18 de octubre de 2021

Primer Ministro ingles Boris Johnson

Primer Ministro ingles Boris JohnsonNeil Hall / EFE

Protocolo Irlanda del Norte

Boris Johnson prometió «machacar» el Protocolo de Irlanda del Norte a uno de sus políticos irlandeses

El gobierno británico se contradice, alegando horas antes que acatarían el nuevo acuerdo europeo en su mayoría

Mañana se reunirán David Frost, ministro de Brexit, y Maroš Šefčovič, vicepresidente de la Comisión Europea, con el objetivo de negociar una solución conveniente al problema del protocolo de Irlanda del Norte.
La Unión Europea ha presentado hoy un paquete de medidas bastante drásticas y de «largo alcance», con el objetivo de relajar la frontera entre Irlanda del Norte e Inglaterra para facilitar el movimiento comercial entre ambos. Ahora depende del gobierno británico aceptar estas propuestas; de no hacerlo, se interrumpirá el denominado «protocolo de Irlanda del Norte», que quita a Irlanda del Norte del territorio de aduanas de la Unión Europea. Esta decisión sería nociva para las relaciones entre Europa y Reino Unido.
Pero unas declaraciones hechas por un importante político irlandés ponen en duda la intención de Johnson de pactar con la Unión. Ahora la incertidumbre protagoniza la situación, ya que Reino Unido se contradice.
Ian Paisley, miembro parlamentario norirlandés, ha hablado hoy de una supuesta promesa por parte de Boris Johnson, en la que el primer ministro británico se comprometía a «pulverizar» el protocolo de Irlanda del Norte. La anécdota tuvo lugar en 2019, justo antes de una importante votación sobre el Brexit (en la que Johnson requería del voto irlandés).
Paisley contó la anécdota en directo con la BBC- meras horas después de que Dominic Cummings, antiguo consejero financiero en Downing Street, comentase que siempre tuvieron la intención de firmar el acuerdo – y que tan solo buscaban el «limar los cachitos» que no les gustaban.
«Boris Johnson me dijo personalmente que lo haría, que firmaría para cambiar el protocolo» continuó Paisley. Sin embargo, y con respecto a las declaraciones de Cummings, conjeturó que el gobierno inglés «había tomado un riesgo a corto plazo» y no pretendía que esto pasase con Irlanda del Norte.
Se dificultan las previsiones para el encuentro de mañana. Mientras que un importante miembro del gobierno británico señala que las nuevas medidas se adoptarán hasta cierto punto, como el propio Boris Johnson ya prometió en su día con arrasar con el protocolo irlandés. Confiemos en que estuviera mintiendo.