04 de julio de 2022

Las letales

Las letales flechettes, que Rusia utiliza contra civiles en Bucha y en IrpinJosé Juan Gámez Kindelan

64 días de guerra

Una explosión de miles de clavos: las «bombas 'flechette'», arma letal de Rusia contra los civiles

De tres centímetros de largo, los pequeños dardos de metal se clavan en órganos vitales y luego es difícil detectarlos, por su tamaño

Cuando abrieron las fosas comunes de Irpin y Bucha –donde yacían miles de civiles, víctimas del bombardeo ruso– forenses y patólogos se enfrentaron a un post-mortem desgarrador. Muchos de los cadáveres tenían, incrustados en el pecho y la cabeza, pequeños dardos de metal.
Se trata de «flechettes», o clavos metálicos, otro artefacto más en el arsenal de atrocidades del ejército ruso. Los dardos viajan en obuses, disparadas desde un tanque o metralleta. Cada casquillo puede contener hasta 8.000 flechettes. Una vez disparados, y gracias a un detonador cronometrado, los obuses explotan en una lluvia de pequeñísimas agujas letales.
«Encontramos muchos objetos delgadísimos, como clavos, en los cuerpos de hombres y mujeres», explicó Vladyslav Pirovskyi, médico forense ucraniano, al periódico The Guardian. Para mayor horror, el descubrimiento de los dardos letales es casi imposible: «Es muy difícil encontrarlos dentro del cuerpo, son demasiado finos», agregó el doctor.
Así funcionan las bombas de flechettes

Así funcionan las bombas de flechettesJosé Juan Gámez Kindelan

Los expertos acudieron al lugar, y confirmaron que eran las flechettes, diminutos proyectiles antipersona, que se utilizaron abundantemente en la Primera Guerra Mundial.
Pero la idea existe desde hace siglos; su diseño está inspirado en la temible «lluvia de acero» de la antigüedad y la Edad Media. Antaño, el ejército romano disparaba flechas emplumadas en masa, que volaban desde el cenit a una velocidad tremenda, y cernían a sus enemigos bajo un chaparrón de puntas afiladas.
Las flechettes modernas (del francés pequeña flecha) miden entre 3 y 4 centímetros. Al liberarse del obus, se dispersan en un arco cónico de 300 metros de ancho y 100 metros de largo. Cuando impactan contra el cuerpo de la víctima, el dardo pierde rigidez y se dobla como un gancho.

En Irpin y en Bucha

Los residentes de Bucha y de Irpin, ciudades cercanas a Kiev, encontraron sus jardines sembrados de artillería: cientos de estos proyectiles metálicos de tres centímetros, enterrados en la hierba, oxidándose bajo la lluvia.
De acuerdo con las declaraciones de varios testigos locales, las fuerzas rusas dispararon flechettes a diestro y siniestro, en zonas residenciales repletas de civiles, días antes de su retirada de la zona a finales de marzo.
Es otro tipo más de munición para infligir daños brutales, utilizado por Rusia en Ucrania. También se acusa al ejército de Putin de utilizar bombas de racimo ilegales, y artillería indiscriminada en áreas pobladas por civiles.
Aunque la ley internacional no prohíbe el uso de las flechettes, las organizaciones de derechos humanos hacen campaña desde hace décadas para impedir su uso.
«Las flechettes son una arma antipersona diseñada para traspasar y penetrar vegetación densa, y golpear un grupo grande de soldados enemigos. Nunca deberían utilizarse en zonas de civiles», denunció Amnistía Internacional.
Comentarios
tracking