07 de febrero de 2023

arroz

El original arroz al horno culminado en huevo frito

El Chef Judicial

Al 188, sonrisas sobre carbón de encina

Guiños culinarios sencillos y tradicionales que harán brotar del carbón de encina fuegos de sonrisas y notas norteñas del mejor mar Cantábrico

En el número 188 de Paseo de la Castellana hallamos el restaurante Al 188, en los fogones el tercer mejor parrillero de España en el año 2020, José Dos Santos, para mimar con las brasas una buena calidad del producto en un ambiente acogedor con dos alturas, decoraciones sencillas con espacios abiertos en el que disfrutar de una variada carta gastronómica y una bodega con múltiples referencias de vinos nacionales que maridarán una apuesta por la materia prima como seña de identidad. En Al 188 encontraremos un trato familiar con una cocina sin estridencias, en la que se cuida la materia prima y que dejará fluir tertulias de sábado o tardes futbolísticas de Chamartín en estupendos reservados para alargar sobremesas entre licores y sonrisas.
En Al 188 comenzaremos con una visita a la huerta llegando a Tudela para rodearnos de frescor y sabor con unos cogollos de lechuga crujientes de primera calidad que acogerán en sus brazos un estupendo bonito del norte. Tiempos refrescantes que combinaremos con una deliciosa menestra de verdura con toques de aceite de oliva o con las borrajas unidas en matrimonio con jamón de Joselito, manjar ibérico culminando uniones que no desentonan y que basadas en el buen producto agradan al comensal.
La ensalada de perdiz con foie y la ensalada de bacalao continúan la senda del buen gusto gastronómico, la cremosidad para una burrata italiana que se deshará en la boca, una ensaladilla rusa que se erige en Al 188 como la mejor del norte de La Castellana o las sensacionales anchoas de Santoña en aceite de oliva completan unos entrantes que nos aseguran desde los primeros bocados un acierto en la elección gastronómica.
Chuleton

El chuletón es su mejor apuesta

Acercándose el frío el restaurante Al 188 juega en primera línea con platos consistentes y sabrosos que nos brindan excelentes pases de cuchara. Auténticas alubias rojas de Tolosa que encandilan y reconstituyen con fugaces viajes a Asturias para degustar unas buenas verdinas con txangurro, magnífico potaje que con el sabor del txangurro incrementará la apuesta por tonos familiares y acogedores haciéndonos sentir como en casa. Original arroz al horno culminado en huevo frito, espacio para gourmets con el sabroso Foie mi cuit de elaboración casera o cálidos guiños a partir de los revueltos de hongos o del suculento revuelto de manitas de cerdo.
Primeros compases que se regarán con un Abadía Retuerta de 2017, de la unión de Syrah, Cabernet Sauvignon y Merlot, en nariz con buen toque afrutado y presencia de frutos rojos, toques de madera con entrada amable en boca y buen equilibrio de taninos fuertes. Texturas melosas y notas golosas que regarán majestuosamente los platos de cuchara de Al 188.
pimientos

Los pimientos asados de piquillo son el mejor «toque dulce» para el chuletón

Del mar de Al 188 sin ser lo que más destaca del restaurante, nos alcanzarán aires salinos que llegan con homenajes a la merluza en diferentes variantes, todas ellas destacando por la apuesta por la buena materia prima. La frita con patatas, la merluza a la blanca con cogollos, la que nada en salsa verde con almejas o los cogotes al horno, pero sobre todas ellas sin duda la que se sumerge en aceite hirviendo para ser bañada posteriormente con chipirones en su tinta. Plato este último que gustará y que nos conduce a la esencia del Cantábrico. Notas norteñas a lomos de un bacalao encebollado o una almejas en salsa verde que se asientan en campos de arroz.
El mayor atractivo de Al 188 nace sin lugar a dudas de su parrilla con su producto estrella, un chuletón de vaca vieja gallega a la brasa con una maduración mínima de cuarenta y cinco días que resaltará por la intensidad de su sabor y por la textura de una carne que confirma la decidida apuesta por la calidad.
viña gena

Para maridar un vino de Bodegas Villolta, «Viña Gena» de la variedad de tempranillo

Nacido del fuego sobre el carbón de encina, su acompañamiento con patatas y con pimientos asados de piquillo con «ese toque dulce» confirman definitivamente al chuletón de Al 188 como su mejor apuesta para aderezar tardes de sonrisas con un buen vino, preludio de sobremesas cálidas y familiares. Maridando esta suculenta fuente optaremos por un vino de Bodegas Villolta, «Viña Gena» de la variedad de tempranillo. En nariz aromas de fruta madura, en boca toques frutales para una acidez estimulante que presentan un vino elegante con matices frescos y mentolados, equilibrado y que persistirá en el gusto.
Sonrisas de una cocina tradicional que nos llegan con otras piezas que no desmerecen al chuletón como el entrecot o el solomillo. Delicioso magret de pato a la brasa o dos guiños a artes culinarias más sofisticadas con el steak tartar cortado a cuchillo, sabor imperial y notas justas de picante que miman el pase o decantarnos por la exquisitez del carpaccio de solomillo que con sutileza baila un vals de sabores con el foie de elaboración casera. Buena calidad precio para dejarnos llevar por este restaurante del norte de Castellana, en el que los pases no defraudarán al comensal, guiños culinarios sencillos y tradicionales que harán brotar del carbón de encina fuegos de sonrisas y tardes y sobremesas de anécdotas y licores magnos.
tarta de queso

La sensacional tarta de queso

Comentarios
tracking