08 de agosto de 2022

El presidente chino, Xi Jinping, junto al ruso, Vladimir Putin

El presidente chino, Xi Jinping, junto al ruso, Vladimir PutinGTRES

Taiwán podría ser la Ucrania de China

Hay fundados temores de una posible invasión de Taiwán aprovechando el escenario de Ucrania

El 1 de diciembre de 2020 Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, presentó a los ministros de Asuntos Exteriores de los países miembros un informe elaborado por diez expertos independientes denominado NATO 2030: United for a New Era OTAN 2030: Unidos por una nueva era»). Este informe pronostica lo que debería hacer la Alianza para adaptarse a un entorno geopolítico cambiante e introduce por primera vez la descripción de China como un «desafío sistémico».
Su principal objetivo era trazar un nuevo camino para mejorar la cohesión y la política interna, contemplando que Rusia y China tienen por objetivo debilitar nuestras instituciones transatlánticas. El documento recomienda a los aliados dedicar «mucho más tiempo» y más «recursos políticos» a los desafíos de seguridad que esto plantea. De una parte, la OTAN debía fortalecer su resistencia a los ataques cibernéticos y a las campañas de desinformación que se originan en Pekín y evaluar mejor las implicaciones de seguridad de la estrategia industrial y tecnológica de China.
Reconoce que China no supone un desafío militar inmediato para la zona euroatlántica (como sí lo es inmediatamente Rusia) pero sí que China promociona un modelo de gobierno alternativo al occidental. Además, reconoce que el desarrolle de misiles de largo alcance y el crecimiento de su potencial militar, particularmente de ataque nuclear hace necesario que la OTAN desarrolle una estrategia nueva que contemple un nuevo orden mundial donde China es uno de los actores principales.
Este documente de 2020 recomendaba la creación de un órgano consultivo exclusivo para tratar los intereses de seguridad con respecto a China, así mismo como plataforma de diálogo.
El hecho es que, en este momento, en plena invasión de Ucrania por parte de Rusia, China podía alzarse como un nuevo invasor y «su Ucrania» sería Taiwán. La realidad es que un conflicto en lejano oriente no sería descabellado en un momento así. Desde que se proclamó la República Popular China, los nacionalistas establecieron su territorio en Taiwán, por eso desde 1949 China ha querido tomar este territorio.
China reclama la soberanía sobre la isla a la que considera una provincia rebelde. Estados Unidos el principal aliado militar en caso de conflicto bélico con China.
Fuentes de las fuerzas de seguridad nacional de la isla alertaban que Pekín podría aprovechar esta situación en Ucrania para comenzar una guerra de desinformación para sembrar la división entre la ciudadanía convenciéndoles de que Estados Unidos «no cumpliría su compromiso de defender Taiwán», de la misma forma que ha abandonado a Ucrania en este momento o incluso por su posible implicación en una mayor escalada en Europa, el gobierno norteamericano estaría poco atento o poco dispuesto a intervenir en el caso de que China llevase a afecto sus planes sobre la isla.
También las autoridades taiwanesas han alertado de trece incursiones en lo que va de mes, la anterior más reciente este mismo miércoles, cuando se detectaron dos aviones en esta zona.
Lo cierto es que Rusia está ocupando impunemente Ucrania y las sanciones parecen no preocuparle mucho, de hecho, está desarrollando una operación militar tan contundente como la que Hitler desplegó en septiembre de 1939 en Polonia con nombre en clave «Fall Weiss» (Asunto blanco) y que le permitió en un mes ocupar la nación hasta que las últimas unidades del Ejército polaco se rindieron.
La cuestión china es uno de los ejes principales de la Alianza Atlántica que ha ampliado su foco de atención hasta Asia, sobrepasando el espacio geográfico euroatlántico pero la más inminente amenaza allá se centra en los fundados temores de una posible invasión de Taiwán
Comentarios
tracking