31 de enero de 2023

El puntalAntonio Jiménez

Sánchez, el rey del decretazo y las promesas incumplidas

«He dicho públicamente que fue un error ese indulto y digo que hay que acabar con los indultos políticos». Una vez instalado en la Moncloa ha indultado a los secesionistas golpistas y se dispone a hacer lo mismo con el expresidente del PSOE y de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán

Me pregunto si sentirá vergüenza y se pondrá colorado viéndose a sí mismo en su etapa de oposición e incluso ya en la Moncloa, en los muchos vídeos que circulan por WhatsApp, afirmando rotundamente lo que haría una vez se pusiera al frente del Gobierno de España y está incumpliendo sistemáticamente. Recuerdo algunos de esos vídeos que me han llegado este ferragosto vacacional y que son, a la vez, demoledores y reveladores de la catadura política del personaje.
Ahora que desde el PSOE y el gobierno se prepara el terreno para indultar a los condenados por el Tribunal Supremo en el caso de los ERE, es oportuno recordar cómo el Sánchez que aspiraba a llegar a la Moncloa le decía a Risto Mejide que «no tenia sentido que un político indultara a otro y sentía vergüenza de los indultos». A renglón seguido respondía que «el indulto a un banquero –respaldado por su partido– le hacía sentir vergüenza» y pedía perdón a la ciudadanía dado que él también se cabreó mucho por ello. Recriminado por apoyarlo en tanto que ya era diputado socialista, descargó la responsabilidad de la decisión en el gobierno de Zapatero y añadió: «He dicho públicamente que fue un error ese indulto y digo que hay que acabar con los indultos políticos».
Una vez instalado en la Moncloa ha indultado a los secesionistas golpistas y se dispone a hacer lo mismo con el expresidente del PSOE y de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, entre otros, condenado por el Supremo por el mayor caso de corrupción política en España. Pero a nadie sorprende ya el desvergonzado proceder de quien también afirmó solemnemente desde la tribuna del Congreso: «Lo he dicho en privado y en público y lo digo aquí para que conste en acta: yo no voy a permitir que la gobernabilidad de España descanse en partidos independentistas» y a las pruebas nos remitimos.
Esta semana, Sánchez se ha apoyado de nuevo en su coalición Frankenstein para sacar adelante el decreto ley de ahorro energético. Gracias a los votos de ERC y Bildu, la formación heredera de ETA sobre la que afirmó de manera vehemente y hasta indignado por la repregunta del periodista , que «con Bildu no vamos a pactar; se lo repito no vamos a pactar», convalidó su improvisado y frívolo decreto de medidas para ahorrar energía y que rechazan las Comunidades Autónomas y los empresarios.
El que llegó al Gobierno con la promesa, también incumplida, de regenerar el sistema y oxigenar la política con más democracia, se ha convertido en el rey del «decretazo». Tiene ya el récord con más de 125 decretos leyes convalidados en el Congreso, más que ningún otro presidente de Gobierno. Sánchez, no hay duda alguna a esta altura de la legislatura, es un dirigente sin escrúpulos y sin palabra, que ejerce la política de forma trilera y ventajista. Por eso en vez de llamar a Feijóo para hablar y negociar un plan de Estado sobre energía ante la inminente llegada del otoño y del «general» invierno, opta por pactar otra vez un «decretazo» con sus socios indepes y bilduetarras, y le echa hasta once ministros para que disparen contra él a discreción durante este agosto, en una clara acción y consigna política tan burda como inútil. No sólo no ha conseguido mermar las expectativas electorales del PP y de Feijóo, que siguen subiendo en las encuestas, sino que además ha evidenciado otra vez la dependencia vital que tiene para seguir en la Moncloa de la coalición Frankenstein, integrada por esos mismos partidos sobre los que prometió que jamás iba a hacer descansar y sustentar la gobernabilidad de España. Ya lo decía el genial Quino en una de las impagables reflexiones que ponía en boca de Mafalda: «¡¡¡Promesas y más promesas. Hay gente que lo único que cumple son años !!!».
Comentarios

Más de Antonio Jiménez

Últimas opiniones

tracking