07 de agosto de 2022

Elvis en un fotograma de  Blue Hawaii

Elvis en un fotograma de Blue Hawaii

Elvis y la camisa hawaiana

La Aloha Shirt ha entrado a formar parte de la moda «guay»

De horterada kitsch a prenda actual, ha cambiado bastante la percepción que sobre la camisa hawaiana se tenía. Gucci vende algunos de sus ejemplares a 800 euros y Brad Pitt se las endosa en su cuerpo serrano. La «Aloha Shirt», tantos años confinada a Hawái y Florida, ha entrado a formar parte de la moda «guay». Veamos su curioso origen.
Los primeros ejemplares se lucieron en Hawái en los años 20, cuando las japonesas emigrantes allí adaptaron sus kimonos al calor de las islas, cortándolos para sí y para sus maridos. Los japoneses, que siguen siendo la mayor población flotante de visitantes del archipiélago de Hawái, adaptaron los dibujos de paisajes nipones –incluido el Monte Fuji– que se utilizaban en sus kimonos. En torno al 1935, Rube Hauseman comenzó a vender las camisas hawaianas que sus amigos surferos luego llevaban al entonces popular bar Rathskeller en Honolulu. La marca Kahala se fundó en 1936 y Ellery Chun lanzó su colección King-Smith patentando la denominación de «Aloha Shirt».
Aloha Shirt de Gucci, a la venta en Farfetch

Aloha Shirt de Gucci, a la venta en Farfetch

Se calificaba la vida en las islas como paradisíaca y comenzaron a recibir turismo de un modo importante. En un tiempo económicamente duro en los Estados Unidos, se puso de moda el deporte de la musculación, el personaje de Superman y las camisas Aloha, que mentalmente aportaban un cierto relax a la vida en las grandes ciudades.
No obstante, el mito de Hawái como paraíso perdido y pacífico se hundió tras el ataque de los japoneses a Pearl Harbor en 1941, y se comenzaron a fabricar vestimentas militares en lugar de la camisa hawaiana. Y una prenda, quizás más bien femenina, se convirtió en masculina al llevarla los ricos y famosos, desde Bing Crosby hasta Elvis Presley, que la hizo famosa en los 60 a través de sus películas hawaianas, como Blue Hawái. A partir de entonces, desde presidentes como Harry Truman o Richard Nixon hasta actores y cantantes conocidos, la hicieron suya en los meses de estío. En los últimos años, esta sublime horterada de la que existen honrosísimas excepciones, está incluida en las colecciones de Gucci, Pucci, Superdry y hasta Polo Ralph Lauren, conocido por ser un clásico.
Comentarios
tracking