Fundado en 1910

13 de junio de 2024

Análisis económicoJosé Ramón Riera

La UE está a punto de perder su independencia alimentaria

Esperamos que la nueva Comisión se ponga a trabajar y derogar todas las partes absurdas de su política verde que tanto daño han hecho a la Unión Europea, pero sobre todo a la agricultura y a la industria

Actualizada 04:30

Acaba de iniciarse la campaña para las elecciones europeas del 9 de junio y creo que una de mis labores en las próximas semanas es tratar de explicar cómo está la Unión Europea y que ha pasado desde el 2019 hasta el 2023 en todos los aspectos de la economía, para ayudar a los votantes a entender al máximo posible donde estábamos, donde estamos y que ha pasado en la UE en este período de tiempo.

Las elecciones anteriores las ganó el Partido Popular Europeo y para poder nombrar a Úrsula von der Leyen como Presidenta de la Comisión Europea, pactó con los socialdemócratas y con los liberales. El gran problema que hemos tenido es que ésta quedó abducida por los socialdemócratas, en especial por Sánchez, se tornó verde y cuando digo verde quiero decir que abrazó con alegría todas las posiciones de izquierda de la agenda 2030 como propias.

En la última intervención en directo, con el resto de los candidatos a presidir la Comisión Europea, anunció que no le importaría pactar en los próximos cinco años con Giorgia Meloni, claramente la líder del ERC o Grupo Parlamentario conservador, donde se encuentra Vox y muchos más partidos conservadores de la Unión Europea.

Dado que las encuestas parecen dar ganador al Partido Popular Europeo, pero con una subida muy importante del Grupo conservador, esperemos que cumpla su palabra, retorne a la cordura, se deje de veleidades progresistas y de los socialdemócratas y verdes y se ponga a trabajar y derogar todas las partes absurdas de su política verde que tanto daño han hecho a la Unión Europea, pero sobre todo a la agricultura y a la industria.

La estrategia del Pacto Verde presentado por Von der Leyen en diciembre de 2019, ratificada en 2020 y puesta en marcha en 2021 ha tenido muy serias consecuencias para la economía europea, tales como que hemos crecido la mitad de lo que lo ha hecho los Estados Unidos y 3 veces menos que lo que ha crecido China.

Por eso son tan importantes las elecciones al parlamento Europeo, porque de ahí saldrá elegido el Presidente de la UE y el mantenimiento del Pacto Verde puede conllevar a que definitivamente la Unión Europea pierda su rumbo. Si la UE después del Brexit y del Pacto Verde pierde otro quinquenio, no solo habrá perdido una década, sino que habrá perdido algo más importante, el respeto de nuestros competidores, que siguen siendo China, sin duda, y los Estados Unidos que no saben muy bien lo que quieren que sean las relaciones entre las dos regiones.

En cualquier caso, he preparado algo que por farragoso no se suele elaborar casi nunca y es la evolución de los 10 sectores de actividades económicas, comparando como estábamos el 31 de diciembre de 2019 y como hemos terminado en el 2023.

En este cuadro podemos ver que la economía de la UE, en Valor agregado bruto, ha crecido un 4,3 %, que representa en definitiva crecer algo menos de un 1 % de media anual y algo más de media de 125.000 millones de euros entre los 27 países, lo que equivale a una ridícula cifra media de 4.750 millones de euros por país.

Pero si vemos los datos por sectores, vemos algo que a cualquiera no le debería dejar indiferente. Nuestro sector primario, la agricultura, ganadería y pesca, resulta que en este período ha decrecido un 2,5 % y ha pasado a representar ya solo un 1,6 % del total del valor de toda la economía.

Ninguna región del mundo, y menos la UE, debería de perder su independencia alimentaria y cedérsela a países terceros, que en un momento de crisis mundial o de conflictos mundiales, pueden llegar a generar una situación de penuria alimenticia.

Si a esto le añadimos que el sector industrial, que de forma independiente, es el primer sector económico de la UE, resulta que solo crece menos de la mitad de lo que crece el valor de la producción total y que hace que la industria pierda 0,5 puntos en el peso total, quedando en el 20 % y teniendo ya al comercio a punto de sobrepasarlo, es otro de los graves problemas que tiene la UE.

El sector primario y el secundario han pasado de representar el 27,1 % del total a caer a un 26,3 % en solo 4 años.

Mientras que en el sector servicios, los tres grandes ganadores, son la Información y las comunicaciones, con un crecimiento del 24,9 %, y hay que seguir haciendo que este sector crezca, porque en el futuro, esta será otra de las claves de nuestra capacidad de independencia. El segundo en crecimiento han sido los Servicios Profesionales y el tercero ha sido el de las Actividades Financiera.

Y, por último, un tema preocupante, la Administración Pública aunque ha crecido, un 3,7 %, sigue teniendo un peso del 18 %, que la coloca en tercer lugar de los sectores económicos y aquí sí que hay que tener mucho cuidado.

Esta es la gran consecuencia del Pacto Verde, que estamos a punto de perder nuestra independencia alimentaria y que nuestra industria ha perdido competitividad a nivel mundial y a estos dos sectores hay que darles la vuelta en los próximos 5 años.

Comentarios
tracking