01 de julio de 2022

El primer ministro italiano, Mario Draghi

El primer ministro italiano, Mario DraghiAFP

69 días de guerra en Ucrania

Draghi condena las declaraciones «aborrecibles» de Lavrov y critica la televisión italiana

El primer ministro italiano recordó que en Italia la libertad de expresión permitía, a veces, que se difundieran opiniones «falsas»

Europa se escandaliza con los últimos comentarios de Sergei Lavrov, Ministro de Asuntos Exteriores ruso: en declaraciones a una cadena de televisión italiana, comparó a Zelenski con Hitler y culpó a los judíos del nazismo.
Mario Draghi, primer ministro de Italia, no tardó en condenar el papel que jugaron sus propios medios en la emisión de estos comentarios «falsos» y «obscenos».
«En Italia, existe la libertad de expresión, no como en Rusia. El Ministro Lavrov proviene de un país donde hay censura», explicó Draghi, que quiso aclarar su posición antes de criticar la del Kremlin.
«Nuestro país permite a las personas expresar libremente sus opiniones, incluso cuando son gravemente falsas y aborrecibles. Lo que dijo el Ministro Lavrov es aborrecible. El comentario sobre Hitler fue obsceno», condenó a continuación el Primer Ministro italiano, durante una rueda de prensa.
El primero de mayo, el canal Rete-4, que es de la corporación televisiva Mediaset (a cuya sucursal española pertenecen Telecinco y Cuatro, entre otros), emitió una polémica entrevista con Sergei Lavrov. En ella, se permitió al ministro de Exteriores de Moscú delinear las posiciones principales de Rusia respecto a Ucrania.
Lavrov alegó que es el bando ucraniano quien se niega a seguir dialogando con Rusia, y lo hace con el apoyo de Estados Unidos, que busca inmiscuirse en todos los asuntos globales. Frente al canal italiano, durante el programa de tertulias «Zona Bianca», agregó también que los medios occidentales diseminaban información falsa.
Fue entonces cuando le preguntaron sobre la intención de Rusia de «desnazificar» un país gobernado por un presidente judío. A través de un interprete italiano, Lavrov soltó el bombazo: Hitler también tenía sangre judía, y «los mayores antisemitas son los propios judíos».
Draghi no fue el único en condenar el comentario. Además de Zelenski, Alemania y Canadá criticaron las declaraciones, e Israel exigió una disculpa por la comparación que su Ministro de Exteriores, Yair Lapid, describió como «imperdonable y ultrajante».
Las relaciones entre Rusia e Italia nunca fueron tan tensas. Antaño, Silvio Berlusconi se asociaba con Putin, y era un gran defensor del Kremlin en Europa. Sus élites gozaban de fuertes vínculos y amistad.
Pero todo se rompió con la invasión a Ucrania el pasado 24 de febrero. Bajo el mandato de Mario Draghi, Roma tomó una dura posición contra Moscú, y fue quien se encargó de confiscar varios de los bienes que sus oligarcas conservaban en Italiana, como los yates anclados en los puertos del mediterráneo.
«Esa mano suave con Rusia, que a veces volvía a Italia un poco excéntrica y desvinculada de la cultura europea, ha desaparecido», explicó Stefano Stefanini, antiguo embajador italiano en la OTAN.
«Ha habido un ajuste profundo en la política exterior de Italia respecto a Rusia. Draghi se merece reconocimiento por llevarla a cabo, pero durará más allá de su mandato», agregó Stefanini, en declaraciones al periódico Financial Times.
Comentarios
tracking