05 de febrero de 2023

El presidente de Perú, Pedro Castillo, en un mitin.

El expresidente de Perú, Pedro Castillo, en un mitin.AFP/Presidencia de Perú/José Luis Cristóbal

Perú

Cronología de la eterna crisis de Perú y de sus presidentes malditos

El país lleva más de 20 años soportando crisis tras crisis. La totalidad de sus presidentes vivos han estado procesados, en prisión, condenados o inhabilitados

Perú lleva más de dos décadas encadenando una crisis tras otra. Pedro Castillo es el último expresidente de una lista de Jefes de Estado malditos. En su caso, fue destituido el miércoles por el Congreso, por «incapacidad moral», después de intentar consumar un autogolpe surrealista que hizo recordar, salvando las enormes distancias, al de Alberto Fujimori el 5 de abril de 1992. Con la destitución de éste, el 21 de noviembre del 2000, comenzó una etapa de inestabilidad que no cesa.
El Parlamento rechazó la dimisión por fax de Fujimori desde Japón y lo desplazó de la Presidencia, como a Castillo, por «incapacidad moral permanente».
El octogenario expresidente gozó de un breve período de libertad –recuerda Afp– entre fines de 2017 y octubre de 2018, cuando recibió un polémico indulto que posteriormente la justicia peruana y la Corte Interamericana de Derechos Humanos anularon. Hoy purga su condena en las mismas dependencias donde castillo está recluido: la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes).

Alejandro Toledo

En 2003, el presidente Alejandro Toledo, un liberal moderado, declaró el estado de emergencia ante una ola de descontento social. Parte de la oposición y la prensa exigieron su salida «por incompetencia». El Gobierno dimitió en bloque.
Investigado por corrupción por el caso Odebrech, el expresidente (2001-2006) fue arrestado en 2019 en Estados Unidos y luego puesto bajo prisión domiciliaria tras estar siete meses encarcelado. La justicia estadounidense autorizó su extradición en septiembre de 2021, pero Toledo apeló y Perú está a la espera de que sea entregado.

Alan García

En 2008, el presidente socialdemócrata, Alan García, aceptó la renuncia del Gobierno tras descubrirse un presunto caso de corrupción a favor de la petrolera noruega Discover Petroleum.

García se descerrajó un tiro en la cabeza en su dormitorio mientras los agentes le esperaban en el salón para llevárselo detenido

Investigado por lavado de dinero relacionado también con el escándalo de Odebrecht, el expresidente se suicidó en abril de 2019. García se descerrajó un tiro en la cabeza en su dormitorio mientras los agentes le esperaban en el salón para llevárselo detenido. La imagen de sí mismo con las esposas en las muñecas, le resultaba insoportable, pero más aún la razonable sospecha de que sería condenado.

Ollanta Humala

El 6 de junio de 2011, Ollanta Humala se convirtió en el primer presidente de izquierda en 36 años. Un año después, los miembros de su gobierno, criticados por su gestión de los conflictos sociales (17 muertos), renunciaron.
En 2015, la jefa de gabinete de Humala, Ana Jara, fue apartada del cargo por una moción de censura, la primera en 50 años, tras un caso de espionaje.
Humala llegó al Gobierno después de renunciar a su discurso etnocacerista, corriente que identifica la raza cobriza como superior y que suscribe su hermano Antauro. Éste fue condenado por dos intentonas golpistas y se considera que fue el ideólogo de la iniciativa de Pedro Castillo de disolver el Congreso, pretender gobernar a golpe de decreto durante nueve meses, liquidar el Poder Judicial y convocar elecciones para atribuir competencias de Convención Constituyente al futuro Congreso. Dicho de otro modo, para hacer una Constitución a su medida y tratar de perpetuarse en el poder.
Ollanta Humala estuvo en prisión preventiva en 2017, acusado de haber recibido tres millones de dólares de la constructora brasileña Odrebrech durante su campaña electoral. Acusado en 2019, ha estado en juicio, junto con su esposa, Nadine Heredia, desde el 21 de febrero de 2022.

Pedro Pablo Kuczynski

Elegido presidente en 2016, el economista liberal Pedro Pablo Kuczynski, pasó a ser investigado por presunto lavado de dinero en el escándalo de corrupción también de Odebrecht. La mayor multinacional del ladrillo del continente y posiblemente del mundo, según confesión de su dueño, Marcelo Odebrech, entregaba sobornos a políticos en medio mundo a cambio de contratos.
El 21 de marzo de 2018, «PPK» renunció en vísperas de una probable votación parlamentaria que iba a acusarlo formalmente para dar paso a su destitución. Fue puesto en prisión preventiva y luego bajo arresto domiciliario.

Keiko Fujimori

La líder opositora Keiko Fujimori, hija del exmandatario Alberto, también objeto de una investigación por el caso Odebrecht, fue detenida en octubre de 2018 y cumplió 16 meses de prisión preventiva, antes de ser liberada bajo fianza en mayo de 2020.
Cuando la Fiscalía se disponía a llevarla a juicio para pedir 30 años de prisión en su contra, compitió en la carrera electoral contra Pedro Castillo, llegando a disputarle la presidencia en segunda vuelta en junio de 2021. Perdió por estrecho margen.

Martín Vizcarra

En septiembre de 2019, el presidente, Martín Vizcarra, disolvió el Parlamento controlado por la oposición fujimorista y anunció elecciones legislativas anticipadas.
En enero de 2020, los fujimoristas perdieron las elecciones legislativas. En noviembre, el Parlamento destituyó a Vizcarra por «incapacidad moral», en medio de acusaciones de supuestos sobornos recibidos mientras era gobernador en 2014.

Manuel Merino y Francisco Sagasti

El titular del Legislativo, Manuel Merino, asumió la presidencia pero renunció a los cinco días, presionado por movilizaciones en la calle y la clase política. Hubo dos muertos.
Pedro Castillo, candidato de una coalición de izquierda, ganó las presidenciales de 2021 que lo enfrentaron a Keiko Fujimori.
Destituido este miércoles, sus 16 meses en el cargo estuvieron marcados por luchas internas dentro del gobierno, acusaciones de corrupción contra él y su familia, mociones de censura y su insólito intento de golpe de Estado.

Cinco gobiernos en seis meses

En noviembre de 2022, nombró a su quinto gobierno en seis meses. En agosto, fue objeto de un total de seis investigaciones por corrupción y tráfico de influencias, una situación sin precedentes en Perú.
El 11 de octubre, la justicia interpuso un recurso de inconstitucionalidad acusándolo del delito de organización criminal para la corrupción. Esta investigación sigue en curso. Ahora se le suman los delitos de rebelión y conspiración.

Temas

Comentarios
tracking