06 de octubre de 2022

Cesta de Giambattista Valli en Farfetch

Cesta de Giambattista Valli en Farfetch

Moda

Triunfa el antibolso

En tela, esparto, rafia o materiales reciclados, los modelos a la moda son prácticos y naturales

Como recordamos hace un par de días, Jane Birkin destapó la caja de Pandora de la moda artesana y campestre, de los accesorios hechos en materiales naturales con un toque bohemio y práctico, llevando la cesta de la despensa al vestidor. Y así son los bolsos que están de moda este año, muy lejos de los remilgados modelos de cuero plastificado y de lona barnizada de tantas décadas. Triunfa el «antibolso», el accesorio que determina un cierto nivel sociocultural sin maximizar los niveles de precio.
Ya sea para ir a yoga, para acudir al mercado, para recoger a los niños o para salir en barco, o bien para ir a esquiar o para viajar un fin de semana ligera de equipaje, el «antibolso», en sus múltiples facetas, triunfa en el armario de las más entendidas, de aquellas que no tienen nada que demostrar. Es el triunfo de la sencillez y el buen gusto contra el antiguo imperio de lo hipercaro y lo poco práctico.
Bolso de Gabriella Hearst en Mytheresa.com

Bolso de Gabriella Hearst en Mytheresa.com

En esta Europa 3.0, ya no se conquista la moda con camelos ni márgenes abusivos, ni con prácticas empresariales poco éticas o campañas publicitarias efectistas y vacías. El cliente siempre tiene la razón y –por cierto– no tiene un pelo de tonto. Ya sea combinado con vaqueros y camisa blanca, con una túnica de inspiración marroquí, con cualquier conjunto de pantalón o incluso con abrigo y bufanda en el invierno, el «antibolso», como bolsa de tela, cesta, rbbag o de bandolera reciclada es un nuevo símbolo de estatus, pero de estatus intelectual.
Aquello que comenzó con un origen ciertamente humilde y fue utilizado por los campesinos, se impone en cesterías y alpargaterías como Sagón o Casa Vega en Madrid, en tiendas de barrio o en las webs de marcas de grandes precios, como Loewe, Altuzarra, MiuMiu, Chloé, Missoni, Gabriela Hearst o Giambattista Valli. Artesano, estiloso y en muchos casos a buen precio, el antibolso cumple los deseos del genio de la lámpara mágica de la moda.
Comentarios
tracking