Fundado en 1910

25 de febrero de 2024

Portada de «El paso de la razón a la fe en Blondel» de Arsenio Alonso Rodríguez

Portada de «El paso de la razón a la fe en Blondel» de Arsenio Alonso Rodríguez

'El paso de la razón a la fe en Blondel': filosofía que habla de Dios

Arsenio Alonso Rodríguez aborda el paso de la razón a la fe en el filósofo francés Maurice Blondel

Aborda en este libro el profesor Alonso Rodríguez, de forma amena y clara, el paso de la razón a la fe en este ferviente Maurice Blondel, filósofo católico francés. Fe y vida forman en él un solo ser, sin apenas fisuras. Quienes lo conocieron o estudiaron a lo largo de su extensa obra, perciben las huellas de un verdadero santo. El proceso de beatificación en la fase diocesana de Aix está ya avanzado. Las palabras del papa San Juan Pablo II en el centenario de su obra La acción resumen elocuentemente su papel en la Iglesia católica: «gran maestro», «ejemplo» para la filosofía y la teología, «pensador valiente», «creyente y filósofo que de la identidad con el Maestro tomó su deseo de verdad». Los estudiosos de su figura coinciden todos en que «su obra es un gran proyecto apostólico que se configura filosóficamente. La razón busca la luz, intellectus quarens fidem; la Luz de la Razón trascendente que salva, consumando así a la finita razón humana. En Blondel esa luz es Cristo.
«Toda la obra de Maurice Blondel busca ser una auténtica apología filosófica de la fe cristiana desde su filosofía de la acción; una filosofía del ser, realista, que él llamó 'filosofía integral', apta para la fe,» expresa el Dr Alonso.
«Cada siglo ha tenido su apologética». Blondel va de la razón a la fe y de este modo busca «construir una filosofía que por la lógica de su movimiento racional se encamine por sí misma al encuentro del cristianismo y sin imponer la fe, plantee invariablemente el problema cristiano». La fe es don de Dios, pero la fe es necesaria inexorablemente para nosotros. La filosofía «precisa mostrar la necesidad para nosotros de adherirnos a esa realidad de lo sobrenatural».
En torno a la noción de paso, el profesor Alonso, trae a colación el reciente magisterio de la Iglesia sobre este tema que el filósofo Maurice Blondel ya había contemplado en su obra filosófica y teológica. El acceso o paso de la fe, en sentido cristiano, presupone «la 'puerta de la fe' (Hec 14,27) que introduce en la vida de la comunión con Dios y permite la entrada en su Iglesia. La puerta está siempre abierta para nosotros. Se cruza ese umbral cuando la Palabra de Dios (Revelación de Dios en la historia) se anuncia y el corazón se deja plasmar por la gracia que transforma. Atravesar esa puerta supone emprender un camino que dura toda la vida». Este camino se concluye con el paso de la muerte a la vida eterna, fruto de la resurrección del Señor Jesucristo que, con el don del Espíritu Santo, ha querido unir en su misma gloria a cuantos creen en él (Jn 17,22).
En el paso de la razón a la fe la acción del hombre debe cooperar con la alianza de amor que le precede y atrae. Para el paso a la fe, el hombre debe disponerse haciendo la experiencia del encuentro. El acontecimiento de Cristo, hecho real de la historia, debe ser experimentado como hipótesis necesaria del ser de la acción y descubierta y acogida su persona desde la experiencia de fe, donde la razón sola no puede ya llegar, atravesar, pasar la «puerta de la fe». De aquí se puede extraer el papel tan importante y la responsabilidad que contrae el obrar humano en el acto de fe. La fe como acto humano, requiere la libre disposición del destinatario y una atenta mirada del que anuncia, para ayudar a otro, que ya busca, a disponerse a la escucha. De ahí la importancia del atento ver del que anuncia y el papel de la pedagogía de la fe, de la teología pastoral y las ciencias humanas, claro está, del testimonio de vida del mensajero que ya ha encontrado. Pero también la disposición del destinatario que debe cooperar al «injerto» al Mediador salvífico, vaciándose de sí mismo, haciéndose humilde, para que el querer de Dios se iguale con el querer suyo, penetrando de este modo en él la gracia de Dios que siempre le envolvió.
Portada de «El paso de la razón a la fe en Blondel» de Arsenio Alonso Rodríguez

ufv / 114 págs.

El paso de la razón a la fe en Blondel

Arsenio Alonso Rodríguez

Este libro está dirigido a cualquier persona interesada por los temas de ciencia, filosofía, teología, también muy idónea su lectura para el ámbito universitario: alumnos, profesores, investigadores, etc. Se van a encontrar los lectores con un libro de filosofía que habla de Dios y que lo hace en unión vital con la teología, en concreto, con la fe y la razón, con la fe y la revelación.
La razón filosófica, dice Blondel, no se contenta solo con un Dios pensado, que el filósofo francés llama teología natural o racional, o filosófica, si no que necesita al Dios que personalmente habla, se revela a los hombres y les descubre en la historia el misterio de la vida y el destino último.
El profesor Alonso Rodríguez se adentra en su libro en planteamientos que permiten corregir formas erróneas y deficientes de transmitir la fe al hombre de hoy del primer mundo que vive en un contexto de una profunda crisis de fe y de increencia, y su lectura le facilitaría abrir los ojos a ese mundo de la increencia y de relación con otras religiones.
La lectura del libro invita a que el pensamiento metafísico que habla de Dios escuche la autocomunicación de Dios en la historia que se llama Jesús de Nazareth.
Se pregunta el Profesor Alonso Rodríguez, ¿si será desde la filosofía pura, desde la razón filosófica, donde podríamos ver esa «forma Christi», ese boceto de aquello que desde la mera y pura razón el hombre ya busca? Hay que hacer la experiencia, y esa experiencia es el paso de la razón a la fe, y ese paso se produce desde la filosofía a la teología pero siempre acompañada por la razón.
Comentarios
tracking