01 de julio de 2022

José Manuel con su hija Kira a hombros

José Manuel con su hija Kira a hombros@JMporKiraLopez

Conversaciones en Familia

El padre de Kira, que se suicidó víctima de acoso: «Se dejaba los problemas al entrar en casa»

José Manuel López ha reunido ya más de 139.000 firmas para luchar por un protocolo nacional contra el acoso escolar​

Cada mañana, Paula Kira López, de 15 años, salía de casa para ir al colegio y, cada mañana, sus padres comprobaban por la cámara del telefonillo del edificio que lo hacía. El 19 de mayo de 2021 la joven saltó por el hueco de las escaleras. «Con tal de no ir a clase prefirió morir», afirma su padre, José Manuel López, que desde entonces ha empleado las redes sociales y una recogida de firmas para luchar por una ley nacional contra el acoso escolar. «Me negué al silencio que hay en estos casos», explica el padre, que ha abierto una petición a través de change.org para solicitar al Ministerio de Educación la aprobación de una ley nacional contra el acoso escolar, que unifique los 17 subprotocolos autonómicos existentes.
Kira, junto a sus padres José Manuel y María José

Kira, junto a sus padres José Manuel y María JoséM.J.L.

–Hace poco más de un año de la muerte de Kira, ¿qué fue lo que le ocurrió?
–A las 8:04 de la mañana salía para la escuela y se lanzó por el hueco de la escalera del edificio. Siempre vigilábamos que saliese de casa por el telefonillo y ese día no la vimos. Escuchamos un ruido y salimos a ver qué había pasado. Eso es algo que no tenia que haber pasado. No nos lo esperamos. Si tratas bien a tus hijos nunca te esperas algo así y confías en el colegio, a pesar de todo. Justo hoy estaba navegando por Facebook y hace siete años puse una foto en la que salían mi mujer y mi hija y escribí «que afortunado soy». Pues ya no lo soy.
Sus amigas decían que no tenía ningún problema. Pensamos que se dejaba los problemas al entrar por la puerta. En casa era feliz. Le habían hecho bullying en infantil, a los cinco años. Si pudiese volver atrás la habría sacado de ese colegio ese mismo año. Luego hubo más ocasiones, con intermitencia, entonces se ve como enfrentamientos entre niños o adolescentes, no como acoso escolar.
Mi hija fue víctima de acoso y el colegio no lo comunicó a Educación. Cuando ella se suicidó, en Educación dijeron que el caso de Kira no tenía nada que ver con bullying. Por ello, presentamos ante el juez las pruebas del acoso que sufría y ahora Educación y el Ayuntamiento son acusación popular.
–¿Cómo ha sido este primer año sin ella?
–A los tres meses de morir mi hija me puse a estudiar para ser perito judicial en gestión y dirección de centros educativos. No podía tener tiempo libre para pensar. Los primeros meses no podía tener espacios de tiempos vacíos, así que me puse a leer cómo podían pasar cosas así. Ahora ayudo a otros padres que les pasa lo que a mí y no saben qué hacer. Me llaman uno o dos padres a la semana. Mi vida esta vacía ahora. A otros padres les digo que me cuentan cosas peores que las que me contaba mi hija, y les aterroriza.
–¿En qué punto se encuentra ahora la investigación?
–El caso de Kira sigue abierto. Todavía la Policía científica está mirando su ordenador. En su correo electrónico interno del colegio, el que se utiliza entre profesores y alumnos, encontraron un mail enviado ocho días después de su muerte en el que ponía «muere » en el asunto y «muerte» en el mensaje. La cuenta desde la que se envió se creó expresamente para eso y luego se borró. La dirección se ha rastreado y ya se sabe quién lo mandó. Cuando lo vimos decidimos contratar a un abogado para denunciar al centro.
El director del colegio al que iba Kira había tenido el mismo cargo en otro de la zona alta de Barcelona. Un chico que iba a ese centro también se suicidó. Se llamaba Óscar García Turón.
–Y todo ello, le ha llevado a solicitar un protocolo contra el acoso escolar.
–Nuestra queja principal es la gestión que tuvieron los profesores con el maltrato a mi hija. Lo que pido con esta nueva ley es que antes de convertirse en profesor se hagan test psicotécnicos y que se repitan cada año.
Kira tenía espanto a algunos profesores y esto es algo que nosotros hemos denunciado. Un día la castigaron solo a ella después de pillar a un grupo de alumnos con el móvil. Llegó a casa diciendo «soy mala persona, no me merezco vivir».
Lo que pido es la reunificación de los 17 protocolos que existen hoy, para que todos podamos entrar a una sola fuente de derecho. Se puede crear en forma de ley o decreto, pero que sea una norma específica para que se pueda prevenir con eficacia el bullying y que hable también del maltrato de profesores a alumnos.
Comentarios
tracking