17 de agosto de 2022

Detención de uno de los integrantes del Daesh

Detención de uno de los integrantes del DaeshEFE

Terrorismo  Las nuevas formas de adoctrinamiento del Daesh en las cárceles: banderas y cartas

Los presos incorporaban un «lenguaje de contenido belicoso, victimista y político» con la idea de tener paciencia al considerar injusto que estuviesen encarcelados, y daban esperanza ante la «oportunidad de vengarse cuando saliesen»

El yihadismo es una de las tipos más fuertes de terrorismo, en ocasiones nuestro país se ha visto afectado por atentados por parte de los seguidores de esta ideología fundamentalista islámica. El más reciente es el atropello de la Rambla de Barcelona en 2017 que se llevó la vida de 13 personas. Muchos de estos terroristas mueren tras acometer tal barbarie, pero otros sobreviven y son encarcelados, es en estos lugares donde en ocasiones se hace propaganda de esta ideología extremista.
Las fuerzas de seguridad hallaron en 2018 pintadas de consignas, lemas o banderas del Daesh en celdas de varias cárceles del país atribuidas a presos acusados de integrar el llamado «frente de cárceles», que además se intercambiaban cartas con «retórica terrorista con el objetivo de animar a no abandonar la yihad».
Este modus operandi lo ha explicado uno de los responsables de la investigación que ha acabado con cinco acusados sentados en el banquillo de la Audiencia Nacional por un delito de constitución de grupo terrorista por el que la Fiscalía pide para ellos 12 años de cárcel.
El grupo terrorista Daesh, foto de archivo

El grupo terrorista Daesh, foto de archivoAFP

Uno de los acusados es Mohamed Achraf, que ya fue condenado por liderar un célula en 2004 que planeaba atentar en la capital. En él se centró la investigación en octubre de 2018 cuando aparecieron una serie de pintadas en la prisión de Estremera que, posteriormente, se le atribuyeron. Además, durante la investigación descubrieron que el antiguo líder yihadista mantenía «una relación epistolar con varios compañeros de prisión».
Aquellos días, las fuerzas de seguridad intervinieron 17 centros penitenciarios, con entradas y registros simultáneos en celdas, incluida la de Achraf, a quien le incautaron un conjunto de cartas con «banderas del Daesh y retórica terrorista», ha indicado el agente encargado de la investigación.
Detención de un terrorista del Daesh

Detención de un terrorista del DaeshEuropa Press

En los escritos, Achraf comenzó a dibujar dos banderas de la organización terrorista enfrentadas tres días después de los atentados yihadistas de Cataluña de agosto de 2017. El agente ha situado el origen del llamado «frente de cárceles» entre noviembre y diciembre de 2016, cuando Achraf coincidió con otro acusado, Mohammed El Gharbi, en la cárcel de Estremera, donde al parecer se comunicaban a través de las paredes.
Los investigadores fueron comprobando que los acusados incorporaban cada vez más un «lenguaje de contenido belicoso, victimista y político» con la idea de que los internos tuviesen paciencia al considerar injusto que estuviesen encarcelados, y daban esperanza ante la «oportunidad de vengarse cuando saliesen».
La cárcel de Extremera no es la única que ha sido un foco de proliferación terrorista, también se han hallado pintadas en otros centros como el de Valdemoro o Murcia II.
Comentarios
tracking