Fundado en 1910

20 de julio de 2024

El cardenal alemán Gerhard Müller

El cardenal alemán Gerhard MüllerPaula Argüelles

«No estuve de acuerdo con la renuncia de Benedicto XVI»

Su relación con Ratzinger, la relevancia de Juan Pablo II en la caída del comunismo, las críticas al Papa y a la UE: son los temas de los que ha hablado el cardenal Müller en una entrevista concedida al medio italiano Secolo

«Estoy preocupado»: así empezaba sus declaraciones el cardenal Gerhard Ludwig Müller cuando le preguntaron sobre la situación en Polonia, que visita regularmente. Explicó como este país tiene «una historia especial» y que «solo gracias a Juan Pablo II y el sindicato Solidaridad» cayó «el oscuro imperio del comunismo». Sin embargo, el cardenal cree que ahora «vuelve a caer la oscuridad sobre Polonia, también por culpa de la UE, que quiere destruir Polonia como bastión del cristianismo, con un gobierno socialista que lucha contra los símbolos del cristianismo, la Cruz, las fiestas, los símbolos: quieren eliminar a los católicos, como hizo el nazismo, se respira muy mal ambiente». Sostiene que Europa sin cristianismo «no es nada, no existe, es solo burocracia, compromiso».

El cardenal afirmó que la política puede ser una «amenaza para el mundo católico cuando esta quiere interferir en la libertad religiosa». Por otra parte, al igual que cree que «sobre temas que atañen a la antropología, el derecho natural, la moral católica, los políticos deben abstenerse y no hacer propaganda», la Iglesia, a su vez, «no debe dejarse instrumentalizar», puesto que está para «presentar la doctrina, no para dar opiniones personales».

En referencia a este tema, Secolo quiso saber su opinión sobre las recientes polémicas que han girado en torno al Pontífice, causadas por sus palabras sobre el «mariconeo» en los seminarios: «El Papa», respondía, "es un maestro de la fe y debe explicarla públicamente, no dar respuestas convenientes en público que luego son utilizadas por los que hacen política para decir, el Papa dijo, el Papa nos bendijo… eso es política, la Iglesia no busca consensos, no legitima comportamientos fuera de la Doctrina, sino que marca el camino que considera correcto, luego cada uno es libre de seguirlo o no».

En la entrevista, no faltó hablar sobre su relación personal con Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, y con el Papa Francisco, ya que este le destituyó como Cardenal Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe en 2017, a lo que respondió que: «Nunca he criticado al Papa públicamente, solo he respondido a preguntas de los fieles y periodistas: siempre he explicado una cosa simple, que la doctrina católica, la cuestión de la Fe y la moral son más importantes que la política vaticana».

Además de su relación con el Papa Francisco, Müller habló de Benedicto con el que compartía nacionalidad. El cardenal lo conoció cuando era profesor: «Era el típico conferenciante alemán, estudioso, muy bien preparado».

Siete años más tarde de que Ratzinger se convirtiera en el Papa Benedicto XVI, confió la habitación de su anterior casa al cardenal Müller, al que le dijo «esperaba la persona idónea», cuenta emocionado el cardenal en la entrevista para Secolo.

Sobre si compartió la decisión de Benedicto XVI cuando renunció a la Sede Petrina, en febrero de 2013, el cardenal respondió de forma contundente : «No estuve de acuerdo, para mi el Papa tenía que ir hacía adelante hasta el final: no se lo dije, respeté su decisión, pero si me hubiese pedido opinión le habría dicho de esperar. Se que estaba cansado, que tenía dificultad en gestionar la maquina del Vaticano, pero podía hacerlo».

Comentarios
tracking