19 de octubre de 2021

Alumnos de Educación Secundaria en clase.

Alumnos de Educación Secundaria en clase.Efe

Educación

El Gobierno adoctrinará en «Memoria Democrática» a los niños desde 12 años desde el próximo curso

El Ministerio está actualizando los currículos de Secundaria, Bachillerato y FP para amoldarlos a la Ley de Memoria Democrática. No será una asignatura en sí como Educación para la Ciudadanía, sino que impregnará varias

La Ley de Memoria Democrática que este jueves afronta su primer gran examen en el Congreso traerá cambios sustanciales a las aulas españolas para los niños a partir de 12 años.
El Ministerio de Educación y Formación Profesional se propone incluir la materia en el curso 2022-2023, sin tiempo que perder. Aunque no será una asignatura en sí como la polémica Educación para la Ciudadanía de José Luis Rodríguez Zapatero, sino que impregnará varias. Entre ellas, y según fuentes del departamento, Educación en valores Cívicos y Éticos (de nueva creación tras la aprobación de la nueva Ley de Educación en diciembre de 2020) y Geografía e Historia.
El artículo 44 del proyecto de ley de Memoria Democrática que está ahora en tramitación parlamentaria estipula en su primer apartado que se actualizarán los contenidos curriculares para Educación Secundaria Obligatoria, Formación Profesional y Bachillerato para que incorporen «el conocimiento de la historia y de la memoria democrática española y la lucha por los valores y libertades democráticas».
Y en su segundo apartado añade que los profesores tendrán que ponerse las pilas: «Las administraciones educativas adoptarán las medidas necesarias para que en los planes de formación inicial y permanente del profesorado se incluyan formaciones, actualización científica, didáctica y pedagógica en relación con el tratamiento escolar de la memoria democrática».

La actualización de los currículos

El Ministerio de Educación está trabajando desde hace meses en la actualización de los currículos básicos de Educación Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato, que fueron reformados por última vez en 2014. Se trata de una tarea que emprendió la anterior ministra del ramo, Isabel Celaá, y que tiene la misión de culminar su sucesora, Pilar Alegría.
Los currículos de Infantil y Primaria quedarán al margen de lo que el Gobierno define en su proyecto de ley como «la reivindicación y defensa de los valores democráticos y los derechos y libertades fundamentales a lo largo de la historia contemporánea de España, con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones en torno a los principios, valores y libertades constitucionales».

Los niños de Infantil y Primaria quedarán al margen de la memoria democrática

Pero, a partir de los 12 años y hasta que entren en la universidad, los niños y adolescentes españoles estudiarán el franquismo «sin equidistancia» , o eso sostiene el ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños. «La historia no puede construirse desde el olvido y el silenciamiento de los vencidos (…). El olvido no es opción para una democracia» reza el proyecto de ley.
De momento se desconocen los textos que tendrán que estudiar los alumnos, aunque el secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez López, sostuvo en septiembre en una entrevista en El Periódico: «La nueva Ley de Memoria insiste en el deber de memoria como garantía de no repetición. Y en ese deber de memoria hay un elemento fundamental: que la memoria democrática, la historia de la democracia, entre en la escuela, en la ESO, en las universidades, en la formación del profesorado, en las oposiciones… que las futuras generaciones conozcan lo que nos ha costado alcanzar la democracia, que se han producido hechos históricos democráticos que fueron abruptamente interrumpidos por golpes de Estado».
Zapatero con una familiar de una víctima.

Zapatero con una familiar de una víctima.ED

El PP y Vox se malician que esta ley traerá más «adoctrinamiento» a las aulas, como en su día la polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos que Zapatero impulsó para «formar ciudadanos libres y responsables», según la ley educativa aprobada en 2007, y que luego fue derogada por el Gobierno de Mariano Rajoy.
Diversas asociaciones de víctimas del franquismo, foros por la memoria y algunos profesores e historiadores a título individual vienen pidiendo al Ministerio de Educación que revise a fondo los libros de texto y borre cualquier atisbo de «teoría de la equidistancia», que definen así: «Cuando el relato de la cruzada deja de ser creíble y desde el régimen empieza a hablarse de guerra fratricida y de responsabilidad de ambos bandos», afirmaban en agosto en un manifiesto impulsado por Enrique Díez, profesor de la Facultad de Educación de la Universidad de León.
Desde la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (Concapa) nunca han sido partidarios de «introducir determinadas líneas transversales» que no hayan sido consensuadas, ya sea en «perspectiva e ideología de género o en memoria democrática».
De momento el Ministerio de Educación no aclara cuándo aprobarán los nuevos currículos con éste y otros cambios. Solo que será a lo largo de este curso para aplicarlos el próximo.