12 de agosto de 2022

Vistas de la residencia de La Mareta, en Costa Teguise (Lanzarote)

Vistas de la residencia de La Mareta, en Costa Teguise (Lanzarote)EFE

Sánchez lleva tres días encerrado en La Mareta mientras Zapatero recorre Lanzarote con normalidad

El presidente del Gobierno se encuentra de vacaciones en la isla, pero hasta el momento no hay ni rastro de él ni de su familia

El presidente del Gobierno llegó este miércoles a Lanzarote para dar comienzo a sus vacaciones en medio de la polémica generada por sus controvertidas recomendaciones de ahorro energético. El socialista pide a sus ministros que no lleven corbata si no es necesario, pero, en cambio, él usa un helicóptero para un recorrido de 25 kilómetros hasta la base aérea de Torrejón (Madrid), desde donde despegó el Falcon rumbo a Canarias.
Desde su llegada a Lanzarote parece que Sánchez no ha puesto un pie fuera del palacio de La Mareta, diseñado por César Manrique, y que el Rey Hussein regaló a Juan Carlos I, quien más tarde cedió la residencia a Patrimonio Nacional. Cierto es que La Mareta, ubicada en la zona de Costa Teguise, se rehabilitó a gusto del presidente el primer año que decidió veranear en Lanzarote. Uno de los primeros cambios que hizo y que no pasó inadvertido para los lugareños fue levantar más de cuatro metros los muros que rodean la finca.
Ni la Familia Real, que pasaba temporadas allí, ni otros presidentes del Gobierno buscaron transformar La Mareta en una especie de búnker. Intramuros, Sánchez cuenta con todo tipo de comodidades, entre ellas, varias canchas para jugar a baloncesto y al tenis, además de una playa privada en la que darse baños con total intimidad. Todo se puso a punto a finales de julio, cuando varios operarios arreglaron los jardines con esmero y limpiaron de algas y rocas la playa de la que ya disfrutan Sánchez, su mujer Begoña Gómez y las dos hijas que tienen en común.
La Mareta, vista desde el aire

La Mareta, vista desde el aireGoogle Maps

El plan de descanso que ha diseñado Moncloa para el mandatario, según diversas fuentes, consiste en ejercicio matutino, mientras que las tardes se destinan a cultivar la mente a través de la lectura. Eso sí, para salir a montar en bicicleta, otras de sus pasiones, lo hace en coche. A primera hora del día, a Sánchez se le lleva hasta una zona alejada de curiosos donde realiza alguna ruta de unos 50 kilómetros en mountain bike. Suele acompañarle Marcos Hernández, diputado socialista en el Parlamento de Canarias, quien practica este deporte desde hace más de tres décadas.
Como decíamos, ni rastro de Sánchez y su prole por la isla, pero sí que hay un trasiego de coches con lunas tintadas saliendo y entrando de la finca. En uno de estos vehículos, Sánchez y Begoña fueron hasta Famara para ir a saludar al expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero, quien también está de vacaciones en una casa que compró hace unos años en la isla. A diferencia de Sánchez, a Zapatero sí que se le puede ver comprando en una tienda o comiendo en un restaurante con total normalidad.
Uno de los coches tintados en el palacio de La Mareta

Uno de los coches tintados en el palacio de La MaretaEFE

Se espera que Sánchez pase 20 días en Lanzarote –Moncloa no ha revelado el día en que se marcha por temas de seguridad– pero parece que únicamente se le verá en el encuentro informal de este domingo con Ángel Víctor Torres, presidente del Gobierno de Canarias, y cuando viaje a La Palma para hacerse la foto de rigor cerca del Volcán de Cumbre Vieja.
Comentarios
tracking