04 de octubre de 2022

Tanques ucranianos listos para hacer frente a una posible invasión rusa

Tanques ucranianos listos para hacer frente a una posible invasión rusaAFP

Crisis Rusia - Ucrania  Los separatistas prorrusos del Donbás denuncian un ataque armado de Kiev

Es la zona más sensible de Ucrania, la que Vladimir Putin considera, de facto, una prolongación de Rusia. Sus habitantes, nostálgicos del viejo imperio soviético, mayoritariamente, se sienten más identificados con Moscú que con Kiev. Entre ellos, destaca una organización beligerante: «República Popular». Sus portavoces acusaron a Kiev, la capital que consideran ajena, de ejecutar un ataque con, al menos, un mortero, lanzagranadas y metralletas que habría puesto en riesgo sus vidas.
Kiev no lo desmiente pero contra ataca asegurando que los rebeldes empezaron primero y usaban «artillería» pesada.
La agresión se produjo en el polvorín que puede ser la región del Donbás (este de Ucrania), donde grupos rebeldes como el mencionado buscan desesperadamente una ruptura plena con el territorio ucraniano.

Han violado brutalmente la orden de alto el fuego al utilizar armamento pesadoMilicias de la autoproclamada «República Popular» de Luhansk

Según un informe de la agencia de noticias estatal RIA, miembros de la autoproclamada «República Popular» de Luhansk alegaron que efectivos de las Fuerzas Armadas ucranianas sembraron el terror en la zona: «Han violado brutalmente la orden de alto el fuego al utilizar armamento pesado. Según el Protocolo de Minsk (2014), estas deberían retirarse», denunciaron los portavoces de esta organización.
Los sistemas de vigilancia de la OSCE, (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa), detectaron en efecto casquillos, que coincidirían con la descripción de morteros y metralletas, alrededor de la supuesta zona de contacto entre los separatistas prorrusos y las fuerzas del Gobierno legítimo.

Ucrania denuncia una «gran provocación»

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, mantuvo una conversación telefónica urgente con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en la que enfatizó que «actualmente no ve evidencia de retirada de las tropas rusas de nuestras fronteras».
Zelenski se lamentó del «agravamiento de la situación en la zona» y «denunció un número importante de violaciones del cese al fuego por parte de grupos armados ilegales».
Afectación de un jardín de niños presuntamente alcanzado por artillería de los rebeldes prorrusos

Afectación de un jardín de niños presuntamente alcanzado por artillería de los rebeldes prorrusosServicio de prensa de las Fuerzas de Operaciones ucranianas / AFP

El presidente ucraniano enfatizó el bombardeo de un jardín de infancia en Stanytsia Luhanska -en la zona de Donbás- «por parte de grupos armados ilegales» y lo calificó como una «gran provocación».

La crisis no cesa

A pesar de la aparente desescalada militar en la tensión fronteriza entre Rusia y Ucrania, la crisis no cesa; el Parlamento ruso, la Duma, pidió a su presidente Vladimir Putin reconocer la independencia de las «repúblicas populares» Luhansk y Donestk, en la controvertida región del Donbás. La decisión alimenta la tensión con Kiev, ya que un reconocimiento de autonomía para estas regiones podría llevar a una anexión como la de Crimea en 2014.
Por otra parte, Estados Unidos ya advirtió la semana pasada de que Moscú podría valerse de pretextos para justificar su invasión a Ucrania. Según explicó el portavoz del Pentágono, John Kirby, a principios de febrero, una posible táctica de Rusia sería falsificar videos de una agresión de Ucrania y así justificar su ataque al país vecino.
Hace unos días, el presidente Vladimir Putin calificó de «genocidio» el conflicto entre prorrusos y ucranianos del Donbás, y denunció una supuesta discriminación a la población rusa en Ucrania. ¿Podría ser esta disputa armada en Luhansk la excusa perfecta para justificar la invasión a Ucrania? La respuesta es cuestión de tiempo.
Comentarios
tracking