02 de julio de 2022

Patera localizada por la Guardia Civil en 2019

Patera localizada por la Guardia Civil en 2019Guardia Civil

De Bangladesh a España por 12.000 euros: así trabajan las mafias de la inmigración

La Policía desarticula una organización dedicada al transporte ilegal de migrantes de Bangladesh

La desarticulación de una organización internacional dedicada a la inmigración ilegal de personas procedentes de Bangladesh ha destapado las míseras condiciones en las que viajan las víctimas de las mafias migratorias.
Tres personas han sido detenidas en España, dos en Alicante y una en Madrid, que formaban parte de una red internacional de inmigración ilegal. Los detenidos en España se encargaban del tramo entre Marruecos y España, pero ha dejado al descubierto el sufrimiento de las víctimas a lo largo de todo el trayecto.
Los migrantes eran captados en Bangladesh. Desde allí, a través de varias organizaciones que formaban parte de una misma red, eran transportados hasta Marruecos y de allí a España. El viaje duraba más de un año y para realizarlo, las víctimas tenían que pagan una cantidad que rondaba los 12.000 euros.
Según ha podido constatar la Policía Nacional, las formas en las que viajaron de Marruecos a España el 26 de noviembre de 2019 da una idea del trato que recibían los migrantes por parte de los integrantes de las mafias. Según explica el cuerpo policial, el último tramo del viaje partía de Nador (Marruecos) «en una embarcación muy pequeña en proporción a su ocupación la cual presentaba deficiencias visibles por lo que los integrantes de la organización golpearon con palos y amenazaron a punta de cuchillo a los migrantes para que estos subieran a la embarcación, doblegando así su voluntad». 
«Una vez en ruta con destino a España», continúa narrando la Policía Nacional, «el motor dejó de funcionar y la embarcación antes mencionada comenzó a hundirse. Fallecieron migrantes de origen subsahariano y de Bangladesh y sus cuerpos fueron arrojados al agua. Las embarcaciones no cumplían las mínimas condiciones de seguridad, dado que los miembros de la organización no facilitaban chalecos salvavidas, haciéndoles entrega únicamente de cámaras de aire de color negro deshinchadas sin preocuparse de si sabían nadar». En este naufragio fallecieron siete migrantes.

De Marruecos a España por 5.000 euros

Los miembros de la organización criminal estaban asentados en Bangladesh, India, Mali, Dubái, Argelia, Marruecos y España. Uno de los cabecillas de la organización se encontraba en la ciudad de Madrid, donde facilitaba al tráfico de personas de origen bangladesí hacia España. Gestionaba la recepción de los migrantes tras cruzar de Argelia a Marruecos de forma clandestina, después de ser asistidos por los pasadores de la organización. También se encargaba del alojamiento de los migrantes en una red de pisos ubicados en Fez, Tánger y Rabat, así como del cruce en embarcaciones desde Marruecos a España.
La organización cobraba una media de 12.000 euros a cada migrante por el tránsito hacia el destino. De esta cifra, 5.000 euros correspondían al cruce de Marruecos a España utilizando embarcaciones, cantidad que retenía el colaborador asentado en Madrid a cambio de un porcentaje de la misma. Se estima que los beneficios obtenidos por la red criminal, establecida en todos los países de la ruta migratoria entre Bangladesh y España, podrían ascender a millones de euros.
Comentarios
tracking