15 de agosto de 2022

Guerra de Independencia de Argelia

Guerra de Independencia de Argelia

El golpe de Estado que llevó al general De Gaulle al poder

La República francesa no tiene una historia reciente tan democrática como a muchos franceses les gustaría

Los días 26 a 29 de julio de 1830 se produjo la revolución conocida por «Las Tres Gloriosas» que puso fin al gobierno de los Borbones en Francia, para dar paso a la monarquía de Luis Felipe de Orleans.
Unos días antes, el 14 de junio una fuerza militar gala, al mando del general Bourmont desembarcaba en Staoueli (Argelia), derrotó a las harkas moras tomando al asalto el 5 de julio Argel. Argelia pasaba a convertirse en una colonia francesa hasta 1962.
La proximidad de la costa argelina al sur de Francia y al levante español hizo que por más de un siglo franceses y españoles se asentase en la colonia de Argelia.

En 1954 guerrilleros independentistas argelinos comenzaron la guerra contra las tropas coloniales francesas destinadas en el territorio

Argel era la segunda ciudad en importancia de Francia. En 1959, los pieds-noirs eran 1.025.000 personas, cifra que representaba el 10,4 % de la población total de Argelia.
La ola de descolonizaciones había comenzado como consecuencia del final de la Segunda Guerra Mundial. En 1954 guerrilleros independentistas argelinos comenzaron la guerra contra las tropas coloniales francesas destinadas en el territorio, realizando asaltos a la fincas de los colonos, asesinando a cualquier occidental que caía en sus manos mientras ponían bombas y cometían atentados terroristas en las ciudades. La contestación por parte de las tropas francesas fue brutal.
La IV República francesa estaba en crisis. La guerra colonial de Indochina se cerró con la derrota de las tropas galas en Dien Bien Phu el 7 de mayo de 1954, derrota que ponía fin a la presencia francesa en Vietnam. Este desastre provocó de forma inmediata un cambio de gobierno en París.
La crisis de la IV República alcanzó su punto de máxima ebullición en 1958 cuando el Gobierno planteó la posibilidad conceder la independencia a los argelinos. Tanto en Indochina como luego en Marruecos los colonos blancos habían visto que la independencia suponía la pérdida de todo el trabajo invertido generación tras generación por los pieds-noirs en aquel país. Poco tiempo antes, en Marruecos, en 1956, con motivo de la independencia, se habían producido importantes matanzas de franceses y los colonos habían perdido prácticamente todo. Ni los colonos ni lo soldados coloniales estaban dispuestos a tirar por la borda la sangre y el esfuerzo invertido en Argelia.
Durante la llamada el general Jacques Massu, con el apoyo masivo del ejército colonial y de los pieds-noirs, tomó el poder en Argel y amenazó con un salto de sus tropas paracaidistas sobre París si el poder no se entregaba al general De Gaulle y se reconducía la política sobre Argelia. Massu era un héroe de la Segunda Guerra Mundial y pariente lejano del mariscal Ney.
Junto a Massu, jefe de la 10º División de Paracaidistas (DP) y vencedor incuestionable de la batalla de Argel de 1957, se agruparon los generales Raoul Salan, comandante de las fuerzas armadas francesas en Argelia, John Gracious del 10 ° DP, el Almirante Auboyneau..., etc.
En mayo de 1958 el putsch en la parte civil estaba liderado por Pierre Lagaillarde , diputado por Argel, oficial de paracaidistas en la reserva. Lagaillarde era un poujadista seguidor de Pierre Poujade, líder de un movimiento político y sindical francés que reivindicaba la defensa de los comerciantes y artesanos frente al peligro que suponían las grandes superficies comerciales aparecidas después de la Segunda Guerra Mundial, un movimiento muy crítico con la ineficacia del parlamentarismo de la IV República.

Un nuevo Napoleón volvía a entrar en París. Comenzaba la V República

Los partidarios del general de Gaulle querían un cambio radical en la política parisina, siendo su principal demanda el mantenimiento de la integridad de todo el territorio republicano, la continuación de la política de «pacificación», la guerra contra los insurgentes que se estaba desarrollando en los departamentos franceses de Argelia desde 1954.
La clase política de la IV Republica rechazó las demandas del general Massu y sus partidarios, pero las presiones del ejército metropolitano –que tomó la forma de golpe de estado no violento– terminaron por forzar el regreso del general De Gaulle al poder.
De Gaulle aceptó la investidura de jefe de Gobierno bajo la condición de promulgar una nueva constitución que le diese enormes poderes. Un nuevo Napoleón volvía a entrar en París. Comenzaba la V República.
De Gaulle llegó al poder de forma antidemocrática, traído por los militares de Argelia y con el apoyo incondicional de los pieds-noirs y de sus muchísimos simpatizantes en la metrópoli, y también con el apoyo de los harkis argelinos que luchaban a favor de Francia. Argelia seguiría incuestionablemente siendo parte de Francia.

De Gaulle utilizó por primera vez el término autodeterminación en relación a «el asunto argelino»

El general De Gaulle visitó Argel en junio de 1958 y afirmó al llegar «Te entendí», para luego gritar a pleno pulmón ¡Viva la Argelia francesa! En 1959, ya presidente de la República, se comprometió a seguir con la política descolonizadora.
El 16 de septiembre de 1959 De Gaulle utilizó por primera vez el término autodeterminación en relación a «el asunto argelino». En las salas de banderas de Argelia y en la calles de Argel y de Orán, y de muchos sitios de Francia, se interpretaron sus palabras, por aquellos que le habían llevado al poder, como traición.
El 24 de enero de 1960 Argel estalló, de manos de los argelinos blancos, en una revuelta de dimensiones hasta entonces desconocida. Comenzaba una guerra civil, de baja intensidad, no declarada en Francia.
Massu fue sacado de Argelia y llevado a la zona ocupada por Francia en Alemania, a los cuarteles de Baden-Baden. Fue reemplazado por el general Salan. El soldado que había llevado por la fuerza de la amenaza de las armas a De Gaulle al poder fue desterrado. Al poco tiempo Salan se pondría abiertamente contra De Gaulle. Fue la destitución de Massu, el hombre que había propiciado el «golpe de Estado gaullista», lo que hizo saltar ya todas las alarmas.

La guerra terminaba y más de un millón de franceses, y españoles que llevaban generaciones viviendo en Argelia tuvieron que abandonar el país

El 5 de julio de 1962 De Gaulle traicionaba a la mitad de Francia, a los que le habían llevado al poder. La V República Francesa reconocía la independencia de Argelia mediante los acuerdos de Evian. De Gaulle se cubrió las espaldas mediante unos plebiscito que, lógicamente, en Argelia certificaron el deseo de los argelinos de ser independientes. La guerra terminaba y más de un millón de franceses, y españoles que llevaban generaciones viviendo en Argelia tuvieron que abandonar el país.
Ni una parte del ejército francés, ni los pieds-noirs se conformaron. Para conservar Argelia para Francia iba a nacer la OAS, Organización del Ejército Secreto, que tendría como segundo objetivo que De Gaulle pagase con la vida su traición.
Comentarios
tracking