09 de agosto de 2022

El presidente de EE.UU, Joe Biden, el presidente francés, Emmanuel Macron y el primer ministro británico, Boris Johnson, en la sede de la OTAN

El presidente de EE.UU, Joe Biden, el presidente francés, Emmanuel Macron y el primer ministro británico, Boris Johnson, en la sede de la OTANJohn Thys / AFP

Cumbre de la OTAN y del G7

Macron sobre la postura de la OTAN: «Detener la guerra sin hacer la guerra»

El presidente francés estableció como «línea roja» en su apoyo a Kiev el «seguir apoyando con armas defensivas sin llegar a ser co-beligerantes»

mientras el presidente ucraniano Volodimir Zelenski clamó ante los líderes de la OTAN y del G7 por más armas -incluyendo aviones- para repeler la invasión rusa, el presidente francés Emmanuel Macron intentó resumir el consenso entre las potencias: «Detener la guerra sin hacer la guerra».
En una rueda de prensa posterior a ambos encuentros llevados a cabo el día de hoy en Bruselas, el mandatario francés fue claro en definir la «línea roja» existente en su apoyo a Kiev: «seguir apoyando con armas defensivas sin llegar a ser co-beligerantes» en la guerra.
Macron también agregó que «no caerán en ninguna provocación de Rusia» con el propósito de «evitar escalar la guerra».
Por separado, el canciller alemán Olaf Scholz dijo algo similar: «vamos a continuar enviando armas para que Ucrania pueda resistir» y recordó que Alemania cambió su política exterior para suministrar armas «por que son armas defensivas, Ucrania no puede resistir».

La dependencia energética

Ambos líderes se refirieron a la principal debilidad frente al Kremlin: la dependencia europea de la energía rusa. Macron recurrió a la «solidaridad energética» y la «diversificación» como medidas para superar la dependencia de gas, petróleo y el carbón que se importan desde Rusia.
Por su lado, Scholz centró sus esperanzas en su estrategia a largo plazo de Alemania para diversificar su consumo energético tanto con nuevas fuentes de suministro de gas licuado, como con nuevas alternativas como el hidrógeno. El canciller alemán aseguró que «esta estrategia está tomando mayor velocidad».

El pago en Rublos que obliga Moscú

Scholz fue preguntado sobre la reciente decisión de Rusia de obligar a pagar en Rublos las compras que se hagan de sus productos, algo que obligaría a los importadores europeos de energías a oxigenar la moneda rusa que se encuentra en caída libre desde la imposición de las sanciones occidentales.
El canciller alemán, señaló que «la divisa se define en los contratos y damos por sentado este supuesto» y también recordó que las sanciones fueron acciones deliberadas para presionar al Kremlin y que precisamente las importaciones de energía no entraron dentro del régimen de sanciones.
Scholz intentó explicar que la medida tomada por Moscú no era recíproca a las sanciones impuestas y justificó que las mismas fueron dirigidas específicamente sobre los bancos y la industria tecnológica.
Comentarios
tracking