12 de agosto de 2022

Ursula Andress

Úrsula Andress, con un biquini color marfil, en «Dr. No»

¿Cómo que el bikini cumple 76 años?

Del Imperio Romano a Angela Channing, de Marilyn a Benidorm, esta prenda ha sido histórica, polémica y revolucionaria

Las jugadoras de balonmano en el Imperio Romano ya portaban bikini para practicar deporte antes de Cristo. Pero es cierto que el primer desfile de bikinis y las películas de Esther Williams le dieron un gran impulso en 1946. En cualquier caso, no se convirtió en básico hasta que Brigitte Bardot y Úrsula Andress le dieron el jaque mate al pudor de enseñar el ombligo.
Primera película de la saga del agente 007, James Bond contra el Dr. No. Es el año 1962 y una suiza de 1,65 que parece medir 1,85 sale de las aguas de Jamaica con un dos piezas crudo extremadamente similar al atuendo que lucen en un mosaico de hace 2.000 años descubierto en la villa del Casale, en Sicilia. A eso se llama recuperar la moda. Y con este dato queda claro que los romanos eran más modernos que los pacatos occidentales de principios del siglo XX.
Mosaico “Las chicas del bikini”, en la villa del Casale, en Sicilia, que data de etorno al año 300

Mosaico «Las chicas del bikini», en la villa del Casale, en Sicilia, que data de etorno al año 300

Venus en Bikini, escultura en la casa de Julia Felix en Pompeya

Venus en Bikini, escultura en la casa de Julia Felix en Pompeya

Una joven Jane Wyman, en 1935, más tarde  famosa por ser la primera esposa de Ronald Reagan y por su rol de Angela Channing en Falcon

Una joven Jane Wyman, en 1935, más tarde famosa por ser la primera esposa de Ronald Reagan y por su rol de Angela Channing en Falcon

El bikini romano se trataba de un atuendo en tela y tiras de cuero del que se conservan restos encontrados en Roma. Los frescos encontrados en Roma y Sicilia, también se reflejan en esculturas del Imperio Romano, como la «Venus en Bikini» encontrada en la casa de Julia Felix en la ciudad cubierta por el Vesubio. Pero cuando la libertad femenina y la pax romana desaparecieron con la caída del Imperio, el bikini también cayó en desuso.
Nadar o bañarse en público fue tabú con el cristianismo, y no digamos con la religión de Alá. Así pues, no se comenzó a utilizar un traje de baño específico para el remojo del cuerpo y la natación hasta finales del siglo XVIII. La «bata» de baño de aquel entonces era como un vestido ancho y largo hasta los tobillos y con mangas, tejido en lana, que hacía imposible ver más de unos centímetros de piel.
Entre 1800 y 1850, la «bata» de baño se dividió en dos, adoptando la parte de arriba una manga corta, y modificándose la inferior hasta convertirse en unos pantalones que llegaban al tobillo. Al final de la época victoriana (la longeva Reina Victoria reinó de 1837 a 1901), surgieron en Francia, como siempre, unas batas de baño más estrechas que llegaban a la rodilla. Con el cambio de siglo, las modernísimas «flappers» de los años 20 eran mujeres que conducían, fumaban, bailaban, trabajaban, salían de noche y vestían prendas revolucionarias. Entre ellas estaba una entonces joven Gabrielle Chanel, que llegó a vender en sus tiendas bikinis y pantalones para las más avezadas clientas.
Esther Williams en 1945

Esther Williams en 1945

Marilyn Monroe a finales de los años 50

Marilyn Monroe a finales de los años 50

Pero, ¡sorpesa! La malvada y recatada Angela Channing de Falcon Crest, fue la primera actriz de Hollywood fotografiada en bikini en la playa de Santa Mónica en 1935. En realidad era Jane Wyman, una actriz de largo recorrido que fue además la primera esposa de Ronald Reagan. Tras ella, en 1945, fue Esther Williams la que puso de moda el bikini en sus películas, aunque más bien parecía una faja «soras» o «unes bragues de refajo» asturianas del siglo XIX.
Pero fue en la posguerra y con la magnífica excusita de la falta de materiales y tejidos, cuando Louis Réard, un ingeniero mecánico francés, ideó el bikini actual. La modelo franco-italiana Micheline Bernardini fue la primera en desfilar en bikini el 5 de julio de 1946, justo unos días después de los primeros tests de la bomba atómica que Estados Unidos llevó a cabo en las islas Bikini. Y el bombazo de las islas Bikini dio nombre al bombazo de prenda de baño sexy y reveladora.
A una entonces desconocida Marilyn Monroe le faltó tiempo para lucirlo, posando para un póster destinado a los soldados en el frente y a los camioneros que atravesaban los Estados Unidos con mercancía de un mar al otro. Con su pelirroja melena inicial allá por 1947, revolucionó la historia de la moda. La Loren y Anita Ekberg se marcaron bikinazo por supuesto. Pero las que dieron el pistoletazo de salida a la prenda, fueron Brigitte Bardot y Ursula Andress.
Bikini de Oseree

Bikini de Oseree

En España, las suecas que acudían a Benidorm o la Costa del Sol, muy bien representadas en las películas con Alfredo Landa de protagonista, abrieron la veda. Y el resto es historia. Porque la moda, es probablemente el reflejo más tangible de los cambios culturales que han ocurrido a nivel mundial en todos los tiempos y civilizaciones. Ahí va eso.
Comentarios
tracking