25 de septiembre de 2022

Detalle del cartel de la exposición del Museo Mori sobre 'Metabolismo: la ciudad del futuro'

Detalle del cartel de la exposición del Museo Mori sobre 'Metabolismo: la ciudad del futuro'MI moleskine arquitectónico

La modernización de Japón de la posguerra a través de la arquitectura: el Metabolismo

Fue una de las corrientes arquitectónicas cuya propuesta se basaba en comprender la ciudad como un órgano vivo donde los elementos arquitectónicos cumplían una función vital y contextual

Los años siguientes al fin de la Segunda Guerra Mundial no solo significaron para Japón una oportunidad para resurgir de las cenizas. La migración masiva y un explosivo desarrollo económico al tiempo que el país tenía por delante la reparación de la guerra, enfrentaron a este a una nueva modernización acelerada que obligó a los japoneses a transformar muchos aspectos de su vida.
Uno de estos aspectos fue sin duda la arquitectura, que, por un lado, se vio abocada a reconstruir los espacios arruinados por la guerra, mientras por el otro, tuvo el deber de pensar ciudades que pudieran contener las transformaciones del futuro. Esto, a su vez, afectaba al urbanismo y a las relaciones entre la población y su territorio, relaciones que se habían resquebrajado con el paso de la guerra.

Este movimiento buscó construir una arquitectura basada en el ciclo de la vida para responder desde ella a los problemas del Japón de su tiempo

El Metabolismo fue una de las corrientes arquitectónicas que buscaron responder a las transformaciones del Japón de la posguerra. Desarrollado en la década de 1950 y los primeros años de la década de 1960, este movimiento buscó construir una arquitectura basada en el ciclo de la vida para responder desde ella a los problemas del Japón de su tiempo. Su propuesta se basaba en comprender la ciudad como un órgano vivo y en expansión donde los elementos arquitectónicos cumplían una función vital y contextual.
«Metabolismo es el nombre del grupo en el que cada miembro propone diseños futuros de nuestro mundo venidero a través de dibujos e ilustraciones concretas. Consideramos la sociedad humana como un proceso vital, un desarrollo continuo desde el átomo a la nebulosa. La razón por la que usamos una palabra tan biológica, el metabolismo, es que, creemos, el diseño y la tecnología deben ser una denotación de la vitalidad humana».
Nakagin

La torre cápsula de Nakagin

En estas primeras líneas de un manifiesto publicado en 1960 se ven algunos de los objetivos de este grupo, los cuales también nos hablan de las necesidades históricas de los arquitectos e intelectuales en los años siguientes a la Segunda Guerra Mundial. Además del uso de una palabra y una concepción de sociedad explicadas desde la biología, el metabolismo buscaba desarrollar un trabajo en el que se encontraban el diseño y la tecnología con una mirada proyectada hacia el futuro. De ahí que muchas de las obras que llevaron a cabo o las que se quedaron en el diseño tuviese tantos detalles que trascendían los límites, incluso geográficos, de la ciudad moderna.
Esto puede verse en el trabajo de la mayor influencia para el metabolismo y uno de sus padres fundadores, el arquitecto Kenzo Tangue (1913-2005). La vida y obra de este arquitecto está atravesada por grandes ambiciones y una fama creciente que lo llevó a convertirse en uno de los arquitectos más relevantes del siglo. Entre sus proyectos más importantes está el diseño del Parque Memorial de la Paz de Hiroshima, erigido en el lugar donde cayó el ataque nuclear en 1945, el diseño de los dos gimnasios gemelos en el parque Yoyogi de Tokio y el famoso diseño de la Ciudad Marina. Su creciente figura internacional, por otro lado, no solo le otorgó fama y poder en su entorno, sino que permitió a los arquitectos de un Japón derrotado en la Segunda Guerra Mundial encontrar una nueva relevancia internacional.
Kenzo Tange frente a su Plan para Tokio en 1960

Kenzo Tange frente a su Plan para Tokio en 1960Mi moleskine arquitectónico

Sin embargo, el proyecto más ambicioso de Kenzo Tange y el movimiento metabolista fue el Plan Tokio, que se vinculaba a su vez a una gran visión sobre la transformación de Japón. Dicho plan buscaba superar la escasez de suelo expandiendo el territorio hacia bahía de Tokio. Con este proyecto, cuya ejecución estaba pensada para llevarse a cabo entre 1960 y el 2025, los metabolistas buscaban no solo superar la falta del suelo en el archipiélago, sino también encontrar una forma efectiva de sobreponerse a los terremotos y tsunamis, aprovechando al tiempo las nuevas tecnologías y diseños. Aunque al principio fue apoyado con creces, el proyecto fue consumido, igual que el metabolismo, por la urgencia del mercado y nunca llegó a verse realizado.

El movimiento no solo representó una vanguardia arquitectónica, sino que con el tiempo también fue poniendo la arquitectura al servicio de los intereses del Estado

Además de Tange, Kiyonori Kikutake, Kisho Kurokawa, Fumihiko Maki, y Noboru Kawazoe fueron los demás miembros fundadores de este grupo. Con el paso del tiempo diversos arquitectos y arquitectas fueron vinculándose al movimiento en el que convergían la expansión capitalista con los valores tradicionales de un Japón que no quería dejar detrás su propia expansión colonial comenzada en 1930. Así, el movimiento no solo representó una vanguardia arquitectónica, sino que con el tiempo también fue poniendo la arquitectura al servicio de los intereses del Estado.
Hoy en día es poco lo que se conserva del metabolismo en las calles de Japón. Con la escenografía de Osaka 70 desmontada al igual que la Aquopolis de Okinawa, la torre cápsula de Nakagin es la representante más relevante de esta ambición modernizadora. Sin embargo, lo que sí quedan son los archivos y planos de edificaciones nunca construidas y las cuales pueden darnos muchas pistas para comprender la historia del Japón.
Dada su estrecha relación con su contexto histórico, el metabolismo es una de las pruebas más evidentes de lo mucho que la arquitectura puede contarnos sobre la historia de un país. Desde el uso de determinados materiales, hasta el desarrollo de diseños y proyectos vanguardistas, la arquitectura (incluida en ella los edificios que vemos día a día y los que reposan diseñados en los archivos) nos muestra las tensiones entre los modelos de ciudad y las posibilidades que la historia ofrece a sus arquitectos.
Comentarios
tracking