Fundado en 1910

29 de mayo de 2024

Andrés Manuel López Obrador en su rueda de prensa mañanera en la residencia de Los Pinos

Andrés Manuel López Obrador en su rueda de prensa mañaneraEfe

México

López Obrador intenta reformar la Constitución para vengarse y cambiar el sistema electoral

El presidente de México considera corrupto y caro el Instituto Nacional Electoral (INE) que confirmó su derrota en las elecciones de 2006 y 2012

Andrés Manuel López Obrador, AMLO para los mexicanos y para Miguel Ángel Revilla, quiere sacarse la espina de la derrota de las elecciones de 2006 y 2012 para siempre.
El presidente de México está convencido de que entonces, especialmente en el 2006, le robaron la victoria y dice que quiere evitar que la escena vuelva a repetirse con otro candidato.
La idea es sacar adelante una reforma total del sistema mediante modificación de la Constitución. El amigo del presidente de Cantabria, y enemigo de la hispanidad, pretende incorporar el voto electrónico, abolir los órganos electorales y centralizarlos en un único ente: el Instituto Nacional de Elecciones y Consultas.
De paso, AMLO intenta meter la tijera al número de legisladores. La propuesta, aparentemente razonable dado el número de diputados (500) y de senadores (128), choca con la resistencia de la oposición que lee, entre líneas, que se avecina un golpe bajo del presidente para concentrar más poder.
La discusión promete tener momentos de alta tensión y el Gobierno, todavía, no tiene garantizado que pueda sacar adelante su proyecto.

Proyecto a debate

«Hoy se envía nuestra propuesta para que en el Congreso se analice, se debata y en su caso se apruebe», anunció López Obrador durante la «mañanera» de hoy, su comparecencia matutina con los medios.
Entre la letra pequeña y la grande, el presidente propone eliminar los legisladores «plurinominales». Se trata de aquellos que se adjudican en función de la votación que obtienen los partidos.
De lograrlo, el número de diputados pasaría de 500 a 300, mientras que el de senadores se reduciría de 128 a 96.
El gobierno también plantea disolver el Instituto Nacional Electoral (INE), así como los entes electorales estatales para reemplazarlos por el Instituto Nacional de Elecciones y Consultas, que tendría alcance nacional.
Em este caso, estaría formado por un consejo directivo de siete miembros, -informa Afp- frente a los 11 actuales del INE. Actualmente los consejeros del organismo son elegidos por la Cámara de Diputados y su período es de nueve años.

El más caro del mundo

López Obrador es un severo crítico del INE, al que acusa de haber avalado fraudes cuando compitió por la presidencia en 2006 y 2012, además de calificarlo como el órgano electoral «más caro del mundo».
En el 2006 AMLO no aceptó la derrota y convocó un millón de personas en campamentos en el zócalo para exigir un nuevo recuentro de votos.
«Lo que queremos -insistió está mañana- es que haya una auténtica y verdadera democracia en el país y que se termine con los fraudes electorales».
La iniciativa propone además limitar la entrega de recursos públicos a los partidos políticos para las campañas electorales al eliminar el actual modelo de financiamiento permanente. Otra novedad es la incorporación del voto electrónico.
La reforma, que modificaría 18 artículos constitucionales y sumaría siete transitorios, requiere los votos de al menos dos tercios de los diputados (334 de 500), es decir, la «mayoría calificada».
Esta es una meta difícil para el oficialismo y sus aliados que apenas suman 277 votos, insuficientes para materializar la venganza de AMLO contra el INE.
Comentarios
tracking