Fundado en 1910

24 de julio de 2024

Post-itJorge Sanz Casillas

Quién recogerá las cenizas del PSOE

¿Merece España seguir gobernada por un individuo que no sabe elegir ni sus propias compañías? Koldo García es un portero de burdel con antecedentes, Ábalos un profesor que nunca llegó a ejercer y Santos Cerdán un electricista

Actualizada 04:30

Se cumplen 20 días desde que la Guardia Civil detuvo a Koldo García, mano derecha del exministro Ábalos y custodio de los avales de Pedro Sánchez en las primarias mentirosas del Peugeot, cuando nuestro presidente se hizo pasar por regenerador de la vida pública. Era entonces (seguro que te acuerdas) un tipo contrario a los indultos, que rechazaba las puertas giratorias e incluso colocar jueces afines en el Constitucional, tres de los grandes hitos de su mandato nefasto.

Le nació la corrupción a Pedro «rostro de piedra» Sánchez y lo primero que hicieron fue apartar a José Luis Ábalos. Han señalado al exministro porque es el lado más débil de la cadena. Al final, no es lo mismo prescindir de un diputado raso que del número tres de tu partido (Santos Cerdán) o de la tercera autoridad del Estado (Armengol).

El tiempo depurará responsabilidades penales, pero las políticas ya están todas sobre la mesa. ¿Merece España seguir gobernada por un individuo que no sabe elegir ni sus propias compañías? Hagamos recuento: Koldo García es un portero de burdel con antecedentes penales, José Luis Ábalos es un maestro de escuela que nunca llegó a ejercer y Santos Cerdán es un electricista cuyo informe de vida laboral cabe dentro de un posavasos. No tengo nada en contra de los profesores ni de los electricistas, pero yo soy periodista y ni se me ocurriría ponerme al frente del ministerio de Fomento. Todos ellos engordaban el núcleo duro de Sánchez cuando se propuso volver a mandar en el PSOE. Y por eso llama la atención un dato de nuestra encuesta de hoy, según la cual el 50 % de sus electores seguiría votando al partido incluso si condenasen a parte de la cúpula. Un porcentaje que aumentaría si añadimos al 27 % que declara «No lo sé», y que no son más que socialistas durmientes a la espera de que les digan la palabra mágica –«ultraderecha»– para volver al redil.

Ahora la pregunta es: con ese capital humano que maneja el PSOE, ¿quién recogerá sus cenizas cuando todo caiga? Nada es para siempre, tampoco lo será el sanchismo, y después de seis años no se conoce a nadie con un discurso alternativo al del Gran Timonel. Le salva al PSOE que carece de una alternativa a su izquierda y que Yolanda Díaz tiene el mismo carisma que un rodaballo. Al contrario que al PP –cuyos casos de corrupción le costaron tres millones de votos que aún no han vuelto– Sánchez sigue en pie porque es el tuerto en su país de los ciegos. Bueno, por eso... y porque así lo quiere el malversador del maletero.

Comentarios
tracking