22 de enero de 2022

La subsecretaria de Estado de EE. UU. Wendy Sherman

La subsecretaria de Estado de EE. UU. Wendy ShermanJonn Thys / AFP

Perfil

Wendy Sherman, el as bajo la manga de Biden para disuadir a Putin

Pocas personas se han sentado frente a los iraníes y los norcoreanos en la mesa de negociaciones, Sherman ha hecho ambas cosas
Una trabajadora social y veterana diplomática de 73 años es la apuesta del presidente Joe Biden para liderar y llevar a buen puerto las negociaciones para disuadir la postura amenazante del Kremlin en el Este de Europa y específicamente en Ucrania. Desde 1993 Wendy Sherman ha desempeñado diferentes cargos en el Departamento de Estado de los Estados Unidos durante las administraciones de los presidentes demócratas Bill Clinton y Barack Obama, quien le otorgó la Medalla de Seguridad Nacional.
Sherman asistió al Smith College, recibió una licenciatura cum laude de la Universidad de Boston y una maestría en trabajo social de la Universidad de Maryland. En su trayectoria profesional, cuenta con la participación en la Junta Asesora de Inteligencia de la Casa Blanca, fue presidenta de la Junta Directiva de Oxfam América y se desempeñó en la Junta de Política de Defensa del Departamento de Defensa de EE. UU. y en la Comisión del Congreso sobre la Prevención de Armas de Destrucción Masiva, Proliferación y Terrorismo.
Pocas personas se han sentado frente a los iraníes y los norcoreanos en la mesa de negociaciones. Sherman ha hecho ambas cosas. Durante su tiempo como negociadora principal de EE. UU. del histórico acuerdo nuclear con Irán y a lo largo de su carrera, ha acumulado una gran experiencia en los temas de política exterior. Probablemente por esta experiencia, el presidente Biden le confió la subsecretaría de Estado, cargo que asumió el 14 de abril de 2021.

Cuando las mujeres finalmente tienen la oportunidad de demostrar su valía en un puesto de alto nivel, se les entrega algo que ya está roto y donde las posibilidades de fracaso son altasInvestigación publicada en Harvard Busines Review

Antes de ejercer su actual cargo, la subsecretaria Sherman fue profesora de la práctica del liderazgo público y directora del Centro de Liderazgo Público de la prestigiosa Escuela Kennedy de Harvard. Misma escuela que dio a conocer en una investigación de 2020 titulada 'Las mujeres son mejores líderes durante una crisis' que «cuando las mujeres finalmente tienen la oportunidad de demostrar su valía en un puesto de alto nivel, se les entrega algo que ya está roto y donde las posibilidades de fracaso son altas».
Para nadie es un secreto que las negociaciones en Ginebra entre EE.UU y Rusia están siendo las más tensas desde el final de la Guerra Fría y Sherman se enfrenta a un escenario hostil en el que un mundo hasta ahora dominado por hombres ha llevado a poner en riesgo la paz y la seguridad en la región.
Para mitigar esos riesgos de fracaso, Sherman, acredita sus habilidades en negociación a su experiencia y educación en trabajo social que la llevó a ayudar a mujeres que habían sido abusadas y personas en situación de pobreza. Cuando en 2019 Sherman presentó su libro Not for the Faint of Heart (No para los débiles de corazón) afirmó «para mí, ese conjunto básico de habilidades clínicas ha sido muy efectivas tanto con dictadores como con miembros del Congreso… ayuda a comprender las relaciones interpersonales y cómo la gente piensa y siente y tiene diferentes conjuntos de intereses».
Apostar una negociación tan delicada a una mujer, puede que no sea una casualidad por parte de la Casa Blanca. La escuela de liderazgo de Harvard, de la cual Sherman ha sido parte, ha planteado en la teoría de liderazgo, que las mujeres frente a los hombres son mejor valoradas en habilidades interpersonales como comunicación, colaboración y trabajo en equipo.
En las actuales rondas de negociaciones en Ginebra, la destacada escuela estadounidense se juega su prestigio al decantarse por las habilidades de negociación de Sherman frente a las de su homólogo ruso el también experimentado Sergei Ryabkov
Por ahora, las negociaciones no aportan una solución clara a la crisis en Ucrania, donde recientes movimientos de tropas -en paralelo a las negociaciones- muestran lo que Putin está dispuesto hacer para lograr su objetivo de mantener bajo su influencia los países de Europa del Este que pertenecieron a la extinta Unión Soviética.
tracking