19 de agosto de 2022

The Duke and Duchess of Cambridge arrive to attend a morning church service at St Mary Magdalene Church in Sandringham, Norfolk.

Los duques de Cambridge podrían estar pensando en abandonar el palacio de Kensington e instalarse en la tranquilidad rural de WindsorJoe Giddens

Casa Real

Así es Fort Belvedere, la posible nueva residencia de los duques de Cambridge

El castillo de estilo neogótico ubicado en Windsor es la joya de la Corona de las propiedades de la Reina

Según ha publicado Daily Mail, el Príncipe Guillermo y Catalina de Inglaterra podrían estar interesados en un nuevo hogar. Aunque actualmente dividen su tiempo entre su casa de Londres, el palacio de Kensington, y su casa de fin de semana, Amner Hall, en Norfolk, planean mudarse a Windsor. El lugar favorito de la Reina Isabel II fuera de Londres es considerado por los sucesores al trono como el «lugar perfecto» para criar a sus tres hijos: el Príncipe George, de ocho años, la Princesa Charlotte, de seis, y el Príncipe Louis, de tres.
Las fuentes dicen que tienen sus ojos puestos en Fort Belvedere. Construida entre 1750 y 1755 para el Príncipe William Augustus, la residencia conocida como «el castillo olvidado de la Reina» o The Fort por su estilo arquitectónico que lo hace parecer un fuerte, estuvo habitada por varios miembros de la familia real, todos menos la Reina Isabel II. Y aunque se lo debemos a Jorge IV por la ampliación con el comedor octogonal, o a la reina Victoria en la década de 1860 por haberlo abierto al público (transformándolo en una casa de té), sus inquilinos más famosos fueron sin duda Eduardo VIII y Wallis Simpson.
Eduardo VIII renunció a la Corona por Wallis Simpson

Eduardo VIII renunció a la Corona por Wallis Simpson©GTRESONLINE

Fue, pues, entre estos muros donde nació y se consumó el comienzo de la historia con la estadounidense Wallis Simpson, que le conduciría a la abdicación poco después. De hecho, el idilio no duró mucho y en 1936, cuando Eduardo VIII decidió abdicar para casarse con la (divorciada) Simpson, los dos se vieron obligados a abandonar Fort Belvedere, el lugar donde el soberano firmó la carta de abdicación, y vagar por el mundo, finalmente estableciéndose en Francia.

La edificación parece una pequeña fortaleza medieval y dispone de su propio bosque, un lago y piscina. Permaneció vacía hasta 1955, cuando fue, primero, ocupada por el primo de la Reina Isabel II, Gerald Lascelles y su familia. A continuación, fue alquilado, según Mirror, al multimillonario canadiense Galen Weston, quien falleció en abril de 2021.
Además, su cambio de residencia no les impediría estar en Londres de forma rápida en caso de que sea necesario su presencia. Con los escoltas oficiales, los duques pueden hacer el viaje de Windsor al oeste de Londres en tan solo veinticinco minutos. Se rumorea incluso que la propiedad está tan cerca de Londres que se puede ver la silueta de la catedral de San Pablo a través de 'un catalejo' desde las ventanas del fuerte.

Rodeados de la Familia Real

Guillermo y Catalina seguirían, de esta forma, la estela ya precedida de otros royals que decidieron alejarse de la city londinense. Harry y Meghan hicieron de Frogmore Cottage en Windsor su base en Reino Unido antes de mudarse a Estados Unidos. Su casa ahora está alquilada por la princesa Eugenia y su marido Jack Brooksbank.
Los padres de esta, el Príncipe Andrés y Sarah Ferguson también tienen su sede en Royal Lodge en Windsor, mientras que su hermano, el Príncipe Eduardo, Sophie Wessex y sus hijos viven en Bagshot Park, a solo 11 kilómetros de distancia.
Windsor también está a poco más de 30 kilómetros de Chapel Row, donde la familia Middleton tiene su sede en una propiedad de 4,7 millones de libras llamada Bucklebury Manor. En el mismo pueblo vive, además, Pippa Middleton junto a su marido James Matthews y sus dos hijos. Recientemente, el tercer hijo de los Middleton, James, se hizo con una casa más 1,5 millones de libras en la que vive con su mujer Alizee Thevenet.

Regreso al entorno rural

No sería la primera vez que se trasladan a Windsor, ya que la Reina les regalo por su boda la casa de Sandringham Estate, que convirtieron en su hogar permanente desde 2015 hasta 2017. Su ubicación tenía varias ventajas clave en ese momento: Guillermo trabajaba como piloto de helicóptero para East Anglian Air Ambulance, y la pareja estaba dispuesta a brindar a sus hijos pequeños una educación lo más normal posible, lejos de la mirada del público.
Pero ahora, con sus dos hijos mayores en la escuela en Londres, se ha vuelto un destino bastante alejado para viajar los fines de semana. En Windsor, podrían trabajar a la inversa: establecer la familia allí a tiempo completo y trasladarse a Londres cuando fuera necesario.

Más cerca de la Reina

El cambio de residencia supondría, además, una auténtica alegría para la Reina. Tras la muerte del duque de Edimburgo el año pasado, tener a su familia cerca podría ayudar a superar su fallecimiento y sus recientes problemas de salud, que comenzaron cuando tuvo que pasar una noche ingresada en el hospital el pasado mes de octubre.
La monarca de 95 años tiene una relación cercana con Guillermo. De hecho, durante su tiempo en Eton College, que está cerca del castillo, a menudo almorzaba los domingos con sus abuelos en el conocido Oak Room con paneles del castillo.
Y es que, durante años, la Reina usó Windsor como residencia de fin de semana y retiro de la semana laboral en el Palacio de Buckingham, pero ahora que la monarca planea instalarse permanentemente en Windsor, que su nieto y su familia se muden cerca podría resultar la mejor de las noticias. Sobre todo, porque este año tiene lugar el Jubileo de platino, con el que celebra 70 años en el trono.

Un internado para George, Charlotte y Louis

De cualquier modo, puede que la mudanza se produzca, pero no para la familia al completo, ya que el Daily Mail también ha informado que los futuros Reyes han estado explorando silenciosamente nuevas escuelas con miras a un posible cambio en el futuro.
George y Charlotte asisten actualmente a la escuela preparatoria privada Thomas en Battersea, al suroeste de Londres, que acepta niños hasta los 13 años. Su hijo menor, el príncipe Louis, de tres años, asiste a la guardería Willcocks, muy cerca de su apartamento en el Palacio de Kensington.
Tanto William como su hermano menor, el Príncipe Harry, se hospedaron felizmente en Ludgrove School en Berkshire desde los ocho años antes de mudarse al exclusivo internado de Eton cuando contaban con 13 años.
Kate y sus hermanos también fueron internos en un momento u otro de sus años de formación. Sea en los albores de Windsor o en un internado, está claro que los duques de Cambridge no se plantean a largo plazo educar a sus hijos en la gran ciudad.
Britain's Prince William, Duke of Cambridge, Prince George, Princess Charlotte and Prince Louis, in Norfolk, Britain June 20, 2020. *** Local Caption *** .
Columpio

Los Príncipes seguirían así los pasos de sus padres, que también estudiaron en internados en distintas etapas escolaresGTRES

Comentarios
tracking