04 de octubre de 2022

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el pasado 16 de abril, durante su visita a Arabia Saudita

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el pasado 16 de abril, durante su visita a Arabia SauditaGTRES

150 días de guerra

EE.UU. se abre por primera vez a entregar aviones de combate a Ucrania

Cambia su postura con un plan para enviar cazas y formar a pilotos ucranianos, lo cual antes rechazaba de plano por temor a escalar el conflicto

Cuando se cumplen 150 días de guerra en Ucrania, Estados Unidos valora por primera vez entregar aviones de combate al país invadido por Rusia, algo que antes descartaba taxativamente para no escalar un conflicto que amenaza la seguridad europea, en general, y la de los miembros de la OTAN, en particular.
Este cambio de posición abre una nueva vía de esperanza para el país presidido por Volodímir Zelenski en su pugna por mantener la soberanía del país frente a la invasión realizada por las tropas de Vladimir Putin. La capacidad de combate del Ejército ucraniano –a falta de conocer más detalles– se vería incrementada ostensiblemente.
Según adelantó el viernes el portavoz de la Casa Blanca, John Kirby, tras anunciar un nuevo paquete de ayuda militar a Ucrania por valor de 270 millones de dólares, el Pentágono está analizando la viabilidad de proporcionar aviones de combate a Ucrania, aunque, según precisó, este plan se encuentra aún en su fase inicial.
La idea de EE.UU. es proporcionar cazas estadounidenses en lugar de aeronaves exsoviéticas. Esto comporta que haya que formar a los pilotos ucranianos en el manejo de los aviones, por lo que, en palabras de Kirby, recogidas por Bloomberg, «no es algo que vaya a suceder pronto».

Temor a que Ucrania ataque a Rusia

El país norteamericano deja entrever, así, que prevé una guerra larga –probablemente, muy larga– y sorprende con un cambio de postura, al estar anteriormente completamente descartado el envío de este y otro tipo de material bélico que pudiera ser utilizado en territorio ruso.
Al poco de comenzar la invasión rusa, Polonia, uno de los países europeos más beligerantes con el Kremlin, propuso transferir al Ejército de Ucrania aviones de combate MiG-29, pero Estados Unidos se negó porque un gesto así planteaba «serias preocupaciones para toda la alianza de la OTAN», según explicó, curiosamente, el propio Kirby.
De hecho, esta misma semana, el consejero de seguridad nacional, Jake Sullivan, aseguraba que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, había puesto un límite al envío de cohetes de largo alcance, lo que podría conducir a EE.UU. a involucrarse de forma más directa en el conflicto bélico.

¿La III GM?

«Cree que mientras un objetivo clave de Estados Unidos es hacer lo necesario para apoyar y defender a Ucrania, otro objetivo clave es asegurar que no terminemos en una circunstancia donde nos dirijamos hacia una tercera guerra mundial», advertía, en un foro de seguridad celebrado en Aspen (Colorado), según recoge AFP.
Por el momento, poco más se sabe acerca del nuevo planteamiento dentro de la Administración Biden, pero la realidad es que Ucrania ya lleva meses realizando ataques sobre territorio ruso y el nuevo paquete de ayudas aprobado ayer elevará a 20 el número de sistemas de cohetes de artillería de alta movilidad M142 HIMARS enviados a Ucrania.
M142 HIMARS

Sistema de misiles M142 HIMARSAFP

Estos sistemas antiaéreos tienen capacidad de alcanzar ciudades e infraestructuras rusas y están dando buenos resultados a las tropas ucranianas dentro de su territorio. Hasta la fecha,han destruido 221 aviones y 188 helicópteros del Ejército ruso.
Para Zelenski, sin embargo, «los suministros occidentales de HIMARS, si bien marcan una diferencia material, son mucho más bajos de lo que Ucrania necesita para cambiar el rumbo», como explicaba este viernes en una entrevista en The Wall Street Journal.
Más allá de estos sistemas, las nuevas ayudas estadounidenses también incluyen 580 drones Phoenix Ghost –producidos específicamente para Ucrania– y 36.000 proyectiles para morteros y sistemas antitanque.
Comentarios
tracking