29 de enero de 2023

pepe domingo

La Penela llegó desde La Coruña a Madrid con el aval de su gran éxito en la ciudad de cristal

Vete de mi parte

La penela, insuperable materia prima

La auténtica y pura cocina gallega no es solamente marisco y pescado de mayor o menor calidad

Hablar de la cocina gallega es hablar de una cocina que no se circunscribe a las cuatro provincias que conforman geográficamente Galicia. A la cocina gallega le gusta viajar y, además, le sienta bien hacerlo. Lo que ocurre es que muchos de los restaurantes que exhiben el título de «gallegos» no tienen ni la categoría ni los atributos que se merece esta tierra de buen comer y mejor vivir.
En su día, le comenté al Presidente de la Xunta que era necesario establecer un baremo de calidad para que un restaurante pudiera denominarse gallego a todos los efectos. Madrid, por ejemplo, tiene en su lista de restaurantes regionales una buena lista de gallegos que lo son de verdad y otros que distan mucho de tener lo que tiene que tener un restaurante auténtico de mi tierra.
Por lo regular, este tipo de restaurantes suelen tener en sus cartas casi todos los productos tópicos y típicos de una región caracterizada gastronómicamente por la calidad insuperable de su materia prima, mariscos, pescados, lacón con grelos, pimientos del Padrón (incluso fuera de temporada), callos con garbanzos, … Y Galicia es mucho más que eso, la auténtica y pura cocina gallega no es solamente marisco y pescado de mayor o menor calidad. La tradición de nuestros guisos bien merece que destaquemos como se merecen aquellos restaurantes que se salen de los tópicos y entran en ese apartado meritorio de «casa de comidas», una denominación que engloba todo lo bueno que tiene la cocina gallega de verdad.

Uno de esos lugares es La Penela, que llegó desde La Coruña a Madrid con el aval de su gran éxito en la ciudad de cristal. En la Plaza de María Pita empezaron una andadura que les ha traído a la capital hace ya algunos años, convirtiéndose en el restaurante gallego de Madrid en el que degustar esos otros platos que se escapan de los tópicos y que forman parte del sabor popular.
En La Penela tienes, por ejemplo, la mejor carne asada del mundo, un plato que no se encuentra en las cartas de los grandes restaurantes gallegos de Madrid y que entronca directamente con la mejor tradición carnívora de mi tierra. Probar esta carne asada, con sus patatitas redondas y apetitosas, con esa salsa especial, que es uno de sus grandes secretos, se convierte en un espectáculo de sabor y de calidad. Solo por este plato ya estaría justificado este comentario, pero La Penela es mucho más.

Atrévete con un buen pulpo, o con un salpicón de lujo, o con sus afamadas almejas a la marinera, sus chipirones en temporada, sus croquetas caseras, una merluza a la gallega insuperable y, como plato estrella junto a la carne asada, la famosa tortilla de Betanzos, considerada una de las mejores de Madrid… Su carta tiene todo el encanto y el atractivo de los manjares puros, naturales y tradicionales. Por algo es, en estos momentos, un lugar de lleno diario, al que me encanta acercarme cuando necesito, con urgencia de morriña, recordar aquellos manjares increíbles que llenaron mi juventud del cariño y de la cocina de mi madre. Si te apetece la cocina gallega de verdad, vete a La Penela y déjate llevar, vayas o no de mi parte.

La Penela

Calle Velázquez, 96
28006 – Madrid
915 76 52 22
Comentarios
tracking