sino de que aquí predominan las tesis de Podemos. Los únicos socialistas que están de acuerdo son los que ahora están con sus nóminas dependiendo del poder de Pedro Sánchez.

El discurso de Pedro Sánchez es el discurso de Pablo Iglesias. Iglesias se ha quedado con el alma de Sánchez

Hay más que inquietud, porque esto ya no tiene nada que ver con la socialdemocracia; tampoco en el plano económico, porque se está hipotecando el país para la próxima generación. La cuestión es Pedro Sánchez. El discurso de Pedro Sánchez es el discurso de Pablo Iglesias. Iglesias se ha quedado con el alma de Sánchez.

El diputado del PSOE Felipe Sicilia

El diputado del PSOE Felipe SiciliaEFE

Polariza, que algo queda

¿Qué le parecen las palabras del diputado Felipe Sicilia en el Congreso?

–Sicilia dijo lo que le dijeron que dijese. Es una estrategia para retener dentro del PSOE a la gente que está en desacuerdo con Pedro Sánchez.

¿Cómo funciona la estrategia?

–El Gobierno dice que la culpa de todo la tiene el Partido Popular, y que el PP quiere dar un golpe de Estado. Todos estos disparates los dicen para cubrir la tropelía que se está haciendo. Basándose en los errores del Partido Popular, que claro que ha cometido errores, dicen que la responsabilidad de lo que está pasando es fundamentalmente suya, del PP.

¿Y lo es?

–No, es del presidente del Gobierno, de Pedro Sánchez. Toda esta genuflexión ante ERC, ante Podemos, ante el Gobierno de cuotas, todo este enfrentamiento civil que está habiendo, todo procede del Gobierno de Pedro Sánchez.

Culpando al PP de todo, Sánchez pretende que no suceda de nuevo lo que ya sucedió en Andalucía, que fue que 300.000 dejaron de votar al PSOE

Insisto, el PP ha cometido errores, que habría que analizar, pero culpando al PP de todo lo que pretende Pedro Sánchez que es no le suceda de nuevo lo que ya le sucedió en Andalucía, que fue que 300.000 personas dejaron de votar al Partido Socialista. Por eso, Pedro Sánchez recurre a los discursos inflamados, al «golpe de togados», a llamar «fascistoide» al PP, etc.

–Sería aplicar aquello de «polariza, que algo siempre queda».

–Polarizando, Pedro Sánchez quiere evitar que la gente se vaya deslizando fuera del voto socialista. Insisto, esto fundamentalmente fue lo que le ocurrió en las pasadas elecciones autonómicas de Andalucía.

Comentarios
tracking