28 de mayo de 2022

La guerrilla colombiana de las FARC, foto de archivo

La guerrilla colombiana de las FARC, foto de archivoAFP

La protección de los exguerrilleros, clave para defender la democracia en Colombia

«Cada muerto es un golpe para la paz», lamenta el responsable de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia

El responsable de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia alertó este jueves ante el Consejo de Seguridad sobre los riesgos para el Acuerdo de Paz si persiste la violencia contra exguerrilleros, e instó a reforzar su protección.
«Aunque reconozco que se han reducido los asesinatos en comparación con el año anterior, cada muerto es un golpe para la paz y se necesita que se hagan todos los esfuerzos para proteger» a los 13.000 guerrilleros que han depuesto las armas en Colombia.
Ruiz Massieu participó en el examen trimestral que realiza el Consejo de Seguridad sobre los avances del Acuerdo de Paz con la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que hace cinco años puso fin a medio siglo de conflicto.
La  misión se creó para velar por la reincorporación política, económica y social de los integrantes de esa guerrilla y sus familias luego de la firma de la paz, así como para dar garantías de seguridad.
Pero la inseguridad, recordó el funcionario, se ha agravado en regiones como Arauca, donde siguen actuando el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y grupos disidentes de las FARC-EP.
En las últimas horas se ha registrado un carro bomba en Arauca y un ataque contra una patrulla militar en Antioquia, recordó a los miembros del Consejo de Seguridad.
«El espíritu del Acuerdo Final de Paz es precisamente que no puede haber en la Colombia de hoy ninguna justificación para la violencia, como tampoco alternativa alguna al diálogo para resolver los conflictos», dijo.
Ante los próximos comicios legislativos de marzo, que elegirán por primera vez a 16 diputados de los distritos electorales transitorios para la paz, pidió al gobierno protección para todos los candidatos. En ellos se presentan más de 400 aspirantes que pretenden «hacer oír a las regiones históricamente afectadas por la pobreza y el conflicto». Todos, dijo, son reconocidas víctimas. La mitad son mujeres y muchos son indígenas y afrocolombianos.
Es una oportunidad histórica que «debe ser protegida para ampliar la democracia en Colombia», concluyó.
En la sesión también participó Luz Marina Giraldo, una excombatiente y destacada líder local, que perdió a su esposo, también un exguerrillero, en 2019, por la violencia.
«Desde el más profundo de nuestros corazones, no nos dejen solos», imploró a la comunidad internacional.
Comentarios
tracking