05 de diciembre de 2022

Pancarta de Vladimir Putin de las elecciones de 2012 mientras una madre pasea con su hijo

Pancarta de Vladímir Putin de las elecciones de 2012, mientras una madre pasea con su hijoViktor Drachev / AFP

275 días de guerra en Ucrania

Putin se esconde de las críticas de las madres y esposas de soldados rusos enviados a Ucrania

Las desconsoladas mujeres temen por la vida de sus hijos y esposos en una guerra que apoyaban, pero que ahora les toca de cerca y aborrecen

Vladímir Putin tiene una bomba en casa que debe desactivar pronto. Las duras críticas de madres y esposas de soldados rusos movilizados en Ucrania se expande por toda Rusia.
Las crudas consecuencias por mostrar disidencia no han amedrentado a las desconsoladas mujeres que temen por la vida de sus hijos y esposos en una guerra que apoyaban, pero que ahora les toca de cerca.
Los clamores, que amenazan con convertirse en una oposición abierta a lo largo del país, ya han llegado a Moscú y el Kremlin se apresuró a organizado para el próximo 27 de noviembre una encuentro con madres y esposas, pero cuidadosamente seleccionadas para no poner en más riesgo la imagen de Putin.
La reunión de Putin con las familias de los soldados, que fue anunciada esta semana, es vista como un esfuerzo por recomponer la imagen del presidente ruso, quien en ocasiones ha sido acusado de estar fuera de contacto con la realidad del pueblo y ridiculizado por vivir «en un búnker».
«La movilización ha sido un estrés enorme para toda la sociedad [rusa]», dijo Denis Volkov, director del Centro Levada, una agencia de encuestas independiente en Moscú.
Citando encuestas recientes, Volkov agregó: «Las evaluaciones de bienestar han disminuido drásticamente. No ha habido una caída tan pronunciada en la historia de la observación, y el apoyo a esta decisión [sobre la movilización] ha sido mucho menor que el apoyo a la operación militar especial en general».
«Creo que no podían ignorar eso», agregó Volkov, al tiempo que explica que la reunión del mandatario con las madres serviría para demostrar «que Putin lo sabe, que está involucrado».

«¿Te esconderás de nuevo?»

Las mujeres consideran que sus hijos y maridos fueron movilizados bajo pretextos cuestionables, mal entrenados, mal equipados y, a menudo, arrojados a batallas que han resultado en un gran número de bajas.
«Vladímir Vladímirovich [Putin], ¿eres un hombre o qué?» dijo Olga Tsukanova, codirectora del Consejo de Madres y Esposas, activistas que han pedido al gobierno que detenga la movilización y devuelva a los hombres del frente.
«¿Tienes el coraje de mirarnos a los ojos, no con mujeres y madres cuidadosamente seleccionadas en tu bolsillo, sino con [mujeres] reales, que han viajado desde varias ciudades aquí para reunirse contigo?» continuó Tsukanova.
La líder del movimiento, que participó en un videoconferencia para quejarse de las acciones del ejército ruso, siguió cuestionando al todopoderoso presidente ruso y preguntó: «¡Estamos esperando tu respuesta! ¿O te esconderás de nuevo?»

La tragedia del submarino nuclear Kurst

Valentina Melnikova, una veterana defensora de las familias de los soldados que se remonta a 1989, dijo en una entrevista con The Guardian que no la habían contactado sobre la reunión con Putin.
Melnikova dijo que una audiencia con las madres y familias de los soldados movilizados en Ucrania que han hecho públicas sus críticas podría avergonzar públicamente al líder ruso.
Ella recordó la reunión en el año 2000 con los familiares de los marineros muertos en el submarino nuclear Kursk, que terminó con Putin siendo interrumpido en público.
«Fue un verdadero escándalo. Creo que desde entonces no se ha reunido con los verdaderos familiares [de los soldados]», contó Melnikova. «Él no quiere oír la verdad. Y no puede controlarse».
Comentarios
tracking