30 de septiembre de 2022

El expresidente de EE.UU. Donald Trump y el exdiputado británico Nigel Farage

El expresidente de EE.UU. Donald Trump y el exdiputado británico Nigel Faragetwitter.com/Nigel_Farage

Estados Unidos

Trump, sobre el asalto al Capitolio: «La verdadera insurrección tuvo lugar el día de la elección»

El expresidente estadounidense lamenta, en una entrevista realizada por el exdiputado británico Nigel Farage, el «pobre» papel de EE.UU. en la escena internacional y afirma que lo que se vivió en el Congreso fue una «protesta»

En una afable, peculiar y muy casual entrevista, el exdiputado británico y hoy entrevistador de la Britain´s News Channel Nigel Farage, entrevistó a Donald Trump, en lo que Farage llamó «la primera gran entrevista extranjera» con el expresidente estadounidense. 
En la introducción a la entrevista, Farage recordó que Trump desde el 2015 –cuando anunció que se postularía para convertirse en presidente de Estados Unidos– «dominó las noticias mundiales todos los días durante cinco años».
Los temas preguntados fueron muy variados a lo largo de una entrevista en la que, aparentemente, no había un orden o listado de preguntas preestablecidas. A continuación, extraemos los principales asuntos que se abordaron en la entrevista. 

Estados Unidos después de Trump

Farage pidió a Trump que le contara como veía el rol de Estados Unidos, a lo que el expresidente republicano señaló que la retirada de Afganistán «fue el momento más embarazoso de la historia de nuestro país». 
«Creo que [EE.UU.] está en el punto más bajo en el que ha estado. No creo que haya estado nunca en una posición como esta. Ya no somos respetados» se lamentó. Puso como ejemplo el caso de Taiwán e indicó que durante su Administración no sobrevolaban aviones chinos sobre esa isla. «Cuando yo era presidente. No iba a suceder».

Con Rusia no tuvimos ningún problema. No se mencionaba a Corea del Norte ni Kim Jong-un, me llevé bien con él

También señaló que, con él, los estadounidenses eran «independientes», en términos de energías, y «ya no lo somos». Afirmó que bajo su mandato Estados Unidos era independiente, «por primera vez, y ahora vamos a pedir petróleo». Se lamentó de que ahora se recurre a Arabia Saudí, Rusia y a la OPEP para obtener petróleo y, apuntó, que «teníamos tanto petróleo que no sabíamos qué hacer con él. Un galón de gasolina costaba 1,87 cuando me fui. Ahora serán siete dólares con cincuenta centavos en California».

Sobre el voto por correo

El expresidente republicano continuó en su cruzada contra lo que llama «el fraude» que lo sacó de la Casa Blanca quejándose de que «usaron la covid o el virus de China, como yo lo llamo, para manipular y robar las elecciones. Y enviaron millones y millones de papeletas. Nadie sabe dónde fueron, en muchos casos, y fue una vergüenza y todo el mundo lo sabe».
Por otro lado, cuestionó la legalidad del voto por correo, recordando que en muchos casos «no lo aprobaron las legislaturas [estatales] y tenían que hacerlo. Por lo tanto, fue contra la ley. No puedes hacerlo ni siquiera a través de un tribunal». Pero también señaló que «los tribunales no tuvieron el valor» de aceptar esa ilegalidad. 

Aquí está la invitación abierta a hacer trampa... la votación [por correo] está lista para el fraude

En algo que catalogó como «de magia» señaló que mediante el voto por correo «ponen a millones de personas en el sistema» y «hay muchas trampas con eso. Aquí está la invitación abierta a hacer trampa». Insistió que «una de las cosas más importantes es la identificación de votante y hay que dejar de votar por correo. El correo en la votación está listo para el fraude». 

Sobre el asalto al Capitolio

Farage le preguntó por uno de los temas más controvertidos en los que Trump está envuelto y que un comité de investigación del congreso denomina como el asalto al Capitolio. El exmandatario se defendió alegando que «la insurrección tuvo lugar el 3 de noviembre. Ese fue el día de las elecciones, y antes y después de eso fue para mí, la insurrección y el seis de enero fue una protesta». 
En lo que denominó una muestra de indignación legítima por el robo de las elecciones, dijo haberse «sorprendido del tamaño de las multitudes» y confesó que «nunca había hablado frente a una multitud de ese tamaño», pero admitió que «luego, desafortunadamente, sucedieron algunas cosas malas».
Trump cuenta que ofreció y pidió diez mil miembros de la Guardia Nacional «porque sabía que la multitud iba a ser masiva, porque sabía del enfado que se produjo por las elecciones» y se quejó de que Nancy Pelosi –congresista demócrata y presidente del Congreso en ese momento– y esta gente lo rechazaron. 
«Habríamos tenido una seguridad tremenda», se lamentó al sugerir que, de haberse tomado su «sugerencia», todo se hubiera evitado. «Eso habría detenido cualquier problema. Absolutamente», añadió.
El expresidente agregó que la policía no recibió las instrucciones adecuadas de Capitol Hill, de la que es responsable Pelosi. «Se les dieron muy malas instrucciones. Pero, para mí, la verdadera insurrección, si se mira, tuvo lugar el día de las elecciones» apostilló. 

Sobre el triunfo republicano en Virginia

Trump no perdió oportunidad de atribuirse las últimas victorias republicanas, como la conseguida por Glenn Youngkin –gobernador recientemente electo en el Estado de Virginia– señalando que «le fue muy bien con mi base... le dije que una llamada a las bases tendría respuesta en un gran número de personas. Hice el llamado: sal y vota. Y mi base salió y votó por ellos y esa fue una gran victoria para el Partido Republicano». 
Asimismo, se jactó de tener el apoyo de minorías decisivas como los hispanos indicando que «la otra cosas que estuvo genial fue la respuesta de los hispanos, el voto hispano para mí es legendario, nadie nunca ha visto algo así. Es increíble lo bien que me fue con el voto hispano, un número que nadie había tenido antes como republicano, un número que realmente cambia las reglas del juego. [Los hispanos] son grandes personas».

Sobre la crisis en la frontera con México

En lo que se convirtió en una constante a lo largo de la entrevista, alabó su gestión y señaló que «[la inmigración] ya no era un problema, porque hice un buen trabajo. Pero aún así, obtuve muchos más votos [en los Estados fronterizos]» y agregó que «ahora es el problema más grande nuevamente, es peor que nunca en la historia de nuestro país. Nunca tuvimos un problema como el que tenemos ahora con la frontera». 
Asimismo, comparó la situación fronteriza con la situación económica, durante su gestión, aseverando que «tuvimos la mejor situación fronteriza en la historia de nuestro país, así como yo creé la mejor economía en la historia de nuestro país. Pero tuvimos la mejor frontera y ahora un año después, tenemos la peor frontera. Millones de personas están llegando sin control. Es una desgracia». 

Sobre su posible regreso a la Casa Blanca

Farage lo halagó como una persona exitosa, acomodada e incluso «en forma» físicamente y le preguntó que cómo un hombre así quería «regresar al infierno» de la política, a lo cual Trump le contestó que «amo a mi país. Llevé al país a un nivel nunca antes visto. Luego tuvimos la covid y luego lo traje de vuelta con las vacunas que estás usando. Todos estamos usando, el mundo está usando, decenas de millones de personas en todo el mundo que se salvaron en menos de nueve meses lo que se suponía que tomaría 12 años». 
Asimismo, defendió la efectividad de la vacunas, señalando que «todos dijeron que no iban a funcionar y funcionan increíblemente bien. Hemos hecho un trabajo asombroso». Y concluyó: «si amas el país, no tienes otra opción».

El cierre de su cuenta en Twitter

Sobre el cierre de su cuenta en esta red social señaló que «creo que cometieron un gran error. Creo que, si tuvieran que hacerlo de nuevo, no lo harían... según tengo entendido, solía ser muy emocionante [cuando tenía su cuenta abierta]». Y agregó que las personas conservadoras se están yendo y que la gente  «ahora dicen que es un lugar muy aburrido para ser Twitter».

Temas

Comentarios
tracking