30 de enero de 2023

Isabel Rodríguez, entre la vicepresidenta Calviño y la ministra Belarra

Isabel Rodríguez, entre la vicepresidenta Calviño y la ministra BelarraEFE

Estira la polémica

El Gobierno defiende su requerimiento a Castilla y León, sustentado en la nada

El Ejecutivo de Sánchez plantea que está en su derecho y obligación de presentar un requerimiento de incompetencia contra Mañueco, aunque no haya acto administrativo que lo sustente

El Gobierno está dispuesto a estirar todo lo que sea necesario la polémica suscitada en Castilla y León por un supuesto protocolo provida que ni ha sido aprobado por el Ejecutivo regional ni lo va a ser, como ha contado El Debate.
En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, la portavoz defendió la decisión de la Moncloa de plantear un requerimiento de incompetencia al Gobierno que preside Alfonso Fernández Mañueco, a pesar de que no existe ningún acto administrativo ni disposición de este último.
No hay un acuerdo del Consejo de Gobierno ni tampoco la más mínima alusión en el Boletín Oficial de Castilla y León, aunque en la Moncloa explican que la «vía de hecho» también es suficiente motivo para presentarlo. También señalan que, aunque el requerimiento de incompetencia no se ha utilizado mucho, está recogido en la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional. «No se lo ha inventado el Gobierno de España para esta ocasión», añaden fuentes gubernamentales. Antes que contra el Gobierno de Castilla y León, este mismo Ejecutivo lo empleó en el verano de 2019 contra la Generalitat de Cataluña por su Plan Estratégico de Acción Exterior y de Relaciones con la Unión Europea 2018-2022.
El movimiento del Gobierno es el paso previo antes de presentar un conflicto de competencia ante el Tribunal Constitucional de Cándido Conde-Pumpido. Un paso, éste sí, para el que Pedro Sánchez necesitaría algo más que un cruce de declaraciones entre el PP y Vox. Así que no tiene visos de producirse.
Durante su comparecencia, Isabel Rodríguez aludió a las explicaciones «contradictorias e insuficientes» de la Junta de Castilla y León. A pesar de que, el viernes por la tarde, su consejero de Sanidad escribió a la ministra Carolina Darias anunciándole que no existía tal plan, por el que ella le había preguntado en una carta previa.
La portavoz del Ejecutivo mandó un mensaje de «absoluta firmeza y tranquilidad» a las mujeres castellanas y leonesas y a los profesionales de la Sanidad. Según Rodríguez, el Gobierno de Sánchez hará todo lo necesario para impedir que «esta tropelía se consume».
Mientras ella comparecía en rueda de prensa, el presidente de Castilla y León colgó en Twitter una carta recién enviada a Pedro Sánchez quejándose de que actúe así contra una Comunidad que «siempre ha hecho gala de un sentido inquebrantable de la lealtad institucional». Y le garantizaba que su requerimiento será respondido expresamente «a través de los cauces formales oportunos».
Rodríguez fue preguntada al respecto, pero siguió con su guion preestablecido. «La ultraderecha nos quiere hacer retroceder a la España de 1985. Pero España va hacia adelante (…). No vamos a permitir que las mujeres de Castilla y León se sientan coaccionadas», añadió.
La portavoz del Gobierno negó que éste esté «participando en un debate político», sino que sostuvo que está «protegiendo» a las mujeres. «No estamos con un chascarrillo, ¿eh?», aseguró Rodríguez. Pero, en la misma comparecencia, cargó contra Alberto Núñez Feijóo por su «silencio calculado». «No es casual, ni es un silencio interesado. Es cómplice. El PP de Feijóo sigue anclado en la ley (del aborto) de 1985, la de supuestos», añadió.
Comentarios
tracking