03 de diciembre de 2022

Monumento en memoria de Adam Livingston

Monumento en memoria de Adam LivingstonPriest Field Pastoral Center

La leyenda de Wizard Clip: una historia real de fantasmas y milagros de la Iglesia

La leyenda del Wizard Clip es una historia de acontecimientos sobrenaturales que culminó en una sorprendente conversión a la Iglesia Católica

En Middleway, un pueblo ubicado en el valle de Shenandoah en Virginia Occidental, tuvo lugar una «historia de fantasmas» católica en la década de 1790. Esta es conocida como la leyenda del Wizard Clip y el secretario privado del cardenal James Gibbons la proclamó como «la historia de fantasmas más real jamás contada».
Alrededor de 1794, un extraño llamó a la puerta de la casa de campo del señor Adam Livingston, un granjero luterano, y pidió alojamiento. Allí enfermó y pidió a Livingston que trajera a un sacerdote católico. Livingston, que era antipapista, lo rechazó y el hombre murió sin la unción de enfermos, y fue enterrado en terreno no consagrado.
La familia Livingston se vio entonces atormentada constantemente por sonidos en la casa y por el lanzamiento de piedras, platos y muebles. Además, sus camas se incendiaban en ocasiones por el día. Pero el hecho concreto que da nombre a esta leyenda es que manos invisibles hacían agujeros en la casa con cortes en forma de media luna.

Manos invisibles hacían agujeros en la casa con cortes en forma de media luna

El padre Demetrio Agustín Gallitzin, el apóstol de los Montes Allegheny, ofreció un relato sobre esta historia. El padre Gallitzin conoció este suceso cuando él era misionero en Pensilvania y, al enterarse, viajó a Middleway para investigar los hechos.
El padre Gallitzin relató lo que sucedió después. En su desesperación, Livingston buscó ayuda, pero muchos pastores no le fueron útiles. Finalmente, llegó a la conclusión de que «Cristo ya no tenía verdaderos ministros en la tierra y los que pretendían serlo eran un conjunto de impostores».
Entonces, Livingston tuvo un sueño en el que veía a un sacerdote y una voz le decía: «Este es el hombre que te auxiliará». Así, decidió presentarse en la misa del padre Denis Cahill. Cuando el sacerdote se acercó al altar, Livingston echó a llorar al reconocer al hombre de su sueño.
El padre Cahill accedió a ir y roció con agua bendita la granja de Livingston. Al salir de la casa, una mano invisible puso a los pies del sacerdote una bolsa con dinero que había desaparecido de un cajón cerrado. Durante un tiempo, las apariciones cesaron. Pero más tarde regresaron con fuerza.
La tumba del

La tumba del extraño que murió en la granja de LivingstonPriest Field Pastoral Center

Livingston rogó al padre Cahill que volviera, y este pidió al padre Gallitzin que le acompañara. Los dos sacerdotes acudieron y celebraron misa en la casa para rezar por el alma del difunto. A partir de ese momento, todo acabó.
Pero la historia continúa. En 1878, el padre Joseph Finotti escribió un libro, The Mistery of the Wizard Clip, con todos los testimonios sobre este suceso. Todos afirmaban que la angustia había finalizado, pero los fenómenos sobrenaturales no. La familia comenzó a escuchar una voz consoladora que estuvo con ellos durante más de diecisiete años.
La voz instruía a la familia Livingston en la fe católica, los guiaba en la oración por las almas del purgatorio y, a menudo, venía acompañada por luces celestiales. Además, hubo manifestaciones físicas: la aparición de la huella de una mano quemada en una toalla como prueba del sufrimiento de las almas del purgatorio o la escucha de los lamentos de las almas que anhelaban el cielo.
La capilla actual del centro pastoral Priest Field en la antigua propiedad de Livingston

La actual capilla del centro pastoral Priest Field en la antigua propiedad de LivingstonPriest Field Pastoral Center

La familia Livingston se mudó a Pensilvania para ser feligreses del padre Gallitzin y donaron la granja para uso de la Iglesia, pues la voz había afirmado que aquel lugar sería para la oración y el ayuno. Hoy la granja es conocida como Priestfield y es un centro de retiros.
El padre Gallitzin se dedicó a servir a los fieles de los Montes Allegheny y dejó una fuerte comunidad de católicos en todo el oeste de Pensilvania. Murió el 6 de mayo de 1840 y fue enterrado en Loretto, Pensilvania. En 2005, el Papa Benedicto XVI le concedió el título de Siervo de Dios.
Comentarios
tracking