Fundado en 1910

20 de julio de 2024

Scholz Macron Berlín

El canciller alemán, Olaf Scholz, da la bienvenida al presidente francés, Emmanuel MacronAFP

223 días de guerra en Ucrania

Macron y Scholz se reúnen para dar un nuevo empuje a Europa frente al «general invierno»

El presidente francés quiere que Alemania se comprometa a crear un fondo común para ayudar a los países europeos con menos músculo financiero a afrontar con seguridad el invierno en medio de la subida del precio de la energía

La guerra en Ucrania dejó al descubierto las vergüenzas del eje franco-alemán en el liderazgo de la Unión Europea.

Los esfuerzos de Emmanuel Macron por lograr una salida pactada a la crisis entre Rusia y Ucrania antes del inicio de la guerra dieron como único resultado una humillación tras otras del presidente francés en la kilométrica mesa de Putin en el Kremlin.

Alemania, por su parte, se reveló como el «pagafantas» de Rusia tras décadas de entregarse a los brazos de la dependencia energética de Moscú -con el excanciller Schroder como principal marioneta de Putin en Europa- que ha provocado una subida de precios de la energía disparatada una vez que estalló la guerra y se inició la «carrera» de las sanciones.

La invasión rusa de Ucrania confirmó la ingenuidad de la Unión Europea que asiste a la agresión imperialista de Rusia atada de pies y manos por la dependencia del gas ruso.

Sólo la rápida reacción de los gobiernos europeos, coordinados por la Comisión, ha permitido reducir esa dependencia antes de la llegada del «general invierno».

Aunque se ha conseguido evitar la escasez de gas, los ciudadanos europeos, y las empresas, miran con temor las facturas de los meses venideros.

Macron y Scholz se reunieron en la noche del lunes en la Cancillería alemana, en Berlín, para buscar aunque sea un «parche» que permita a Europa superar este invierno.

Macron, tras el fracaso de su hiperactiva gira diplomática en las semanas previas a la guerra para reeditar unos nuevos Acuerdos de Minsk (el pacto entre Ucrania y Rusia que permitió un alto el fuego en la guerra del Donbás de 2015), quiere proponer al canciller alemán un nuevo frente común que sirva de contención frente a Putin.

Sin embargo, Francia se encuentra con un obstáculo en su objetivo para recuperar el protagonismo: el plan alemán de endeudamiento masivo para construir un «escudo protector» que suavice a las familias y empresas alemanas el duro golpe que se espera en invierno por la subida del precio del gas.

El proyecto desató la ira de Francia, Italia y otros países con problemas financieros. Según The Times, particularmente Italia acusa a Alemania de emplear su músculo económico para competir deslealmente con el resto de Estados europeos y poner a las empresas alemanas en un posición de ventaja.

Un músculo económico alemán generado, precisamente, gracias a décadas de jugosos negocios energéticos con Rusia que han puesto a Europa ahora en un aprieto al haberla convertido en dependiente del gas ruso.

La propuesta que Macron presentará a Scholz tratará de atajar esas desigualdades. Según The Times, el presidente francés quiere que Alemania se implique en un fondo europeo de nuevo cuño, elaborado a partir de las lecciones aprendidas durante la pandemia de coronavirus.

Ese fondo permitiría que los países europeos compartan su deuda y que puedan hacer frente al invierno en condiciones de igualdad.

Comentarios
tracking