23 de mayo de 2022

El Remordimiento de Orestes (1862) por William-Adolphe Bouguereau

'El Remordimiento de Orestes' (1862) por William-Adolphe Bouguereau

Magia en la antigua Grecia: amuletos, maldiciones, sacerdotisas y oráculos

Nadie estaba a salvo de posibles ataques mágicos, ni siquiera los poderosos, como políticos y oradores

Las maldiciones en Grecia siguieron un protocolo altamente formalizado. Las llamadas katadesmoi (bonos) por parte de los griegos estaban escritas en tablillas de plomo u otros materiales. Generalmente, invocaban la ayuda de un espíritu –una deidad, un demonio o una muerte prematura– para cumplir su objetivo y se colocaban en algún lugar considerado efectivo para su activación, como una tumba, cementerio, pozo o manantial sagrado.
El hombre, en la antigua Grecia, ha dirigido su atención a su propio mundo interior. Las tragedias griegas que narran el camino del hombre, explorando los abismos y recovecos del alma. Aristóteles subrayó que la tragedia es capaz de hacer que el alma se levante y se purifique de sus pasiones. Este proceso se llama catarsis: la purificación interior que logra el espectador ante las miserias humanas.
Tablilla de maldición de Eyguières

Tablilla de maldición de Eyguières

Se creía que los amuletos de la antigua Grecia brindaban protección o atraían resultados positivos para ciertas situaciones o deseos. Se llevaban alrededor del cuello o la cintura del individuo, o se colocaban en determinados lugares físicos, como una casa, para obtener los resultados deseados. Por lo general, los amuletos griegos se dividían en dos grandes categorías: talismanes, para atraer la buena suerte y filacterias, como protección.
Los talismanes eran de materiales muy variados: hueso, madera, piedras y en ocasiones gemas semipreciosas. También se podían escribir en pequeños trozos de papiro o en una hoja de metal. Se pueden llevar en una bolsa o estuche pequeño, o en bolsitas junto con ciertas combinaciones de hierbas. Y para completar el proceso, había que invocar al dios o a la diosa –normalmente Hécate–, o a varios dioses y diosas, y recitar las palabras mágicas del poder.

Los antiguos griegos creían que una muerte prematura llevaría el hechizo más rápidamente a los dioses del inframundo

En la antigua Grecia nadie estaba a salvo de posibles ataques mágicos, ni siquiera los poderosos, como políticos y oradores. Los hechizos mágicos se podían hacer en secreto para enterrarlos con los muertos, quienes se creía que tenían los medios para transmitir las solicitudes de maldición al inframundo. Según Lisa Orkin, muchas de las inscripciones de los katares (maldiciones) encontradas en el antiguo Kerameikos o cementerio de cerámica ateniense, cerca del antiguo mercado en el que los políticos se dirigían al público, comenzaban con un «Yo conjuro la tierra».
También se encontraron katares dentro de figurillas, a menudo enterradas en tumbas de individuos jóvenes, ya que, según la arqueóloga alemana Jutta Stroszeck, los antiguos griegos creían que una muerte prematura llevaría el hechizo más rápidamente a los dioses del inframundo. El Dr. Stroszeck argumenta que los katares también fueron arrojados al fondo de los pozos, otro camino hacia el inframundo. «Lanzaste el hechizo en el momento preciso en que querías debilitar a otra persona, obstaculizar, inmovilizar o conjurar a alguien. Era claramente una expresión de odio».
Los katares no eran exclusivos de Grecia, y se han descubierto hechizos de este tipo por todo el Mediterráneo. Pero lo que realmente hace que los katares griegos sean realmente especiales es que brindan información sobre la vida de una sociedad en su mejor momento: el siglo de Pericles, hace unos 2.500 años, la época en que se construyó el Partenón. Según el Dr. Derek Collins, constituyen «un tipo habitual de magia en el siglo V a.C. que incluyera la metáfora de hechizar o cohibir a alguien como forma de frustrar sus ambiciones, actividades o incluso su poder de percepción».

La catarsis era la purificación interior que logra el espectador ante las miserias humanas

La nigromancia, es decir, la práctica de invocar a los espíritus de los muertos, era una forma ilegal de ritual en la antigua Grecia, aunque hay evidencia que sugiere que se practicaba en secreto. El Necromanteion era un antiguo templo dedicado al dios del Inframundo, Hades, y su consorte, la diosa Perséfone. Los antiguos griegos creían que cuando los cuerpos de los muertos se descomponían bajo tierra, sus almas eran liberadas y viajaban al inframundo a través de las fisuras de la superficie terrestre. Los espíritus de los muertos supuestamente poseían habilidades prohibidas a los vivos, como el poder de predecir el futuro. Por esta razón, se erigieron templos en lugares considerados entradas al Inframundo para practicar la nigromancia y recibir profecías.

Las pitonisas

En el Oráculo de Delfos, sacerdotes y sacerdotisas, fueron quizás los individuos más involucrados en los rituales mágicos de la antigua Grecia. Se creía que los oráculos tenían la capacidad de traducir mensajes crípticos recibidos directamente de los dioses y hacer afirmaciones proféticas.
Lycurgus consultando la Pythia  por Eugène Delacroix

Lycurgus consultando la Pythia por Eugène Delacroix

Pythia o Pitonisa era el nombre que se le daba a cualquier sacerdotisa que sirviera como oráculo en el templo de Apolo en Delfos. Las sacerdotisas eran mujeres mayores de cincuenta años que vivían separadas de su marido y vestían ropas de doncella o soltera. Según Plutarco, que era sacerdote en Delfos, la Pitia entraba primero en la cámara interior del templo. Luego se sentaba en un trípode e inhalaba los gases de hidrocarburos volátiles que emanaban de un pozo abierto en la tierra porosa. Después de caer en trance, murmuraba palabras incomprensibles para los simples mortales. Estas palabras eran luego interpretadas por los sacerdotes del santuario y expresadas en un lenguaje común para comunicar al consultante.
El mundo mágico de la antigua Grecia es rico y vasto. Se han realizado profundas investigaciones en diversas áreas sobre cultos y rituales, e incluso se puede obtener más información al respecto de la propia mitología griega. Pero todavía se desconocen muchas cosas sobre las prácticas mágicas y secretas de los antiguos griegos, especialmente las pertenecientes a escuelas iniciáticas, como los Misterios de Eleusis.
Comentarios
tracking