Fundado en 1910

22 de junio de 2024

Pamela Turnure

Wikimedia

Pamela Turnure (1937-2023)

Jefa de Prensa de Jackie Kennedy, amante probable del presidente

La eficacia que demostró en el Capitolio le granjeó la confianza, no solo del futuro presidente, sino también la de toda su familia

Pamela Turnure icono
Nació el 20 de noviembre de 1937 en Nueva York (EE.UU) y falleció el 25 de abril de 2023 en Edwards (Colorado, EE.UU.)

Pamela Harrison Turnure Timmins

Fue la primera en desempeñar un cargo desde el que trabajó a destajo para proyectar, dentro y fuera de Estados Unidos, la imagen de la icónica Primera Dama

Pamela Turnure inauguró, siendo nombrada por Jacqueline Kennedy, el cargo de jefa de Prensa de una Primera Dama de Estados Unidos. Tenía 23 años y su experiencia laboral se limitaba a unas prácticas veraniegas en una revista, a tareas de recepcionista en la embajada de Bélgica en Washington y de secretaria en la oficina del entonces senador por Massachussets, John Fitzgerald Kennedy. La eficacia que demostró en el Capitolio le granjeó la confianza, no solo del futuro presidente, sino también la de toda su familia.

Un buen desempeño del que Turnure siguió haciendo gala en la Casa Blanca: desde el mismísimo momento de la victoria de Kennedy –atendió las llamadas telefónicas durante la noche electoral en Hyannis Port–, entendió que debía publicitar la figura de la Primera Dama para ir institucionalizando paulatinamente su figura. Por lo tanto, la huella que ha dejado la labor de zapa iniciada por Turnure, y seguida por las sucesivas ocupantes de su cargo, ha sido indeleble.

Obedecía, obviamente, órdenes políticas, pero fue ella la «tramoyista» de la proyección planetaria de la figura de Jackie Kennedy, a través de una agenda repleta de inauguraciones, recepciones, apoyo a obras benéficas y asistencia a actos diversos, sin olvidar las funciones de representación acompañando al presidente. Turnure siempre estaba en un discreto segundo plano, tan bien vestida como la persona a la que servía.

Su buen hacer volvió a quedar patente en el asesinato del trigésimo quinto presidente de Estados Unidos. Era el 22 de noviembre de 1963 y Turnure había tomado asiento en un automóvil del cortejo oficial, junto con otros miembros del séquito, si bien a considerable distancia del Lincoln Continental descubierto en el que viajaba la pareja presidencial. De ahí que, en un primer momento, le costase creer que se hubiera producido un tiroteo.

Sin embargo, acudió rápidamente al Hospital Parkland de Dallas y asistió, con su proverbial discreción, a la Primera Dama en los primeros momentos posteriores a la tragedia. Turnure también estuvo presente en el vuelo del Air Force One que trajo de vuelta a Washington los restos mortales de Kennedy y en el que su sucesor, Lyndon Johnson, juró su cargo.

Siempre persistirá la duda de si Turnure fue una de las numerosas amantes de Kennedy. Seymour Hersh, autor del sensacionalista ensayo El lado oscuro de Camelot, lo da por hecho y ofrece detalles de cómo una tal Florence Kater, dueña del piso que ocupaba Turnure en Washington entre 1958 y 1960, grababa los encuentros de la joven con el político en ciernes. Estaba empeñada en hundir la carrera de Kennedy dando a conocer su doble vida. Pero los medios no le hicieron ningún caso. Otros autores como Robert Dallek, quizá el más solvente de los biógrafos de Kennedy, se limita a mencionar el nombre de Turnure como uno más de su interminable lista de conquistas.

Sea como fuera, la antigua funcionaria de la Casa Blanca siguió trabajando para Jackie Kennedy hasta 1966, año en que se casó Robert Timmins. El banquete de la boda se celebró en el piso neoyorquino de la antigua Primera Dama. Celos y rencores, aparentemente, no hubo.

Comentarios

Más de Obituarios

tracking