09 de diciembre de 2022

Amado Ortells

El peletero Amado Ortells

Amado Ortells, diseñador y maestro peletero: «La edad no tiene que ver con la creatividad»

El Ateneo Mercantil de Valencia homenajea la trayectoria de este peletero valenciano conocido internacionalmente por sus cincuenta y cinco años en la moda

El diseñador valenciano Amado Ortells ha dicho adiós a la pasarelas con la presentación de una nueva colección de alta costura y prêt-à-porter celebrada en el Ateneo Mercantil de Valencia. Un evento que se convirtió en todo un homenaje a la trayectoria de este peletero valenciano conocido internacionalmente por sus cincuenta y cinco años entregados al mundo de la moda en el que se codeó con los grandes de la alta costura, aportando su creatividad y concepto del lujo exclusivo. Una idea de moda en la que el Mediterráneo ha sido fuente de inspiración. El Debate pudo hablar con el diseñador de su última colección y de lo que para él sigue siendo, hoy en día, el mundo de la moda.
–Maestro, ¿uno como se siente cuando sabe que está ideando y creando la última colección con la que se despide del gran público?
–La he ideado con un punto de melancolía porque soy muy romántico en estas cosas, pero comprendí que tenía que ser un desfile para el recuerdo. Me volqué en una parte muy «sport» para que la gente viese que Amado es sinónimo de gente joven, pero siempre con ese punto de distinción y de innovación con complementos o creaciones no tan corrientes. Por ejemplo, mostramos pieles nobles con las que uno se puede identificar con el «poder», en este caso el poderío de Amado, al enseñar pieles, visones, chinchillas, combinado con una buena puesta en escena ante el público.
–Imaginamos que, aunque esta sea su última colección pública, la creatividad de un diseñador nunca muere.
–Queríamos ponerle punto y final a esta etapa de los desfiles públicos para comenzar a hacer las colecciones en mi atelier. Pero no es una retirada. La edad no tiene que ver con la creatividad, pero sí es cierto que te desgasta mucho porque es constante el trabajo, no solo de elaborar la piel y los complementos sino pensar en todo. Prefiero hacer mis colecciones, a partir de ahora, más cortas y con mis clientas, aunque sean dos tardes.
–Cincuenta y cinco años en activo y al máximo nivel en el mundo de la alta costura y el diseño siempre conlleva un primer paso para hacer ese camino. ¿Cómo fueron esos comienzos y qué le llevó a querer dedicarse al mundo de la moda?
–Creo que lo llevo, desde siempre, en mi interior. De joven hice mis estudios, terminé el bachiller y llegado el momento de entrar a la universidad, decidí viajar a Barcelona y tuve la gran suerte de entrar en la escuela a estudiar diseño, patronaje, modelaje, costura y con un mentor como el gran maestro Pedro Rodríguez. Allí fue donde di mis primeros pasos en el mundo de la costura. Después, dentro de este mundo de la moda, había un apartado que era la peletería y fue un amor a primera vista. La peletería era un reto muy importante y difícil porque se cose de otra manera, con otros patrones y es distinto el modo de trabajar. Terminé de estudiar en Barcelona y me traslade a Madrid donde empecé a trabajar con las pieles, y de ahí, después de terminar mis estudios me puse a trabajar en la peletería y empecé a darme a conocer gracias a los certámenes de Iberpiel que se celebraban en Madrid.
Desfile de Amado Ortells

Desfile de Amado Ortells

–¿Qué hubiera sido de Amado Ortells si no se hubiera dedicado a la moda?
–Mi familia es puramente industrial, fabrica azulejos en Onda. Ellos querían que continuase por ese camino, sin embargo fui un poco rebelde. No lo tuve muy fácil, pero siempre conté con el apoyo de mi madre.
–¿Cuáles fueron sus fuentes de inspiración?
–Cuando comencé me fijaba mucho en las grandes casas de la moda que presentaban sus colecciones en París, porque lo que había en España no era tan maravilloso. Acudía a los desfiles de Dior, cuando el diseñador era Marc Bohan. En esa época abrí mi primera tienda, al tiempo que lo hacía Yves Saint Laurent en París, el cual siempre ha sido un referente para mí muy importante. En esos momentos Karl Lagerfeld también fichaba por Fendi. Fue un momento de la historia de la moda en la que coincidieron diseñadores muy importantes, todos ellos fueron una fuente de inspiración para mi.
–Sus colecciones se significan por el glamour, el lujo y la elegancia, ¿cómo define su estilo?
–Siempre me he criado en ese ambiente y todo lo que he hecho en la peletería es un lujo, igual que la joyería. Preferí inclinarme por la peletería porque en esa época a la gente que yo quería y que admiraba era todo un ejemplo de glamour, de diseño, de alta costura y eso es lo que realmente me atrae. Pero se tiene que ser bastante creativo y no solo beber de otras fuentes. Como creador o como creativo debes de aportar lo que tú sientes. Hasta ahora he tenido la suerte de que cada prenda que he hecho la he estudiado mucho, la he probado mucho, todo para llegar a una calidad final que alcance ese glamour, lujo, elegancia.
Amado Ortega

Amado Ortells

–Usted ha vivido en Barcelona, en Madrid, en Miami, ha conocido todo el mundo gracias a la moda pero decidió quedarse en Valencia y desarrollar su carrera en la industria de la moda desde su tierra. ¿Qué papel juega Valencia en su inspiración creativa?
–Valencia y, sobre todo, el Mediterráneo han sido claves en mi vida. Cuando estuve en América echaba muchísimo de menos Valencia, mi tierra, su luz, el sol, el mar. Hasta que punto me inspira que cuando gané el primer premio de los visones saga lo hice con unas prendas reversibles con tela de fallera que causó un gran impacto. Aquello fue un éxito y llevaba Valencia conmigo, como toda la vida.
–Con toda una vida dedicada al diseño de alta costura y de pieles, con la experiencia atesorada, si tuviese una conversación con el joven Amado de los inicios, ¿le daría algún consejo?
–Pues mirad, no. No le daría ningún consejo porque de todos los errores y aciertos he aprendido. Es cierto que antes era mucho más atrevido y, ahora, desde un punto más calmado y más tranquilo sigo con prendas lanzadas y visibles, pero no le daría ningún consejo.
–Desde su punto de vista y después de ver cómo ha evolucionado el mundo de la moda con el paso del tiempo, ¿cree que las modas son cíclicas?
–Hay tendencias que volverán, pero para mí no sirve eso de «yo tengo un traje buenísimo de Pertegaz y como es tan bueno ya lo tengo para siempre», no. Usted puede tener un traje buenísimo de Pertegaz o del modista que usted quiera, pero en el mundo de la moda todo cambia y a lo mejor cuando se lo vuelve a poner se ve que algo ha cambiado o, al menos personalmente, yo lo noto. La tela puede ser muy buena, pero no está para usarlo. Otra cuestión es vestir de gala porque es distinto. Los famosos trajes de baile sí que pueden aguantar más el paso del tiempo por lo que aportan, pero un traje y chaqueta o un vestido no, porque se nota el paso del tiempo.
–Finalmente, hace unas semanas Valencia acogió dos grandes eventos de moda donde las nuevas generaciones han podido presentar sus colecciones, ¿qué consejo les daría a esos jóvenes diseñadores que se adentran en el mundo de la moda?
–A los jóvenes diseñadores les diría que continúen con su creatividad y que no defiendan valores en los que ellos no crean porque tarde o temprano si lo que hacen es bueno, será reconocido. Eso es muy importante que no copien de nadie, sino que lo suyo sea propio y constante.
Comentarios
tracking