Fundado en 1910

04 de marzo de 2024

La Infanta Elena

La Infanta Elena, en el Gran Café del Espejo

El histórico restaurante de Madrid que ha conquistado a la Infanta Elena

La hija mayor de Don Juan Carlos, acompañada de unos amigos, degustó la nueva carta del Gran Café el Espejo

Su decoración mantiene vivo el ambiente de los cafés literarios de principios del siglo XX. Mobiliario de madera, mesas y barras marmoleadas y unas preciosas vidrieras de colores por las que se cuela la luz. Gran Café El Espejo, inaugurado en 1990 y punto de encuentro de escritores e intelectuales, vuelve a brillar de la mano del empresario Aitor Enatarriaga. Recupera el esplendor de antaño, cuando era uno de los cafés más selectos de Europa, y ahora que las temperaturas se han desplomado, el interior de su pabellón acristalado con vistas al bulevar de Recoletos se convierten en un espacio privilegiado. A un paso de la Plaza de Colón, frente a la Biblioteca Nacional y a una calle del área de moda de Madrid, las Salesas.
Hace un par de semanas, el Gran Café Espejo recibía la visita de la Infanta Elena, acompañada de un grupo de amigos. Compartieron varios entrantes, como una ración de alcachofas, otra de puerros, croquetas y un tartar. Como plato principal, la hija de Don Juan Carlos se decantó por por el pollo picantón, mientras que sus acompañantes probaron los medallones de bacalao y el salmón. Lo acompañaron con vino tinto Habla del Silencio. Todo el grupo quedó encantado tanto con la comida como con el servicio.
Crema tibia de boletus con aceite de trufa y foie

Crema tibia de boletus con aceite de trufa y foie

Lo bueno de este restaurante es la flexibilidad de horarios. La carta, en gran formato, sigue arrancando a primera hora de la mañana, de 9 a 12, con desayunos a base de tostadas de jamón ibérico o salmón y aguacate y cruasanes recién horneados. En la carta principal para almuerzos o cenas, conviene destacar la incorporación de las lechugas vivas y los tomates de Tudela de la huerta de Floren Domezáin, o los pimientos al estilo Julián de Tolosa. En estos meses, una nueva selección de verduras navarras del terreno a la brasa acompañan a estas alternativas, así como una suculenta crema tibia de boletus con lascas de foie.
No faltan históricos, como un buen jamón, las croquetas, platos de huevos revueltos… En las carnes, la Infanta Elena hizo una buena elección con su pollo picantón y conviene probar también su carrillera ibérica guisada a la antigua o su hamburguesa con salsa de bacon e inyectable de cheddar en pan brioche. A estas recetas se añaden otras como como la pata de pulpo gallego a la parrilla con cremoso de patata, trufa y crujiente de parmesano o las albóndigas caseras de ternera con patatas.
Albóndigas de ternera

Albóndigas de ternera

En el apartado dulce cuentan con Paco Torreblanca, reconocido como mejor pastelero de España y del mundo. Su torrija de brioche y su cheesecake de camembert son solo dos de las más exitosas y dulces posibilidades a las que ahora se une una exclusiva tarta de chocolate belga by Jacob Torreblanca con la que hay que pecar.
El ticket medio por comensal en de 45 euros. Quizá la Infanta Elena vuelva a elegir el Gran Café El Espejo para alguna de las celebraciones que prepara para la semana del 20 de diciembre, día en el que cumple 60 años.
Comentarios
tracking