04 de diciembre de 2021

Ilustración de una Yurta, una vivienda tradicional de Mongolia, en la estepa Mongola

Ilustración de una «yurta», una vivienda tradicional de Mongolia, en la estepa MongolaGTRES

Picotazos de historia

Las tres tiendas de Genghis Khan: blanca, roja y negra

El guerrero mongol utilizó los colores de sus 'yurtas' para lanzar mensajes: exigir la rendición, amenazar o sentenciar la muerte

Tras unificar a todas las tribus de la etnia mongola que habitaban en el norte de Asia, el gran Genghis Khan decidió atacar los imperios situados al sur de la gran muralla: Liao, Kitan y Song. Los mongoles eran feroces guerreros, maestros en el combate en las estepas y  consumados jinetes y arqueros. Por ello, las ciudades amuralladas supusieron un difícil y nuevo obstáculo para ellos. Genghis, al tiempo que conquistaba los territorios más al norte, reunió entorno a él a gente cualificada de la que aprender nuevas técnicas y maneras de hacer la guerra y de gobernar a su creciente imperio. Siempre apreció el conocimiento donde lo encontraba, especialmente en aquellos que se mostraron más adecuados para alcanzar sus aspiraciones. Los mongoles pronto contaron con ingenieros que les permitieron dominar el arte del asedio o poliorcética y sus ejércitos se hicieron más complejos y flexibles.
Al sitiar una ciudad, el gran Khan ordenaba levantar su yurta (la vivienda tradicional de Mongolia) en un lugar bien visible desde la ciudad, mientras que sus tropas se afanaban en montar las máquinas de asedio y en localizar las canalizaciones que suministraban agua a los sitiados. El primer día, la yurta tendría una cubierta blanca, su significado era claro: «Rendíos y todas las vidas serán respetadas». Si no había respuesta de la ciudad, el segundo día la yurta cambiaría su cubierta por una de color rojo y su mensaje se volvía amenazante: «La vida de la población será respetada pero la guarnición será ejecutada». Si el Gobierno de la ciudad seguía negándose a rendirse ante él, el tercer día se cambiaba la cubierta por una de color negro: «Todos moriréis». Genghis Khan nunca tuvo que explicar el significado de los colores de su yurta, pero su mensaje llegó alto y claro a todos los territorios a donde fue.
tracking