24 de septiembre de 2022

Portada de «La batalla política contra ETA» de Carlos de Urquijo

Portada de «La batalla política contra ETA» de Carlos de UrquijoAlmuzara

'La batalla política contra ETA': en defensa de España y la libertad

La necesaria autobiografía de Carlos de Urquijo nos recuerda que hubo un tiempo en que nuestras libertades más elementales y los derechos fundamentales de una parte de la ciudadanía peligraron gravemente durante muchos años en el País Vasco

14 de junio de 2003. Cualquiera con un poco de memoria recordará con enorme tristeza los graves incidentes que se produjeron en muchos ayuntamientos del País Vasco cuando, por primera vez, la denominada izquierda abertzale –Euskal Herritarrok– iba a dejar de tener representación municipal, gracias a la aplicación de la recientemente aprobada Ley de Partidos. Los radicales protagonizaron graves disturbios en numerosos municipios en señal de protesta por haber quedado excluidos de la cita electoral.
El caso del Ayuntamiento de Llodio quedará para siempre grabado en la retina de todos. Unos jovencísimos Santiago Abascal y Carlos de Urquijo acudieron con enorme dignidad y responsabilidad a la toma de posesión de sus cargos electos, rodeados de cientos de proetarras que les insultaban, escupían, amenazaban y golpeaban sin cesar. Ese día, el compromiso con España y la causa de la libertad quedaron perfectamente representados en la figura del autor que hoy nos ocupa, y de tantos otros, por su reciente obra autobiográfica titulada La batalla política contra ETA.
Portada de «La batalla política contra ETA» de Carlos de Urquijo

almuzara y fundación villacisneros / 144 págs.

La batalla política contra ETA

Carlos de Urquijo

Afortunadamente, la banda terrorista ETA ya no mata y este último episodio que acabo de relatar nos resulta remoto y distante, como si sucesos así no pudieran ocurrir en el contexto político actual (¿quizás en Cataluña?). El problema es que el proyecto político de ETA, a pesar de tantos años de miedo, odio y asesinatos, sigue muy presente en el panorama político y social de hoy. Por eso es tan importante que, hombres tan íntegros como Carlos de Urquijo, sigan recordando a través de sus vivencias personales que hubo un tiempo en que nuestras libertades más elementales y los derechos fundamentales de una parte de la ciudadanía peligraron gravemente durante muchos años en el País Vasco.
El libro pretende luchar contra la manipulación y el blanqueamiento de ETA y su brazo político y, por ende, del proyecto nacionalista vasco en su conjunto. Tal y como destaca el propio autor, la obra es una «obligación moral» con los principios constitucionales, con los que dieron su vida por defender a España y con las generaciones más jóvenes, para que entiendan que la libertad de la que hoy disfrutan es fruto del trabajo y el sacrificio de muchos españoles que con tanta generosidad dieron hasta su propia vida por tan noble causa.

Es importante que hombres íntegros como Carlos de Urquijo sigan recordando a través de sus vivencias personales que hubo un tiempo en que nuestras libertades más elementales peligraron gravemente en el País Vasco

La batalla política contra ETA, con un estilo tremendamente cercano, ameno y directo, hace un repaso autobiográfico desde sus inicios políticos de juventud en Alianza Popular, el paso como edil por el Ayuntamiento de Llodio, su etapa como diputado del Parlamento del País Vasco o su responsabilidad al frente de la Delegación del Gobierno en su comunidad autónoma natal. Además, Urquijo es especialmente crítico con la posición mantenida por el Partido Nacionalista Vasco a lo largo de todos los años de violencia terrorista: «El PNV fue corresponsable de la pervivencia del fenómeno terrorista durante tanto tiempo. O, dicho de otro modo, cómo el PNV pudo contribuir, y no quiso, a que este fenómeno fuera más y mejor combatido por la sociedad vasca».
Mención especial merece su último capítulo, referido a su trayectoria dentro del Partido Popular, desde la llegada de su amiga María San Gil a la presidencia del PP vasco en 2004 –María es autora del prólogo, una magnífica síntesis personal y política del autor– hasta la falta de apoyos que comenzó a tener dentro de su propio partido por mantener intactos sus principios en la lucha contra el totalitarismo de ETA y su entorno.
En la actualidad, Carlos de Urquijo sigue trabajando por los principios que siempre ha creído y defendido, ahora desde Madrid y fuera del ámbito estrictamente político: España y la libertad. La Fundación Villacisneros, responsable de la edición de este libro junto a la Editorial Almuzara, acogió desde hace algún tiempo a la Asociación Esteban de Garibay, la cual puso en marcha el autor a finales de 2018 para fortalecer la idea de España en las provincias Vascongadas.
Es de justicia reconocer la valentía de Carlos de Urquijo a la hora de escribir esta obra. Si no queremos que el terrorismo vuelva a intentar imponer por medio de la violencia sus objetivos políticos, merece la pena que sigamos contando al mundo qué es lo que realmente sucedió durante tantos años en España, que hubo unos que asesinaron, hirieron y amenazaron a otros por tratar de imponer unas ideas, rompiendo la convivencia y cercenando las libertades de un sector de la población no nacionalista. El libro es un acto de responsabilidad y, por tanto, una defensa firme de la libertad.
Comentarios
tracking