08 de agosto de 2022

Presidente Vladimir Putin Rusia

El presidente ruso, Vladimir Putin, durante un reciente evento celebrado en el KremlinAFP

114 días de guerra en Ucrania

Putin «no tiene nada en contra» de que Ucrania ingrese en la UE

El presidente ruso considera que Ucrania «se convertirá en una semicolonia» de los países occidentales

Rusia no tiene «nada en contra» de una eventual adhesión de Ucrania a la Unión Europea, aseguró el viernes el presidente ruso, Vladimir Putin, después de que la Comisión Europea recomendara otorgar el estatuto de candidato a Ucrania, en plena ofensiva militar rusa.
«No tenemos nada en contra, adherir a uniones económicas es una decisión soberana (...). Es un asunto suyo, un asunto del pueblo ucraniano», declaró Putin en la sesión plenaria del Foro Económico Internacional de San Petersburgo.
«A diferencia de la OTAN, la UE no es una alianza militar», prosiguió, en referencia al pacto de defensa transatlántica liderado por Estados Unidos, al cual Zelenski esperó en un momento adherir.
«En lo que respecta a su integración económica, es su elección», insistió Putin, que el 24 de febrero ordenó la intervención militar en Ucrania, alegando la necesidad de defender a la minoría de habla rusa del este de los «neonazis», como define al gobierno de Kiev.
Sin embargo, Putin también afirmó que si Ucrania es admitida en la UE, «se convertirá en una semicolonia» de los países occidentales.
«Esta es mi opinión», sentenció.
Horas antes, la diplomacia rusa acusó a la UE de manipular a Ucrania con la perspectiva de una adhesión.
«Desde hace años, los países occidentales manipulan esta idea de algún tipo de participación de Ucrania en sus estructuras de integración y desde entonces, Ucrania va de mal en peor», dijo la portavoz del ministerio ruso de Relaciones Exteriores, Maria Zajarova.

El mundo «multipolar»

La era del mundo unipolar «se ha terminado, pese a todos los intentos de mantenerla y conservarla por todos los medios», afirmó Putin durante su intervención en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo.
En su primera participación en un gran foro desde el inicio de la «operación militar especial» hace casi cuatro meses, Putin acusó a las potencias occidentales de negarse a aceptar los cambios «revolucionarios y tectónicos» en marcha en el mundo y la aparición de nuevos centros de poder.
Putin insistió en que los viejos «patrones» occidentales ya no funcionan, ya que las normas que rigen las relaciones internacionales se manipulan a gusto de una sola potencia y sus satélites.
«Un mundo cimentado en tales dogmas es decididamente inestable», afirmó, aunque negó que Rusia vaya a apostar por el aislamiento o la autarquía y que China deba siempre «hacerle el juego» a Rusia.
Comentarios
tracking