07 de diciembre de 2022

Restaurante Manolo León

Restaurante Manolo León

Vete de mi parte

Manolo León, cocina de culto en el mapa de la Sevilla más alegre

Las almejas a la marinera tienen ese punto mágico que las hace distintas y una salsa de mojar pan, como tiene que ser

Me gusta Sevilla. Me gusta caminar por la luz y el encanto de una ciudad única. Me gusta entrar en sus tabernas, donde la gente participa de un homenaje diario al sabor y a la felicidad. Me gusta sentarme en una terraza, con el sol en los ojos y en el corazón, sentir a lo lejos, allá en lo alto, la fuerza de la Giralda en el vértice de una catedral tan sevillana como su entorno.
Me gusta ver a los remeros deslizarse por ese Guadalquivir de reflejos dorados, mientras la tarde se escapa por la Torre del Oro. Me gusta atravesar el puente de Triana y sumergirme en la autenticidad de un barrio, que huele a buen comer y a mejor vivir, siempre soñando con la Semana Santa para que la Virgen vuelva a ser la reina de Triana. Así es mi Sevilla, grande, optimista, vital, hermosa, múltiple y enamorada.
Pepe Domingo Castaño

Pepe Domingo Castaño

Hace unos días nuestra peña de Los Cabritos fuimos a su encuentro invitados por el Doctor Pablo Cariñanos. Allí estábamos, sintiendo Sevilla, Miguel Ángel Rodríguez, Antonio Gómez, Ernesto Alba, Juan Carlos Montero y yo, entrando en la taberna Morales para vivir con intensidad el tipismo y el éxito de uno de los templos sevillanos de la tapa y el garbeo.
Cerca de allí, Casa Ricardo seguía haciendo de sus croquetas un monumento a la verdad, y El Rinconcillo, y el Donald, y tantos otros lugares de culto que hacen de Sevilla la capital del tapeo y de la amistad. Recorrerla, de caña en caña, de chato en chato, de fino en fino –por aquí unos matrimonios de boquerón y anchoa, por allá unos montaditos de pringá– es vivir una aventura inolvidable.

Después de este paseo por lo más puro de Sevilla, nos esperaba una cena en Manolo León, un restaurante ubicado en pleno centro de la ciudad, en el barrio de San Lorenzo, en la calle Guadalquivir. Es una casa señorial de finales del siglo XIX y uno de los grandes referentes de la mejor gastronomía sevillana. Inaugurado en 1999 por los hermanos Agustín y Manolo León, se ha convertido en un restaurante de culto en el mapa culinario de la Sevilla de hoy.
En la mesa, junto a nosotros, los compañeros de Cope Sevilla José Manuel Oliva, Isaac Escalera, Víctor Rodríguez y Pepe Prieto, compartiendo mesa, mantel, chistes, música y alegría con Los del Río, Antonio y Rafael. Con ellos Sevilla es todavía más Sevilla. Empezamos por el jamón, algo inevitable en esta tierra. Presumen de tener uno de los mejores de la ciudad y tienen razón. El lomo no se queda atrás en calidad y categoría.

Las alcachofas crujientes fueron una sorpresa para todos por su originalidad y textura. Las almejas a la marinera tienen ese punto mágico que las hace distintas y una salsa de mojar pan, como tiene que ser. Luego, las setas, de las de verdad, aliñadas con gusto y distinción. Les aconsejo que prueben, cuando vayan, la cucharilla de mejillones gelificados o los chocos fritos, son excelentes. Y, por supuesto, las croquetas, una de las exquisiteces de esta casa que abrieron un menú lleno de vida y de sabor.
Terminamos con un lingote de presa ibérica, que fue el broche de oro a una cena servida por un equipo de sala de gran fuerza capitaneado por el gran jefe Manuel María en este restaurante único y acogedor, en un marco exquisito de belleza que lo distingue de todos los demás. Se lo recomiendo de corazón, Manolo León, en el corazón de mi querida Sevilla. Vayan de nuestra parte, si lo desean, y disfruten.

Manolo León

Calle Guadalquivir, 8
​41002 Sevilla
​Tfno. 954 37 37 35
Comentarios
tracking