09 de diciembre de 2022

Intención de voto en España según el barómetro de encuestas de El Debate

Intención de voto en España según el barómetro de encuestas de El Debate

Barómetro de encuestas

Sánchez termina su septiembre negro sin tocar fondo en los sondeos y a rebufo de Feijóo

El estreno del curso difícilmente podría haber sido peor para el presidente. Según el agregado de encuestas que publica El Debate, no solo no recupera intención de voto, sino que sigue cayendo

Septiembre no le ha sentado bien a Pedro Sánchez. Y menos aún las dos últimas semanas, desde que Juanma Moreno cambió el paso al presidente del Gobierno al anunciar la eliminación del impuesto de Patrimonio y, sobre todo, la deflactación del tramo autonómico del IRPF.
Intención de voto en España según el barómetro de encuestas de El Debate

Intención de voto en España según el barómetro de encuestas de El Debate

Sánchez termina el mes aún peor que lo empezó, en el 24,62 % de intención de voto. Según la última actualización del agregado de encuestas que publica El Debate, el líder del Ejecutivo sigue cayendo, sin que todavía haya tocado fondo. Alberto Núñez Feijóo retrocede ligeramente –poco más de tres décimas–, pero se mantiene muy firme en cabeza, con el 32,06 % de intención de voto y siete puntos y medio de ventaja.
El barómetro de encuestas recoge las 13 publicadas en las últimas semanas, sin incluir el CIS por su demostrado sesgo. Vox empieza a tomar un poco de aire, mínimo aún, en medio de los últimos movimientos de Macarena Olona, que especula con crear su propio proyecto político si Santiago Abascal no vuelve a contar con ella. Arrancó el mes en el 14,81 % y lo acaba en el 14,86 %.
Podemos sube por encima del 10 %, que venía siendo su techo de cristal en las últimas oleadas. Se sitúa en el 10,37 %, muy lejos de las expectativas que tiene puestas Sánchez en Yolanda Díaz: él sabe que solo tendrá opciones de seguir en La Moncloa la próxima legislatura si la plataforma Sumar desbanca de la tercera posición a Vox.
El que no despierta del coma es Ciudadanos: su intención de voto termina el mes en el 1,85 % de media. Y Más País se mantiene en valores parecidos a los de las anteriores oleadas: 2,75 % para el partido de Íñigo Errejón.

De la alegría a la desesperación

Sánchez se las prometía muy felices estrenando el curso con la creación de los dos impuestos temporales para las energéticas y la banca, que según los sondeos de opinión internos del PSOE tienen un amplio respaldo social. Hasta que Moreno le dio el segundo gran disgusto en tres meses, después de su mayoría absoluta en junio.
Desde el lunes 19 en que el presidente andaluz anunció su rebaja fiscal, Sánchez y el PSOE no han levantado cabeza. Ni siquiera con el paquete fiscal que, arrastrados por la marea, la ministra de Hacienda presentó el jueves, con rebajas en el IRPF para las rentas bajas y subidas para las altas.
Paquete que él defendió con ahínco este sábado en la clausura del Foro La Toja, en un discurso en el que defendió que no se puede tener un Estado del Bienestar como los nórdicos con una presión fiscal similar a la de los antiguos países de la órbita soviética. Y también arremetió contra los «partidarios de desarmar el sistema público de protección social»
Los socialistas han ido a remolque, bailando al son de la agenda que marcaban Feijóo y las comunidades del PP, especialmente Andalucía. El Ejecutivo andaluz tiene la teoría –cuentan a El Debate– de que Sánchez se ha resignado a tener a la Comunidad de Madrid enfrente, pero que no puede soportar que también Andalucía plante cara y batalla a sus políticas. Una tierra que hasta hace poco el PSOE consideraba suya.
El ministro José Luis Escrivá fue el primero que contravino la estrategia gubernamental, al mostrarse favorable a una recentralización de impuestos para atar en corto a las comunidades del PP. Pero lo que no esperaban en La Moncloa era la rebelión de presidentes autonómicos del PSOE que vino días después, con el valenciano Ximo Puig en cabeza.
Tales han sido las presiones internas que ha sufrido Puig en los últimos días que, durante su participación el viernes en el Foro La Toja, prefirió no confrontar su modelo con el de Moreno en una mesa de debate que ambos compartieron. Ahora solo quiere rebajar la polémica.
El curso difícilmente podría haber empezado peor para Pedro Sánchez: el PP le está ganando la batalla fiscal –si no se la ha ganado ya–, sigue retrocediendo en las encuestas sin atisbar el final, su socia está estancada y la suma de populares y Vox alcanza el 46,92 %, frente al 34,99 % de la suma entre el PSOE y Podemos.
Comentarios
tracking