07 de octubre de 2022

Vidas ejemplaresLuis Ventoso

Las matanzas de católicos no son noticia en España

Lo sabemos todo sobre los tiroteos de EE.UU., pero no se dedica ni un suelto a que el domingo acribillaron a 50 cristianos en una iglesia de Nigeria

Tendemos a pensar que somos el ombligo del mundo y que el centro del planeta se ubica entre la Puerta del Sol y la Carrera de San Jerónimo. Pero ahí fuera existen países inmensos, que van a más y a los que no dedicamos atención alguna.
Tal es el caso de Nigeria, la nación más poblada de África, con 216 millones de habitantes (aquí somos 47 e iremos a menos, porque ya nos da pereza tener hijos). Antigua colonia británica, Nigeria logró la independencia en 1960 hoy es la primera potencia económica del continente africano. El país es un batiburrillo. El Norte es musulmán y el Sur, cristiano. Existen más de 200 grupos étnicos y 500 dialectos, con el inglés como lengua franca. Nigeria ha dado pasitos hacia la democracia. Pero en los últimos años la azota una gran inestabilidad, por obra del terrorismo yihadista de Boko Haram, franquicia local del Daesh, o del pillaje de los nómadas fulanis y las lizas de facciones partidistas.
La iglesia católica de San Francisco Javier de Owo se encuentra al Suroeste de Nigeria, en el estado cristiano de Ondo. Es un templo blanco bien cuidado, con una distintiva torre almenada en medio de su fachada. El domingo al mediodía se celebraba la misa de Pentecostés cuando la iglesia fue atacada por cinco terroristas. Dispararon desde fuera y desde dentro del oratorio e hicieron explotar también cargas de dinamita. Una masacre horrible, con cincuenta muertos, según los sanitarios locales. Entre las víctimas había varias mujeres y niños. El suelo de la iglesia quedó totalmente ensangrentado.
Pues bien, esta noticia, repito, una carnicería en la que mataron a sangre fría a cincuenta católicos, la fe mayoritaria en España, no ha merecido una línea en las ediciones impresas de los tres periódicos clásicos de Madrid. Ni el diario sanchista y del Ibex, de línea editorial anticatólica; ni el ex periódico monárquico, inmerso en un sui generis giro al centro; ni el diario italiano de nombre mundial consideraron que la matanza merecía una sola línea en sus ediciones de los quioscos (que así van de ventas: en moto hacia abajo y rumbo a la inevitable extinción del diario impreso). Alguno sí lo recogió en su web.
Huelga decir que todos esos periódicos españoles seguían dedicando un generoso espacio en sus ediciones impresas a los tiroteos de Estados Unidos y sus secuelas. Sin embargo, que maten a católicos en pleno siglo XXI por razón de fe no les parece una noticia. Tampoco a los partidos españoles, pues solo Vox se refirió al tema.
Los informes sobre libertad religiosa estiman que 360 millones de cristianos sufren persecución en el mundo a día de hoy. En Nigeria han cerrado 470 iglesias entre octubre de 2020 y septiembre de este año. En países como Birmania, Burkina Faso, Malí, Níger, Irak, Egipto… ser cristiano es una decisión de riesgo. Muchos sufren ataques, robos en sus establecimientos y señalamientos que a veces los obligan a emigrar. Mientras aburrimos a las ovejas con los lamentos LGTBI, comunidad que afortunadamente ya no sufre mayores problemas en Occidente; o debatimos sobre la islamofobia y la legalización del burkini; resulta que no nos merece ni un arqueo de ceja que unos pistoleros entren en una iglesia católica y acribillen a las familias que asistían pacíficamente a una misa. En el extenso Diccionario Universal de Lamentos del «progresismo» jamás encontraremos el término «cristianofobia», cuando es una plaga que va a más y siega cada año las vidas de centenares de mártires.
Comentarios

Últimas opiniones

tracking