Fundado en 1910

24 de junio de 2024

DeSantis

Ron DeSantis se dirige a sus votantes tras su victoria electoral en FloridaAFP

La pelea fratricida entre Trump y DeSantis por la candidatura republicana a las presidenciales de 2024

Ante la aparición en el firmamento republicano de la estrella de Ron DeSantis, muchos partidarios de Donald Trump comienzan a dudar de su apoyo al magnate

La vaticinada «ola roja» republicana de las pasadas elecciones legislativas en Estados Unidos no se produjo.

A pesar de la victoria republicana en la Cámara de Representantes, el principal efecto de las legislativas ha sido una guerra civil abierta en el seno del Partido Republicano entre el expresidente Donald Trump y el reelegido gobernador de Florida Ron DeSantis.

Trump anunció hace unos días que volverá a presentarse a las presidenciales en 2024. DeSantis no ha exteriorizado su voluntad de presentarse, pero a la vista de sus buenos resultados, pocos dudan que se postulará.

Hay otras posibles candidaturas: el exsecretario de Estado Mike Pompeo o el exvicepresidente Mike Pence son nombres que suenan con fuerza.

Sin embargo, sólo un perfil como el de DeSantis, sobre todo tras el respaldo recibido en las elecciones a gobernador, tiene claras opciones de aunar votos en ambas corrientes enfrentadas del Partido Republicano e, incluso, arañar votos entre los Demócratas descontentos con Biden.

Lo que está claro es que Trump ha encontrado a su bestia a batir en la persona de Ron DeSantis, un rival que, por otro lado, parece hecho como la horma del zapato del polémico magnate.

Este antiguo alumno de Yale y Harvard, capitán de Corbeta, miembro de los SEAL de la Marina de Estados Unidos y veterano de la guerra de Irak no se deja amedrentar ante la arrolladora personalidad de Trump.

Como gobernador de Florida ha defendido con firmeza sus principios. Luchó contra la ideología de género y el adoctrinamiento woke impuesto por la administración Biden en las escuelas.

Puso coto a las terapias transgénero con el acento puesto en la protección de los menores frente a cirugías irreversibles y tratamientos experimentales.

Pero donde ganó enteros entre el electorado republicano más conservador, aquel que apoyó masivamente a Trump, fue en su batalla contra la poderosa Disney.

El gobernador de Florida no dudó en eliminar el estatus particular que ostentaba la compañía en Florida y que le permitía funcionar con una inmensa autonomía política y jurídica en los límites de su parque temático en Orlando.

La chispa que provocó el incendio fue la oposición hostil de Disney a la política de DeSantis contra la ideología de género.

En resumen: DeSantis ostenta una voluntad fuerte y una firme ideología conservadora que resta muchos seguidores a Trump, a la vez que defiende un escrupuloso cumplimiento de la legalidad constitucional estadounidense, lo que también le aportaría el apoyo de los republicanos contrarios al expresidente.

Ante la aparición en el firmamento republicano de la estrella de Ron DeSantis, muchos trumpistas comienzan a dudar de su apoyo al magnate.

Como prueba, la posición de la presidenta de la rama local del Partido Republicano en el norte de Wisconsin, Terri Burl, recogida por The Guardian.

Además de predecir que la contienda republicana dejará «mucha sangre en el suelo», Burl confió en que Trump no gane las primarias republicanas y no se presente en 2024. «Tiene demasiado equipaje. Hace falta sangre nueva», afirmó la que fue una de las fundadoras de Mujeres por Trump.

Comentarios
tracking