15 de agosto de 2022

'El Patio III (calle Vírgenes)', cuadro de Fernando Zubel, 1980

'El Patio III (calle Vírgenes)', cuadro de Fernando Zóbel, 1980

El Museo del Prado y su polémica apuesta por el arte contemporáneo en su nueva programación

La pinacoteca desdibuja su diferencia con el Reina Sofía con exposiciones de Zóbel y Parreno, aunque su gran apuesta de 2022 será una muestra sobre la influencia de El Greco en la obra de Picasso

En el imaginario colectivo, y también porque es el plato fuerte de su colección y trayectoria, el Museo Nacional del Prado se asocia a las escuelas pictóricas comprendidas entre los siglos XV y XIX. Su principal atractivo radica en la amplia presencia de Velázquez, el Greco, Goya (el artista más extensamente representado en el museo), Tiziano, Rubens y el Bosco, de los que posee las mejores y más extensas colecciones que existen a nivel mundial, a lo que hay que sumar destacados conjuntos de autores tan importantes como Murillo, Ribera, Zurbarán, Fra Angelico, Rafael, Veronese, Tintoretto, Durero, Van Dyck o Poussin.
Y si el Museo Reina Sofía es, por excelencia, el museo dedicado al arte contemporáneo en España, la nueva programación del Prado, presentada por su director, Miguel Falomir, parece si no querer disputarle, sí igualarse a la programación del centro expositivo. Y es que la gran apuesta del Prado para este año se centra en Pablo Picasso, Fernando Zóbel y Philippe Parreno.
Fernando Zobel en su estudio, en 1950

Fernando Zóbel en su estudio, en 1950Fernando Zóbel

El pintor cubista, el abstracto y el videoartista protagonizan el inesperado cambio de rumbo que toma el centro con la excusa de haber «formado e inspirado a numerosos artistas contemporáneos», ha explicado Falomir, recoge en su sexta temporada al frente de la institución un en la presentación de la programación, la sexta bajo su mandato. «Este año vamos a hacer hincapié en la relación del Prado con el arte contemporáneo. No somos un centro de arte contemporáneo, pero nos interesan los artistas que han mostrado interés por las colecciones del Prado», ha asegurado a la prensa.

El diálogo entre Picasso y El Greco

Picasso y el Greco es una exposición que se enmarca en la conmemoración del 50 aniversario de la muerte del artista malagueño. El museo mostrará una selección de obras del autor junto a la obra del Greco, comisariada por Carmen Giménez. «Giménez explorará la relación entre el Greco y Picasso centrada en el papel que tuvo el Greco en la génesis del cubismo por parte de Picasso», ha expresado el director, recalcando, una vez más, que el tratamiento de artistas contemporáneos se realiza desde el punto de vista del origen de sus influencias.
Más que la muerte, el nacimiento de Picasso en 1881 es precisamente la fina línea que se ha trazado para dividir las corrientes artísticas que tradicionalmente ha cubierto cada museo, y se ha convertido por ello en un campo de batalla volátil entre el Prado y el Reina Sofía. El propio Manuel Borja-Villel, director del segundo, ha declarado que «el Prado no debe perder su esencia».
Miguel Falomir, director del Museo del Prado desde el 17 de marzo de 2017

Miguel Falomir, director del Museo del Prado desde el 17 de marzo de 2017Museo del Prado

Tanto la apuesta por Fernando Zóbel como por Philippe Parreno suponen un desafío a las programaciones clásicas del Prado. Fernando Zóbel y la historia del arte estará construida en torno a los cuadernos de dibujo del autor, en los que, arrancando de la copia clásica, acaba por construir su imaginario abstracto. A su vez, Zóbel trabajó sobre las pinturas del Museo del Prado y fundó el Museo de Arte Abstracto de Cuenca. Por su parte, y con la excusa de su relación con Goya, Philippe Parreno contará con un montaje audiovisual titulado La Quinta del Sordo, que se exhibirá junto a la sala del Museo que alberga las Pinturas Negras. Este trabajo nace de la colaboración del Museo del Prado y la Fundación Beyeler con motivo de la exposición sobre Goya que actualmente se expone en Basilea.
«No todos los artistas contemporáneos han mostrado el mismo interés por el Prado; tiene que haber un proyecto sólido que demuestre esa relación con el pasado del museo. Nos parecía que en estos tres casos resultaba bastante evidente, uno por su intervención directamente inspirada por las pinturas negras (Parreno), el otro señala lo que significó para él el Museo del Prado (Picasso), y el tercero –que es el que más puede sorprender– tiene centenares de dibujos que muestran esa relación continuada con el Museo (Zóbel)», ha destacado Falomir, que ha defendido a capa y espada la controvertida programación.
Preguntado por la ausencia de mujeres en la programación, que tendría lógica al incluir artistas contemporáneos este año –donde abundan las autoras femeninas–, Falomir ha evadido la pregunta. «El Prado es una megapotencia en este sentido. Hay muchas formas de ser mujer en el arte, como lo son las promotoras y las coleccionistas. Ningún otro museo en el mundo tiene esta presencia». «Cuando uno hace algo siempre se le pide más. Vuestras demandas son un acicate para nosotros. Hemos puesto el foco en las mujeres, ya lo señalamos con Invitadas, en la que participamos de la necesidad de dar visibilidad a las mujeres. A partir de este itinerario haremos más cosas. Hay figuras que serán protagonistas de monográficas próximas. La idea es que generemos más en el futuro», ha adelantado Miguel Falomir.
Reconstrucción digital de la Quinta del Sordo a cargo de Philippe Parreno, parte del trabajo documental previo a su videomontaje

Reconstrucción digital de la Quinta del Sordo a cargo de Philippe Parreno, parte del trabajo documental previo a su videomontaje

El resto de las exposiciones temporales estarán dedicadas al marqués de Santillana, Luis Paret, Annibale Carracci y los artistas españoles en el Nápoles del Renacimiento. De la decena que se montarán solo dos conservadores del museo serán los comisarios de las muestras, algo poco habitual en el Prado.

La reordenación del museo, una tarea pendiente

El otro objetivo del año 2022 para el Museo del Prado es la reordenación de la colección permanente, con la incorporación de las galerías jónicas para ampliar la exposición de las colecciones de escultura. El director ha explicado que «al concluir el año, toda la colección se habrá transformado», pero advierte que no será en todos los casos «tan rotunda» como en las salas del siglo XIX. Una de las salas estará dedicada a los artistas leonardescos que tiene el museo. También se llevará a cabo un nuevo discurso narrativo y expositivo de las salas 34 a la 38 de Goya; salas monográficas dedicadas al naturalismo europeo a inicios del siglo XVII, o la sala 40 centrada en las diferentes funciones de las copias conservadas en el Prado.
Según el director, que vio puesta en pausa su capacidad de desarrollo de su proyecto museístico por la pandemia, el desplome del número de visitantes provocó un desplome de ingresos del que todavía no se han recuperado: el Museo del Prado perdió en 2020  26 millones de euros. «El Gobierno ha dado un paso adelante y ha asumido la mitad del mantenimiento. Nosotros aportaremos la otra mitad. Pero hasta 2019 aportábamos un 65 % y se ha visto la fragilidad de ese modelo. La situación del museo no es tan dramática gracias al Gobierno», ha querido recalcar Miguel Falomir, 

Salón de Reinos: 30 millones para construirlo, 7 para mantenerlo

Preguntado por las obras de rehabilitación arquitectónica y adecuación museística del Salón de Reinos, Falomir ha subrayado que en los últimos Presupuestos del Estado se incluye la primera partida dotacional para las obras del Museo del Prado, que se encuentra en fase de iniciación hasta el 25 de febrero. Según ha informado, son once las constructoras que han mostrado interés en participar y ha calculado que para finales de primavera se iniciarían las obras estructurales. «Las obras tienen prevista una duración de 36 meses, si es verdad que uno sabe cuándo empieza, pero no cuándo acaba. También es cierto que se han intentado minimizar las sorpresas que uno encuentra cuando excava», ha matizado.
«El Salón de Reinos, el espacio más protegido, está absolutamente logrado, las piezas que caben ahí son las que se hicieron específicamente para estar ahí», ha explicado Falomir, que ha agregado risueño que «da la casualidad de que el Museo del Prado es el propietario de las obras que se colgaban en ese espacio, y esa fue la razón que se invocó originariamente para reclamarlo, ya que anteriormente lo ocupaba el Museo del Ejército».
Finalmente, ha señalado que «el solo mantenimiento del edificio estará en torno a los 7 millones de euros».En la planta superior, una sala completamente diáfana de 80 metros cuadrados de largo, por casi 18 de ancho, irá planificada una sala de exposiciones temporales. Pero Falomir adelanta un nuevo asunto que hasta el momento no se ha hecho público en el debate sobre la recuperación de este edificio: el elevado precio del mantenimiento. Mantener activo el nuevo museo costará siete millones de euros al año, y todavía no existe un plan para financiarlo. Deben decidirse entre aumentar el precio de la entrada general o cobrar otra entrada a los que visiten el Salón de Reinos.

Las exposiciones de 2022

Picasso y el Greco
Noviembre 2022 – febrero 2023. Edificio Villanueva, sala 9B.

Fernando Zóbel y la historia del arte
15 noviembre 2022 – 5 marzo 2023. Edificio Jerónimos, sala C.

Philippe Parreno. La Quinta del Sordo
Mayo 2022. Edificio Villanueva, sala 64-65.

Annibale Carracci. Los frescos de la capilla Herrera
8 de marzo - 12 de junio de 2022. Edificio Jerónimos, sala C.

Luis Paret y Alcázar (1746-1799)
24 de mayo – 21 de agosto de 2022. Edificio Jerónimos, salas A y B

El descubrimiento del Renacimiento. Artistas españoles en Nápoles a comienzos del Cinquecento
18 de octubre de 2022 – 29 de enero de 2023. Edificio Jerónimos, salas A y B

Goya, San Bernardino de Siena: Bocetos de la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno
Febrero de 2022 - febrero de 2023. Edificio Villanueva, sala 34.

Francisco Pradilla (1848 – 1921), pintor de historia
Marzo 2022. Edificio Villanueva, sala 60.

La esencia de un cuadro. Una exposición olfativa
5 abril – 4 septiembre 2022. Edificio Villanueva, sala 38.

El marqués de Santillana. Imágenes y letras
4 de octubre de 2022 – 8 de enero de 2023. Edificio Villanueva, sala 57.
Comentarios
tracking