30 de septiembre de 2022

Las redes sociales no siempre son seguras

Las redes sociales no siempre son segurasPC

Redes Sociales

Qué información nunca debes compartir en redes sociales

Las redes sociales son fuentes de entretenimiento y diversión, pero no debemos olvidarnos de sus peligros

Las redes sociales se han convertido en las mejores amigas de muchas personas. Son una fuente de entretenimiento e información casi inagotable y prácticamente todo el mundo puede encontrar en ellas una comunidad con la que sentirse identificado. Por ello, muchas veces nos olvidamos de sus peligros y de que no todo puede compartirse en ellas.
Todo el mundo es libre de hacer lo que quiera con sus datos personales y los perfiles de sus redes sociales (siempre que sea legal). No obstante, hay informaciones que deberíamos evitar hacer públicas por razones de seguridad personal y de privacidad.

Ubicación

Muchas redes sociales permiten compartir cuando publicamos la ubicación desde la cual 'posteamos', pero debemos ser cautos con esta función que está disponible en redes como Facebook, Twitter o Instagram.
Compartir una ubicación demasiado exacta te expone a posibles acosadores y, además, permite saber a la comunidad online, por ejemplo, dónde está tu domicilio y cuándo estás en él o no, lo que podría propiciar robos.

Cuándo y dónde te vas de vacaciones

Si publicas fotografías que evidencian que te encuentras fuera de tu domicilio y que no tienes intención de volver de forma inmediata, puedes estar dándoles pistas a los ladrones que buscan nuevas víctimas en casas vacías.

La dirección exacta de tu domicilio

Publicar la dirección exacta del domicilio no solo puede ayudar a los ladrones a dar con nuevas víctimas, sino que también puede hacer que una persona reciba cartas indeseadas con el objetivo de recopilar datos personales al suplantar la identidad de una organización legítima.

Información bancaria

Compartir datos bancarios puede convertirnos en víctimas de estafas, hackeos y todo tipo de robos cibernéticos. No solo no debemos postear nuestro número de cuenta o las fotos de nuestras tarjetas. Tampoco es recomendable compartir el saldo bancario o la nómina para, hacer público por ejemplo, un aumento de sueldo.

Fotos de menores con sus nombres

Actualmente, según el reglamento Europeo en materia de protección de datos, los tutores legales pueden publicar fotos de su hijo sin el consentimiento de este si es menor de 14 años. Terceras personas tendrán que pedir permiso explícito a los progenitores para publicar una foto del menor en sus redes sociales.
Si unos padres comparten imágenes de su hijo de menos de 14 años, deben ser igualmente cautos. Para protegerlo, es conveniente no publicar información personal sobre él, como dónde va al colegio, qué actividades extraescolares hace o dónde vive.
Por supuesto, nunca debemos compartir imágenes de menores desnudos, independientemente del contexto. Un inocente baño o un cambio de pañal puede acabar en una red de pedófilos.

Fotos comprometedoras, de carácter sexual o íntimo

Compartir imágenes íntimas o comprometedoras siempre es arriesgado, por mucho que nuestro perfil sea privado, una imagen o un vídeo puede llegar a manos equivocadas y tener consecuencias muy graves, como la sextorsión.
Por supuesto, nunca debemos compartir imágenes de este tipo de terceras personas ya que estaríamos incurriendo en un delito vulnerando su intimidad.

Contenido ilegal u ofensivo

Todo el contenido que compartamos en nuestras redes sociales debe cumplir con unos requisitos. Nunca debemos publicar imágenes, vídeos o textos que incumplan la ley.

Fotos inapropiadas

Muchas empresas comprueban las redes sociales de sus futuros empleados para saber si los valores que este comparte en Internet son compatibles con su negocio. No sería la primera vez que echan a alguien de un trabajo por compartir algo que no debe en sus perfiles personales.
Comentarios
tracking